Animal social

Animal social
Información sobre la plantilla
Delfines sociales.jpg
Concepto:Animales que presentan un comportamiento social.
Animal social. Animales que presentan un comportamiento social. Cualquier comportamiento estimulado por o sobre otro animal de la misma especie. En este sentido, casi cualquier animal es capaz de mostrar un comportamiento social. Aun los animales totalmente sésiles, como las esponjas adultas y los pepinos de mar, presentan la tendencia a vivir en colonias y en ese sentido son sociales. Las reacciones sociales rara vez se manifiestan por otras colonias, distintas a la del animal, como la relación entre los animales domésticos y el hombre.

Tipos

Comportamiento social de las hormigas.

Existen tres tipos de animales sociales:

  • los reunidos sólo en forma de agregados temporales, como el caso de todos los vertebrados inferiores;
  • los que viven en grupos unidos en forma permanente y se organizan en un comportamiento de protección, tales como los insectos sociales;
  • aquellos que permanecen agrupados y organizados por imitación mutua y comportamiento defensivo (al cual se agregan el cuidado y la protección), como sucede en muchas sociedades de vertebrados.

El hombre integra un cuarto tipo, en el cual se añade un sistema de comunicación complejo a los procesos sociales mencionados.

Peces

Comportamiento social de los peces.

Las capacidades de comportamiento de los peces varían de acuerdo con su habitat acuático. Respecto a sus capacidades fisiológicas, los peces muestran un acondicionamiento rápido.

Las truchas en cautiverio aprenden a tomar su alimento al escuchar cualquier ruido sobre el agua. Los peces aprenden maniobras simples, y en condiciones naturales son capaces de volver a casa con precisión y rapidez. Por otro lado, gran parte de su comportamiento social, en particular el referente a la cópula y la construcción del nido, se organiza básicamente por instinto.

Comparados con las aves y los mamíferos, los peces carecen de algunos tipos de comportamiento social básicos. Como animales acuáticos no tienen el problema de la eliminación de desechos y, por lo tanto, carecen de patrones especiales de comportamiento para su eliminación. Con excepción de algunas especies, los peces nunca alimentan a sus crías después de la eclosión, salvo algunas especies cuyos jóvenes recién eclosionados se alimentan del moco presente en el cuerpo de los adultos, y su comportamiento de cuidado mutuo se limita a ofrecer refugio y alejar a los depredadores. La relación entre la prole y los padres es muy breve; por ello, los jóvenes no muestran el comportamiento de búsqueda de cuidados.

Gran parte de la vida social de los peces se concentra en la escuela donde, a base de la imitación o comportamiento alelomimético, coordinan el grupo y se proporcionan seguridad mutua. Otros centros de vida social se ocupan de la copulación y la construcción de nidos. La escuela constituye quizá la parte característica en la vida social de los peces. En general se trata de una asociación entre los recién eclosionados; no obstante muchas especies como el arenque y la macarela pasan la mayor parte de su vida en grupo.

Aves

Aves migratorias.

Las aves son animales muy sociales. Se desplazan tan rápido, y en forma tan autónoma, que su comportamiento social no siempre es captado por el observador ocasional, pero cuando sus actividades se estudian con cuidado se descubre que las aves desarrollan una organización social variada y compleja. Su diferenciación biológica del trabajo es más simple que la de los insectos; sólo existen tres tipos principales de individuos: machos, hembras y polluelos. Sin embargo, muestran todos los tipos básicos del comportamiento social propios de las formas desarrolladas y realizan considerables diferenciaciones del comportamiento con base en el aprendizaje y la experiencia.

Dada su gran movilidad, las aves se encuentran con otras de diferente especie; esto crea un problema de separación entre sociedades diferentes. Los colores brillantes y el cambio de plumaje de muchas aves se relacionan íntimamente con el comportamiento social y sirve para distinguir la especie, el sexo y los jóvenes de los adultos. El comportamiento de exhibición del plumaje resulta primordial en el comportamiento sexual de los machos de muchas especies.

La exhibición es un tipo de comunicación; además, tienen una gran variedad de señales vocales como la canción de las aves de ornato, interpretada como una señal indicadora de territorialidad. En algunas especies, la canción ha sido parcialmente aprendida; en otras se desarrolla aun en pájaros en captura. Algunas especies como los cuervos y los loros tienen la capacidad de imitar las vocales superiores de los mamíferos, pero aun cuando aprenden el vocabulario humano, no existen pruebas de que hagan mayor cosa. Este parloteo se encuentra en forma natural en el canto de los sinsontes. Las señales vocales y visuales son mecanismos importantes en la organización social de las aves, pero no se utilizan como un lenguaje verdadero.

El comportamiento social se ve directamente afectado durante el tiempo de vuelo. Una mayor adaptación es rápidamente desarrollada por los jóvenes. Esto significa que en muchas aves hay pocas posibilidades de establecer una relación padres-prole. La relación social más importante en la mayor parte de las aves es la relación macho-hembra o de apareamiento.

La socialización primaria o expresión de la conducta se realiza muy pronto en aves precoces como los patos y los gansos, pero tarda más en difundirse en aves que eclosionan en estado inmaduro. Las aves parásitas del ganado y las aves cucú no reciben influencias conductuales de sus padres, sino que desarrollan sus propios hábitos luego de abandonar el nido.

Otro proceso social muy importante es el de ligarse a cierto lugar u hogar, o simplemente a una determinada ubicación. Muchas especies de aves tienen dos hogares, uno durante la etapa de crianza y otro en una etapa posterior. La migración de uno a otro puede significar miles de kilómetros y requiere una extraordinaria capacidad de orientación; la naturaleza básica de este fenómeno se halla sujeta a investigación.

El comportamiento en bandada es característico de las aves. En el vuelo grupal de aves pequeñas se aprecia una serie de maniobras rápidas y complejas basadas en el comportamiento alelomimético; en las aves más grandes se basa en el liderazgo. Por el contrario, los halcones y las lechuzas muestran un vuelo solitario. El territorio es otra característica fundamental en la vida de las aves y se considera desde las grandes extensiones de terreno, para la crianza de aves do ornato, hasta el área restringida de un nido al cual se circunscriben las gaviotas y otras aves marinas coloniales. En otros más no hay ejemplos o límites definidos de territorialidad.

Mamíferos

Comportamiento social de los delfines.

El desarrollo postnatal de cada especie de mamíferos se relaciona íntimamente con la organización social propia de los adultos. Cada animal social, presenta un periodo de su vida temprana durante el cual realiza nexos con otros animales con quienes convive en forma prolongada. El periodo crítico de este fenómeno se muestra al apartar a los jóvenes de sus padres naturales y criarlos por separado. La experiencia anterior a este periodo carece de efectos; durante ese lapso, el joven animal transfiere todo su comportamiento natural al hombre; en adelante, el proceso se vuelve muy difícil, a pesar de que el cautiverio y la alimentación asegurada producen efectos sobre los adultos.

El proceso de socialización empieza casi después del nacimiento en los ungulados (como las ovejas), y la primera relación se realiza mediante el contacto materno. En los perros y lobos el proceso se inicia cerca de la tercera semana de vida; cuando la madre se dispone a abandonar la camada. De esta manera, la relación más firme ocurre con los compañeros de carnada en forma conjunta. Muchos roedores permanecen en la madriguera hasta mucho después del nacimiento; por ello las relaciones primarias también se establecen con los compañeros de carnada. Los primates jóvenes también se rodean de un grupo similar a ellos, pero como durante mucho tiempo los cargó su madre, las primeras relaciones firmes tienden a formarse con ella.

Los mamíferos desarrollan todo tipo de comportamiento social en niveles muy superiores; mas no todas las especies. Los mamíferos tienen una gran capacidad para aprender y adaptarse, lo cual significa que sus relaciones sociales son muy desarrolladas con base en el aprendizaje y la formación de los hábitos, así como en la herencia y las diferencias biológicas. Las sociedades resultantes son moldeables y variables dentro de la misma especie y muestran evidencias de cierta herencia cultural recibida de sus antecesores. Las sociedades de los mamíferos se han descrito con detalle y los nuevos hallazgos probablemente revelen la existencia de una gran variedad de organizaciones sociales.

Evidentemente la organización social básica y el comportamiento del hombre difieren del de otros primates, aunque hay cierta relación. Al mismo tiempo, el grado de variabilidad de las sociedades humanas, tal como se observa en el núcleo familiar, no llega a ser el de la totalidad de los mamíferos. Las sociedades humanas se caracterizan por la presencia de todos los tipos de comportamiento social y relaciones sociales fundamentales en lugar de una especialización extrema.

Fuentes

  • Enciclopedia McGraw-Hill de Ciencia y Tecnología. 2da. Edición, Tomo I, 1992, pp 146.
  • Animales curiosos