Saltar a: navegación, buscar

Aristófanes

Aristófanes
Información sobre la plantilla
Aristofanes.JPG
Comediógrafo griego
Nacimiento445 a.c.
Atenas
Fallecimiento380 a.c.
NacionalidadAteniense
OcupaciónComediógrafo
PadresFilipo

Aristófanes. Es uno de los mejores autores de comedia que han existido. Su humor muy crítico y sátiro se popularizó en la antigüedad y aún en nuestros días se siguen representando sus obras con la misma intensidad cómica que por entonces hacía las delicias de la sociedad ateniense.

Síntesis biográfica

Nació en la época de Pericles, periodo de paz, y su nacimiento se puede situar en torno al 445a.C. Ateniense de nacimiento, todas sus obras nos hablan de la estrecha relación del poeta con la vida política y literaria de su época. No parece que militara en ningún partido político, si bien se muestra defensor de los viejos ideales y poco amigo de las nuevas tendencias de la sofística. No es un adversario de la democracia, aunque en sus comedias se encierran fuertes sátiras políticas, seguramente porque el sistema democrático ático empezaba a resquebrajarse en su época.

Trayectoria

Fue un ciudadano implicado en la política ateniense: participó en las luchas políticas para la instauración del Partido Aristocrático y, desde sus filas, mostró su desacuerdo con la manera de gobernar de los demócratas. Se opuso a la guerra del Peloponeso, porque llevaba a la miseria a los campesinos del Ática, en una guerra fratricida que denunció sobre todo en Lisístrata.

Su postura conservadora le llevó a defender la validez de los tradicionales mitos religiosos y se mostró reacio ante cualquier nueva doctrina filosófica. Especialmente conocida es su animadversión hacia Sócrates, a quien en su comedia Las nubes presenta como a un demagogo dedicado a inculcar todo tipo de insensateces en las mentes de los jóvenes. En el terreno artístico tampoco se caracterizó por una actitud innovadora; consideraba el teatro de Eurípides como una degradación del teatro clásico.

De sus cuarenta comedias, nos han llegado íntegras once, que son además las únicas comedias griegas conservadas; es difícil, por tanto, establecer el grado de originalidad que se le atribuye como máximo representante de este género. Sus comedias se basan en un ingenioso uso del lenguaje, a menudo incisivo y sarcástico, y combinan lo trivial y cotidiano con pausadas exposiciones líricas que interrumpen la acción. Constituye ésta una fórmula personal, que nunca ha sido adaptada, ni por los latinos ni durante el Renacimiento.

Relaciones con el público ateniense

Sobre sus relaciones con el público ateniense, la aceptación que tuvo de sus contemporáneos queda clara en los premios que se le concedieron,el propio Aristófanes habla en la parábasis de los Caballeros de la inconstancia del favor del público, que en ocasiones favorece o perjudica a un autor dependiendo del tipo de obra que presente en el certamen y la temática de la misma. En cuanto a premios, no obtuvo todos a los que aspiró en competencia con Cratino y Eupolis, pero se conoce su primer puesto con Los Acarnienses, Los Caballeros y con Las Ranas y el segundo con La Paz, Las Avispas y Las Aves, además de otros, tanto en las Leneas como en las Dionisias. Por último decir que su participación en la vida pública está atestiguada en una inscripción de principios del siglo IV que nombra a Aristófanes como prítano (primer magistrado).

Influencia de la sociedad

De una sociedad hasta tal punto decadente Aristófanes pudo obtener el material suficiente para realizar sus comedias políticas, caracterizadas por el ataque contra individuos de gran peso dentro de la sociedad ateniense, como por ejemplo Sócrates, o bien por el ataque contra cierto tipo de institución o incluso contra la propia sociedad en su conjunto y contra la constitución ateniense mediante la elaboración de un modelo de sociedad política ideal muy distinta de la sociedad real existente, con una censura y crítica mordaz de la política ciudadana.

Aristófanes entra entonces, a veces sin que el lector actual pueda darse cuenta, en la lucha política, en la lucha de partidos, en el enfrentamiento de los intereses del pueblo hacia la administración pública. Aristófanes entra entonces dentro de un grupo de "eruditos" que buscan "la solución", o al menos una solución, para una Atenas abocada a una lenta agonía y decadencia.

Es entonces, en el 392 a.C., cuando Aristófanes escribe para su representación una de sus últimas comedias conservadas: Las asambleístas, obra que podemos dividir en dos partes muy diferenciadas: una primera que nos muestra el gobierno de las mujeres con su programa político caracterizado por un marcado "comunismo" y una segunda parte desarrollo de este ideal puesto en marcha y en la práctica en distintas escenas cómicas, paródicas y burlescas.

Aristófanes a lo largo de su obra, y por ello no menos en esta obra, desborda su fantasía e ingenio, aquí para contraponer a la realidad una doble utopía: un ideal comunista en el que se introduce la relación nueva del hombre respecto al dinero y respecto al amor, dentro todo ello de una nueva sociedad en la que el estado paga todo y los esclavos son los únicos que se dedican a trabajar, dedicándose el ciudadano ateniense única y exclusivamente a vivir (este ideal se expresa en la escena en que Proxágora indica los puntos de su programa político.

La segunda cuestión utópica que Aristófanes trata es el ideal de un gobierno de mujeres como resultado lógico y natural después del mal gobierno de los hombres que incluso se ríen con resentimiento e impotencia de haber intentado ya todos los medios posibles para sacar adelante la nave del estado sin resultado alguno.

Ideología

La política, la religión y el pensamiento de la ilustración son las tres denominaciones comunes que señalan el perfil reaccionario de la ideología aristofánica.

  • Su ideología política se caracteriza por el conservadurismo propio de quien ataca implacablemente a los defensores del pueblo y sus instituciones. Posición conservadora es la que refleja su presunto pacifismo, que coincide con la postura mantenida por los campesinos atenienses durante la guerra del Peloponeso. Critica la democracia y la revolución.
  • En el terreno religioso choca la aparente falta de creencia a que asistimos una y otra vez. Determinados rasgos de la religión tradicional son objeto de sus continuas puyas: Zeus es el eterno Don Juan, Heracles raya en la glotonería y Dioniso ronda la cobardía. El carácter festivo de la farsa cómica no es suficiente justificación de sus burlas a los dioses.
  • Su ideología política se caracteriza por el conservadurismo propio de quien ataca implacablemente a los defensores del pueblo y sus instituciones. Posición conservadora es la que refleja su presunto pacifismo, que coincide con la postura mantenida por los campesinos atenienses durante la guerra del Peloponeso. Critica la democracia y la revolución.
  • En el terreno religioso choca la aparente falta de creencia a que asistimos una y otra vez. Determinados rasgos de la religión tradicional son objeto de sus continuas puyas: Zeus es el eterno Don Juan, Heracles raya en la glotonería y Dioniso ronda la cobardía. El carácter festivo de la farsa cómica no es suficiente justificación de sus burlas a los dioses.
  • Frente a los cambios de la Ilustración, Aristófanes se convierte en defensor de la educación tradicional. El poeta tiene conciencia de ser un educador de la juventud. Pero lo peor es que se convierte en juez supremo de lo bueno y de lo malo al presentar en escena personajes desvirtuados que encarnan la inmoralidad. Sócrates será pintado como un ateo consumado, que racionaliza los fenómenos físicos y los aleja de la mitología de la religión popular; igual ocurre con Eurípides y su desprecio de las mujeres. En esta defensa que hace de la tradición es donde encuentra coherencia la crítica religiosa de Aristófanes. No obstante, a pesar de la carga ideológica, todas las obras de Aristófanes son de gran valor para comprender la sociedad de su tiempo, de la cual es fiel espejo: así se entienden a partir de él la organización financiera, el ejército, el sistema judicial y otros aspectos.

Lengua y estilo

Es un conglomerado de contrastes al servicio del humor.Las palabras e ideas de sus comedias son sometidas a la continua quiebra de lo insólito, logrando gran comicidad. Aristófanes recurre a las comparaciones, imágenes, hipérboles, juegos de palabras. La creación de compuestos de más de dos elementos le lleva a la producción de engendros verbales. Saca partido a todas las posibilidades de distorsión y doble sentido que ofrecen los nombres propios. Mezcla horrendos vulgarismos con elevadas formas poéticas en los cantos líricos, cuando parodia a poetas y filósofos. También parodia el lenguaje sublime de la tragedia con efectos cómicos. En resumen, en su lengua se hallan inexplicablemente unidos elementos reales y fantásticos, teniendo como base el ático hablado de la época del poeta.

Obras

Se conservan de él once comedias de un total de cuarenta y cuatro que llegaron a la época alejandrina, aunque los eruditos dudaban de la paternidad literaria de cuatro de ellas, cuyo autor podía ser Arquipo. Esta conservación no se debe tanto a la valoración de sus méritos, cuanto a que los aticistas apreciaban mucho su obra por ser la fuente más pura del ático antiguo. Sus obras tienen gran dinamismo debido a la utilización de la música, los diálogos, y los coros.

  • Los acamenses (425 a.c): esta obra habla de la guerra Atenas - Esparta, en ella invita a los políticos atenienses a que acaben con la guerra e inicien un período de paz.
  • Los caballeros (424 a.c): esta es una obra sátira donde critica duramente al militar y estratega Cleón, líder del partido belicista.
  • Las Nubes (423 a.c): esta es una sátira a todos los sofistas y en especial al más representativo de ellos, el filósofo Sócrates, pues Aristófanes creía que se hacía servir de su oratoria con fines políticos (se sabe que Aristófanes no era partidario de la democracia sino de la monarquía).
  • Las avispas (422 a.c): hace una sátira sobre la justicia ateniense y sobre el estratega Cleón. En ella se nos muestra a dos personajes principales que representan padre e hijo llamados Bdelicleón (el hijo) y Filocleón (el padre). Aristófanes critica en esta obra como los ciudadanos atenienses están obsesionados por ser jurados populares en los tribunales de Atenas.
Representación de una las obras deAristófanes
Bdelicleón representa al preocupado hijo que encierra a su padre en casa para que no asista a los juicios diarios en la ciudad, Filocleón representa al padre, que se sirve de diversas y divertidas artimañas para escapar de casa para huir con los que como él se pasan el día en los juzgados esperando a quién condenar. Las avispas representan el coro de amigos de Filocleón que le quieren ayudar a escapar de casa para ir al alba a las puertas del tribunal, y que en la obra van disfrazados de avispas con aguijones simulando las metáfora de que son éstas las que trabajan frente a los jueces y políticos que se sirven de los ciudadanos para enriquecerse mientras que las pobres avispas reciben un mísero ébolo por sus servicios de jurado.
  • La paz (421 a.c.): esta obra se representó poco después de la muerte de Cleón y de la firma del Tratado de Nícias que auguraba un período de paz entre Esparta y Atenas. En ella, Aristófanes incluye a un personaje principal que representa ser un hombre de campo que asqueado de la guerra decide ir a visitar a los Dioses para que intercedan ante los griegos para reinstaurar la paz. Se hace valer de un escarabajo enorme con el que vuela al Olimpo y donde encuentra al dios Hermes que le ayuda a desenterrar de una fosa a la Diosa Paz, ésta le explica que los Griegos la han abandonado en favor de la guerra. Finalmente, nuestro personaje intercede en favor de los hombres y le solicita que vuelva a velar por todos los griegos. A su regreso a casa, se inicia una gran fiesta de hermandad donde los hombres pueden volver a cultivar sus campos cambiando las armas de guerra por sus utensilios de labranza.
  • Los pájaros (414 a.c): critica la sociedad ateniense y su extraño gusto por inmiscuirse en problemas de índole judicial.
  • Lisístrata (411 a.c.): sin duda su obra más conocida y representada, en ella las mujeres establecen un pacto por el cual no mantendrán relaciones sexuales con sus maridos hasta que no acabe la guerra, una manera cómica de presionar para iniciar la paz.
  • Las tesmoforiazusas (411 a.c) y Las Ranas (405 a.c.) es un ataque directo a Eurípides.
  • La asamblea de las mujeres (392 a.c.) establece una sátira sobre los bienes comunes.
  • Pluto (388 a.c.) hace una crítica a la repartición de riqueza de la ciudad.

Frases

La desconfianza es madre de la seguridad.
Lo único en el mundo peor que una mujer es otra.
En las adversidades sale a la luz la virtud.

Fuentes