Saltar a: navegación, buscar

Antonio Díaz Santana

Antonio Díaz Santana
Información sobre la plantilla
Antonio Diaz.jpg
Nacimiento25 de mayo de 1926
Manacas, Mantua, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento12 de agosto de 1958
Guanabacoa, Ciudad de La Habana, Cuba
Causa de la muerteAsesinado
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana

Antonio Díaz Santana. Mártir revolucionario cubano.

Síntesis biográfica

Nació el 25 de mayo de 1926, en Manacas, Las Villas, hijo de José Díaz y Josefa Santana.

Estudios

Cursó sus primeros estudios en la Escuela Pública de Manacas, graduándose finalmente en la especialidad de Artes Gráficas en la Escuela de Artes y Oficios de Cienfuegos.

Vida laboral

En 1947 comenzó a trabajar primero como conductor y después como chofer de omnibus. A principios de la década de 1950 se muda para La Habana. Laboraba en la compañía Sainz-Martínez como chofer de la ruta 13 de los ómnibus aliados.

Trayectoria revolucionaria

Siempre se interesó por elevar su preparación cultural e intelectual por lo que llegó hasta el segundo año de la carrera de Ingeniería conociéndose por el sobrenombre del “Estudiante”. Hombre recto, de carácter fuerte con una gran ética y muy combativa ante las injusticias. Fue miembro del Movimiento 26 de Julio en la Sección de Acción y Sabotaje en la Habana Vieja.

Trabajaba en la ruta 13 en La Habana, donde se destacó como defensor de los obreros. Participó en la Huelga del 9 de Abril, por lo que fue señalado como revolucionario y perseguido por las fuerzas represivas.

Su defensa a los trabajadores y a los humildes le propició la antipatía del patrón de aquellos que se movían a su alrededor, su conducta intachable y las actividades revolucionarias que realizaba fue lo que motivó a los esbirros a ponerle fin a su vida.

Muerte

En agosto de 1958 fue denunciado en la decimocuarta estación de policía y objeto de un registro domiciliario. A partir de ahí fue perseguido constantemente y este le confiesa a su esposa, Mercedes Sánchez Rego, que si le sucedía algo los responsables eran Elpidio Núñez Ojeda administrador y dueño de varias rutas de ómnibus y Gerardo Hernández Delgado de la ruta 13.

El 12 de agosto desapareció y más tarde su cadáver se encontró en Guanabacoa, sus asesinos le habían colocado dos petardos en sus manos. Al morir en el propio año 1958 contaba con 32 años de edad y era padre de un niño de pocos meses de nacido.

Fue ascendido póstumamente al grado de teniente muerto en campaña.

Fuente

  • Colectivo de autores: Semillas de fuego, Editorial de Ciancias Sociales, La habana, 1990, t. II, p. 193,