Saltar a: navegación, buscar

Renacimiento

Este artículo trata sobre Renacimiento (arte). Para otros usos de este término, véase Renacimiento (desambiguación).


Renacimiento
Información sobre la plantilla
Renacimiento-vs-edad-media.jpg
Concepto:Renacimiento es el extraordinario movimiento cultural que se inicia a finales de la Edad Media , como resultado de la nueva concepción humanista del mundo que marcó el paso entre el feudalismo y el capitalismo. Esta etapa se distingue por sus logros artísticos y científicos

Renacimiento (arte). Movimiento cultural que surge en Europa el siglo XIV y que se muestra como característica esencial su admiración por la antigüedad grecorromana. Este entusiasmo, que considera las culturas clásicas como la realización suprema de un ideal de perfección, se propone la limitación en todos los ordenes, lo que explica el calificativo de Renacimiento, pues en verdad, se trataba de un renacer, de un volver a dar vida a los ideales que habían inspirado aquellos pueblos.

Historia

No fue una simple exhumación de las artes antiguas. El interés por el arte grecorromano fue una consecuencia. En principio, se aspiro a una renovación en todas las parcelas de la cultura humana, filosofía, ética, moral, ciencia, entre otras, encaminada a la hechura de un hombre que fuera comprendido y resumen de todas las perfecciones físicas e intelectuales. El hombre integral, el genio múltiple, en el que se concilian todas las ramas del saber en una actitud fecunda, fue la gran creación del Renacimiento que cristalizo en figuras que mantienen viva la admiración a través de los tiempos, como Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Rafael.

Características

Esta época se caracteriza, en otro sentido, por una ampliación de los horizontes históricos y geográficos. Renacimiento quiere decir ante todo, resurrección de las antiguas civilizaciones de Grecia y de Roma. La lengua griega hacía tiempo que era enseñada en Italia y parecía como si la curiosidad y el espíritu de libre investigación que había caracterizado a la cultura ateniense resurgieran con el estudio del idioma.

El renacimiento es una consecuencia lógica de un proceso que venía gestándose tempranamente desde el siglo XII, y este proceso trae consigo no solo cambios económicos, políticos y sociales, sino una nueva concepción del hombre. Pero el resquebrajamiento del antiguo régimen feudal, se manifiesta verdaderamente en Florencia, ciudad cuna del Renacimiento.

La etapa histórica del renacimiento es muy compleja y difícil de abarcar, no solo porque aun existen cuestiones que se están investigando y sobre las cuales no se ha llegado a un acuerdo, a parte de que hay diversas opiniones respecto a los términos Renacimiento y Humanismo. En la cultura Europea en general, el Renacimiento se manifiesta en el período comprendido entre los siglos XIV y XVI.

En el siglo XVI, el centro se desplaza a Roma, motivo por el cual se denomina el Renacimiento Romano o Renacimiento Clásico, y no solo es el momento de más alto desarrollo de este estilo, sino el de la disolución de las formas renacentistas, que darían origen al Renacimiento tardío de las últimas décadas del siglo XVI.

La época del Renacimiento reveló de nuevo el valor estético autónomo de los objetos del mundo sensorial. La afirmación de la dignidad del individuo y de las posibilidades ilimitadas de su desenvolvimiento universal fue el principio central de una cosmovisión nueva. Todo ello estimuló el poderoso florecimiento de las artes y brindó nuevas posibilidades para la educación estética y artística. En los titanes universalmente desarrollados del renacimiento encontramos una combinación orgánica de la actividad artística y científica de la teoría y la práctica, de la palabra el hecho.

En el renacimiento, la nueva ideología humanista permite adoptar otro punto de vista: el hombre renacentista ya no tiene por qué sentir esa vocación hacia la eternidad, ya no tiene por qué abominar su cuerpo y aspirar solo el espíritus puro, sino a una armónica dualidad de cuerpo y alma. Por tanto, la naturaleza (cuya presencia está en obras plásticas) deja su carácter pecaminoso y se integra al destino y realización del hombre. Desde el punto de vista teológico, la sensorialidad ahora será una prueba más de la existencia de un Dios, capaz de elaborar un mundo bello. El Renacimiento aspira al racionalismo. El hombre renacentista aspira a eternizarse en memoria de la posteridad, los términos “fama” y “gloria” serán muy importantes en este período. Toda la vida del hombre estará consagrada tanto a la acción como al pensamiento. El hombre de letras es, a la vez, el hombre práctico, como veremos por ejemplo en el caso de Leonardo Da Vinci.

Significado del período

Este período adoptó una visión nueva del mundo, que trajo consigo derivaciones y resultados fecundos en el siglo XVI. Emerge una cultura y una visión del mundo centrada en el hombre. Esta se orienta hacia los valores de la naturaleza y, así, indirectamente se fomenta el espíritu aventurero que había de fructífero en los descubrimientos.

Principales exponentes artísticos

Leonardo Da Vinci

Leonardo da Vinci, constituye una de las principales figuras en el florecimiento del Renacimiento. Hasta cierto punto la iglesia fue su primer cliente, pero no resistió la tentación de cuajar sus pinturas religiosas de simbolismos eróticos. Murió en soledad y trabajando. Para muchos, su legado es el patrimonio artístico de valor incalculable que dejaba para la Humanidad.

Para algunos pocos, su verdadero legado va más allá. Lo más importante de su herencia puede que haya estado protegido por un sistema de apertura retardada, que ahora mismo está a punto de activarse y develarnos su contenido. Justo en estos momentos de cambio global y de profunda transformación, es cuando se hace necesario ampliar las fronteras mentales para internarnos en otras dimensiones de la realidad. Algo en lo que Leonardo, sin duda, también fue un maestro.

Miguel Ángel Bounarotti

Miguel Angel,llegó a Roma en 1496, puso manos a la obra fruto de esta época es el David, este joven de mármol es el mejor himno de admiración a la belleza del ser humano. Por ese mismo tiempo, dio forma a La Piedad, escultura que representa a la virgen con el cuerpo de Jesús en sus brazos.

Entre 1536 y 1531, encontramos a Miguel Ángel trabajando nuevamente en la Capilla Sixtina. Esta vez le tocó hacer un imponente fresco en la pared tras el altar mayor, en el cual representó magistralmente El Juicio Final. La expresividad y el estudio de los cuerpos, patentes en esta obra, han maravillado a la gente por siglos.

Véase además

Fuentes

  • 1957, Catálogo Monumental de España. Zaragoza, Madrid, Instituto «Diego Velásquez» del C.S.I.C., 2 vols.
  • ACERETE TEJERO, J. M., 1994-1995, «La sillería del coro de la iglesia de San Martín de Tours de Uncastillo», Suessetania, 14 (Ejea de los Caballeros), pp. 32-49.
  • Aragón. Pintura y escultura, 1540-1580, Tarazona, Centro de Estudios Turiasonenses e Institución «Fernando el Católico».
  • Español y Literatura 10mo grado (2009) / Rivero Casteleiro, Delia E. /et al/ La Habana: Ed. Pueblo y Educación