Aporía


Información sobre la plantilla
Concepto:Concepto con que, en la antigua filosofía griega, se designaba al problema de difícil solución

Aporía (del griego άπορία: situación sin salida). Concepto con que, en la antigua filosofía griega, se designaba al problema de difícil solución. La aporía surge porque en el objeto mismo o en el concepto que de él se tenga figura una contradicción. Suelen denominarse aporías los razonamientos de Zenón de Elea (él no emplea dicho término) sobre la imposibilidad del movimiento. En la aporía de la «Dicotomía» se afirma que antes de recorrer una distancia, cualquiera que sea, es necesario recorrer su mitad; para recorrer esta mitad, es necesario recorrer la mitad de dicha mitad y así sucesivamente hasta el infinito. De ahí se infiere la conclusión de que el movimiento no puede iniciarse.[1]

En la aporía de «Aquiles y la tortuga» se dice que Aquiles el de los pies ligeros nunca alcanzará a una tortuga, dado que cuando el corredor llegue al lugar en que la tortuga se hallaba en el momento inicial, el animal habrá tenido tiempo de moverse y avanzar cierta distancia, &c. Habiendo observado certeramente el carácter contradictorio del movimiento, aunque sin comprender la unidad de los elementos contrarios del mismo, Zenón saca la conclusión de que el movimiento en general es inconcebible y, con ello, imposible. El término de «aporía» adquiere por primera vez sentido filosófico en Platón y Aristóteles. Éste lo define como «igualdad de conclusiones contrarias». Próxima a la aporía se halla la antinomia, kantiana.[1]

Referencias

  1. 1,0 1,1 Rosental M. y P. Iudin. Diccionario Filosófico. Ediciones Universo, Argentina, 1973, página 22. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Diccionario" está definido varias veces con contenidos diferentes