Saltar a: navegación, buscar

Apetebbí ayafá

Oshún, primera Apetebbí en el panteón yoruba
Información sobre la plantilla
Oshún.jpg
Concepto:Apetebbi ayafá es la esposa del Babalawo y adquiere gran responsabilidad en las ceremonias.

Apetebbí ayafá. Existe una gran diferencia entre una Apeterbí y ser la Apetebbí ayafá y levantar a Orunla.

Historia

Apetebbí ayafá puede ser unicamente la esposa del babalawo, no puede ser ni su madre, ni su hermana ni su prima. Es esta una ceremonia donde se adquiere una gran responsabilidad, tanto para el sacerdote de Ifá como para la mujer que con el se case, ya que se hacen ceremonias donde Ifá se convierte en juez de esa relación. Sin embargo, Ifá no condena el divorcio y ya en la antiguedad, antes de que la bigamia se convirtiera en un delito, aconsejaba que se debía tener una sola esposa.

La madre del sacerdote de Ifá nunca será la Apetebbí ayafá, ya que madre no puede ser esposa, sin embargo, si puede ser la Iya Lase, es decir, es quien podrá cuidar de Ifá y atenderlo en caso de que no esté presente el sacerdote, o en el caso que el sacerdote sea soltero o aún muy pequeño para tener una Apetebi Ayafá.

Ceremonia

Hacer la ceremonia de Apetebbí ayafá requiere de que el sacerdote y su mujer consulten a Ifá sobre esa unión, si será duradera o si habrá dificultades que hagan que no sea así.

Solo bajo la bendición de Ifá se debe realizar la ceremonia de Apetebbí ayafá. En esta ceremonia se recibe un fundamento que vive dentro del Ifá del sacerdote.

Luego, cuando el sacerdote atiende a Ifá lo hace en compañía de su esposa. También se marcan unos signos en el tablero de Ifá que como se dijo antes, es un juez de esta relación, por tanto el sacerdote debe respetar a su esposa y viceversa, o Ifá se encargará de su castigo.

De esta forma, una mujer puede ser la Apetebbí ayafá de su esposo babalawo y puede levantar el Ifá de su hijo que haga Ifá si este no tiene esposa y esto no supone bigamia, son dos ceremonias totalmente diferentes.

Aspectos a tener en cuenta

En caso de que una mujer se divorcie de su esposo que era sacerdote de Ifá y se case con otro, nada le impide ser Apetebbí ayafá de este, e Ifá no lo impide, si el matrimonio se rompió, también cesó su condición de Apetebbí ayafá de su relación anterior. Y en el caso del deseo común de la nueva pareja y previa consulta a Ifá, se realizará nuevamente la ceremonia y se consagrarán los ikines que vivirán en el Ifá de su nuevo esposo.

La mujer no se casa con Ifá una y otra vez, se casa con un único sacerdote de Ifá, no está incurriendo en bigamia porque estará divorciada del anterior y al realizar la ceremonia, adquiere la responsabilidad con el Ifá de esta relación nueva que tiene.

Patakí

Orunmila iba a Otufe cuando el Rey de Asedo le mandó un mensaje de venir a adivinar para el y su gente del pueblo, en necesidad de trabajos espirituales.

Entonces Orunmila mandó sacerdotes para adivinar para el: Obara Egun Tan Egun Pin Pin pin pin lomo odo. Según La adivinación de Ifa fue hecha para Orunmila el día que el iba a la ciudad de Asedo de hacer trabajos espirituales. El sacerdote de Ifa le dijo que hiciera sacrificio para que todo lo que hiciera en Asedo sería satisfactoriamente. Orunmila hizo el sacrificio. El sacerdote también le dijo una advertencia que no regara a nadie y que había una mujer en su vida en Asedo que él no podía rehusar.

Después de un rato Orunmila fue Asedo. Tan pronto como iba a entrar a la ciudad empezó a llover. Esta lluvia era tan pesada que Orunmila tuvo que parar en un arbusto.

Encontró una cabaña y entró, únicamente encontró a una mujer adentro. Esta mujer era muy amable, ella le preparó comida, le removió su ropa mojada a seca. Como la lluvia no había pasado aún, cuando llegó la noche Orunmila aceptó quedarse la noche en la cabaña. Esta mujer estaba tan contenta de recibir a Orunmila que le rogó a Orunmila de pasar la noche ahí, después de informarle a Orunmila que ella no tenía marido y que este era su problema mayor en la vida. Ella hasta le rogó de ser su esposa, Orunmila acepto y ellos durmieron hasta la siguiente mañana.

Cuando Orunmila estaba listo a partir para el palacio y pudo ver a esa mujer claramente , vió que ella tenía lepra. Él le agradeció a ella de ser hospitalaria y le prometió ayudarla cuando pudiera. Orunmila partió y procedió al palacio de Asedo. El rey lo recibió cálidamente y le fue dado un cuarto dentro del palacio como un huésped especial. Comenzó su trabajo con el rey y estuvo en Asedo por algunos años haciendo cosas fructíferas. El rey y sus súbditos estuvieron llenos de gracias para él. Como resultado Orunmila llegó a ser un hombre de éxito con muchos esclavos, caballos, dinero y muchas esposas. Se estableció solidamente en Asedo. Cada cinco días él y algunos de sus sacerdotes en Asedo iban al palacio a adivinar para el Rey. Ellos hicieron sacrificios para él y le dieron consejos espirituales al Rey.

Un día Orunmila y sus discípulos retornaban al palacio del Rey, había una mujer con lepra esperándolo. Ella reconoció a Orunmila puesto que llevaba puesto la ropa costosa, una corona y se había puesto cuentas en su cuello. Ella sostuvo a Orunmila y le dijo que se acordara de su promesa hacia ella. Todos los sacerdotes, guardaespaldas de Orunmila estaban enojados y querían pelear con esa mujer. Cuando ella trato de tocarle su ropa ellos persiguieron su camino. Pero Orunmila les persuadió que la dejaran quedarse por su razón. Ella lloró “Tu eres mi esposo” tu me rehúsas “ Orunmila le preguntó que cuando habían pasado esto. Ella le recordó a el que fue el primer día en que entró a la ciudad de Asedo cuando estaba lloviendo y no podía continuar su viaje al palacio de Asedo. En ese momento Orunmila recordando le preguntó. No eras tu la leprosa. Ella dijo que si y le pidió a Orunmila que le permitiera seguirlo a casa y que le adivinara y le preparara medicina para su cura de lepra.

Desde ese tiempo ella empezó a tener hijos para Orunmila, la mayoría de ellos eran niñas. Cuando ellas crecieron Orunmila las empezó a dar una a una que se casaran con un Babalawo. Cuando el sacerdote de Ifa le preguntó a Orunmila la razón por la cual el hizo eso, el les explicó a ellos que “la criatura que nosotros curamos a su madre de lepra deberá llamarse Ape-ete-bii.

Desde entonces todas las esposas de sacerdotes de Ifa son llamadas Apetebi y algunas veces antes que una mujer se case con un Babalawo, pero ya está promentida, se le llama Iyawo Ifa, pero en el momento que se casa es llamada Apetebi Ayafá.

Funciones de una Apetebbí Ayafá

  • Es la responsable junto con el Awo de limpiar a Ifá, pues esta tarea es entre los dos para unir los factores macho-hembra.
  • Es la responsable de tener a Òrúnmìlà es su lugar según la ceremonia que se haga, ella es la que trae a Òrúnmìlà ante el Babaláwo.
  • Es la encargada de dirigir a los Iworos que estén trabajando en un plante de Orula.
  • Debe saber el uso del érìndínlógún, asi como los ofò, orin, àdúra, oríkìs .
  • Debe tener conocimiento total de su trabajo y de los ceremoniales que le corresponden en los plantes
  • Se encarga de la iniciacion en Òrìsà de los ahijados de su esposo el Awo.
  • Es la secretaria absoluta del Babaláwo.
  • Ofrendar el omi tutu y obi agbon a Òrúnmìlà conjuntamente con su Babálawo, en ausencia de otro Awoses.
  • Es la que atiende personalmente los adimuses, limpieza de la paranelfia de Ifá, etc.
  • Gozará de todos los beneficios del Babaláwo, pues la mujer es la creacion, la mujer da vida.
  • Ifá nos enseña que el matrimonio es muy importante en la tradicion, de ahi su bendicion Asi que por cada Babaláwo, habrá una Apetebbí Ayafá, y solo una. Ifá en el Oddú Oyekú Meyi dice:

Una esposa es suficiente. Cuando aumentan a más: La casa se desbarata y las mujeres se ríen de ellas mismas.

Prohibiciones de la Apetebbí de Ayafá

  • No podra usar ningúno de los oráculos de adivinación de Òrúnmìlà (opèlé u Ikin). Asi mismo como el Awo tiene como tabú usar el erindinlogún.
  • No podra nunca mirar a Odù u Olófin, ni tan siquiera entrar al recinto donde el Babálawo lo guarda.

Fuentes