Buzios (Brasil)

(Redirigido desde «Armação dos Búzios (Brasil)»)
Armação dos Búzios
Información sobre la plantilla
Ciudad de Brasil
Bandera de Buzios
Bandera

Escudo de Buzios
Escudo

Mapa Armacao dos Buzios.svg.png
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Brasil Brasil
Población 
 • Total30 000 hab.
Ruadaspedras.jpg

Buzios es una municipalidad brasileña perteneciente al Estado de Río de Janeiro, en la costa brasileña a 190 kilómetros al este de Río de Janeiro. Esta antigua aldea de pescadores hoy es un destino turístico que atrae cada año a turistas en busca de sus playas y vida nocturna. Su población es de 30 000 habitantes y su área de 69 km².

Está localizada en una península de 8 km de extensión con 23 playas. La ciudad recibe las corrientes marítimas del Ecuador por un lado y del Polo Sur por el otro, lo que significa que cuenta con playas de aguas templadas y heladas. El contraste es tal vez el mayor encanto: agua fría y caliente, simplicidad y sofisticación, pequeña ciudad al mismo tiempo que cosmopolita, casas de pescadores y mansiones. Entre las principales playas se destacan Geribá, João Fernandes, Ferradura, Ferradurinha, Rasa, Manguinhos, Tartaruga, Brava e Olho-de-Boi. Está a casi 27 km de Cabo Frío, la ciudad más cercana, de cuyo municipio dependió administrativamente hasta 1995.

Playas de Buzios.

Historia

Fueron las bandas de nómades, hacia el 500 a. n. e., los primeros brasileros en descubrir las riquezas que Búzios ofrecía. En el histórico camino abierto por esos pies descalzos pasaron, indios tupinambás, esclavos fugitivos, colonizadores franceses y portugueses, agricultores, pescadores y nobles.

El lugar, habitado inicialmente por los indios tamoios, pasó a ser, desde el descubrimiento de Brasil, lugar obligado de abastecimiento de agua dulce para los navíos piratas franceses que se encaminaban a Río de Janeiro. Gran parte de la historia de Brasil tuvo Búzios como palco. Y no podía haber mejor escenario. El Palo Brasil, que se encuentra en abundancia en la región, era contrabandeado por portugueses y franceses, que buscaban la valiosa madera utilizada como leña por los indios. La lucha colonizadora en el siglo XVII diezmó la mayor parte de los tupinambás, que dejaron como herencia nombres como jerivá o jeribá (palmera con cocos dulces) y que años más tarde, dio nombre a una playa modificado por los buzianos para Geribá.

Después de la expulsión de los franceses, los portugueses establecieron allí colonos que se dedicaron al cultivo de plátanos. Parece ser que el origen de la población se debe al comerciante Brás de Pina, quien en 1740 instaló en el caserío un negocio de pesca y una fábrica de aceite de ballena. A partir de la década de 1950, Búzios comenzó a ser visitado por la gente rica de Río que buscaba un lugar hermoso y tranquilo para descansar. El pueblito salta a la fama mundial cuando en la década de 1960 fue elegido por la actriz francesa (entonces en la cumbre de la fama) Brigitte Bardot para pasar sus vacaciones. Desde entonces, el lugar no ha dejado de ser explotado por el turismo nacional e internacional, de tal forma que en verano su población se cuadruplica.

Del contrabando de madera de Brasil, los portugueses comenzaron a contrabandear esclavos africanos que fueron desembarcados en las playas de Rasa y José Gonçalves y trasladados a Río de Janeiro. No por casualidad, después de firmar la Ley Áurea, los esclavos fugitivos y los ex esclavos liberados se asentaron en la región, formando un quilombo. El investigador Márcio Werneck da Cunha, en un análisis incansable y continuo de la historia revela que con la evolución de la colonización, familias influyentes lotearon las tierras organizándose en comunidades formadas por negros, nativos y distintas razas de visitantes que eligieron Búzios, como su lugar de residencia.

El municipio fue creado el 12 de noviembre de 1997, fecha en que la población fue elevada a la categoría de ciudad.

Origen del nombre

Armação dos Búzios (Brasil).jpg

La península protege muchos tesoros por descubrir. Como la historia de su nombre, uno de los temas abordados por el investigador Márcio Werneck da Cunha. Impresionado por la cantidad de conchas con forma de espiral esparcidos en la arena y el mar, los portugueses llamaron la región de Ponta dos Búzios, como lo muestra el mapa dibujado en 1575 por Luiz Teixeira. Los Tupinamba comían caracoles y con las cascaras hacían collares y aros. Los más grandes se colocaban en la punta de las cañas y lo convertían en trompetas de la guerra.

Cuando el rey de Portugal en 1730 mando construir una instalación para la caza costera de ballenas, el balneario pasó a llamarse Armação das Baleias dos Búzios, eliminando la palabra Ponta. Con la caída de la actividad, la península comenzó en 1806 a llamarse Armação dos Búzios, según lo revelado por Márcio Werneck, sobre la base de la reclasificación metódica de trabajos cientificos multidisciplinares sobre las principales características geográficas y prehistóricas de este pequeño pueblo de la costa brasileña. Werneck sabía que Búzios es una ciudad tan desconcertante que todavía es posible desvendarla, simplemente conociendo la historia del nombre que la designa.

Economía

Brigitte Bardot

La economía de Búzios se basa en la pesca y el turismo. Se comunica por autobús con Río de Janeiro (cuatro buses diarios) y con Cabo Frío (buses cada media hora). Dispone de buena infraestructura hotelera y de interesantes centros comerciales con artículos nacionales e importados.

La venida de Brigitte Bardot llamó la atención de los visitantes de todas partes el mundo y transformó el turismo en el motor de la economía. Hoy en día el antiguo pueblo de pescadores recibe turistas de todo el mundo y es conocido como el «Saint Tropez de Brasil».

Puntos turísticos

Atractivos turísticos

A pesar de la sofisticación de que ha sido objeto en la segunda mitad del siglo XX, Búzios, todavía conserva un cierto aire de aquella aldea de pescadores que fue un día, y que le brinda un encanto especial. El mayor y principal atractivo turístico de Búzios son sus playas, muchas de las cuales son excelentes para la pesca y para la práctica de deportes como el buceo y el surf. No muy lejos del centro se puede encontrar más de una veintena de playas, de aguas límpidas y transparentes, arena blanca, bordeadas de promontorios y acantilados, frente a las cuales emergen rosarios de islotes cubiertos de exuberante vegetación.

Algunas de las playas más atractivas son:

  • Rasa: dotada de un lujoso complejo turístico.
  • Baía Formosa: tres km de extensión, muy apropiada para el surf.
  • Tartaruga: pequeña y encerrada entre montículos, arrecifes de corales y vegetación salvaje.
  • Dos Amores y Olgo de Boi:escondidas y aisladas, frecuentadas por los nudistas.
  • Azeda y Azedinha: apropiadas para la práctica del submarinismo por la transparencia de sus aguas.
  • João Fernandes y João Fernandinho: ambas muy frecuentadas y especiales para la pesca. La primera goza, además, de buena infraestructura turística.
  • Geribá: muy frecuentada y con buenas instalaciones.

Otra de las grandes atracciones son las excursiones por la Serra das Emerências y los paseos en barco por las islas de Rasa, Feia (óptima para buceos), Branca y do Caboclo. Puntos de atracción turística son también los miradores da Praia Brava y da Praia do Forno, ambos con extraordinarias vistas.

Sierra de las Emerências

Sierra de las Emerencias, en Buzios

Área de bosque virgen en Búzios que abriga ejemplares típicos y raros de bosque atlántico. En esta región todavía se pueden encontrar casi extintos Monos-leones dorados y aunque parezca mentira, muchos árboles de Pau-Brasil. La montaña se caracteriza por densos macizos de origen precámbrico costero, destacando ejemplares endémicos como cactus "Piloso Sereus Ulei". En lugares protegidos del viento, donde el movimiento de arena es menor, la vegetación se desarrolla más, en su mayoría arbustos y árboles.

Islas de Buzios

Isla Feia

Las islas buzianas rodean la península formando un ecosistema perfecto para peces, aves y corales. En un único viaje en barco se puede visitar las islas Caboclo, Feia y Rasa, recorrido muy agradable y se incluyen en su viaje por Buzios, para buceo o pesca. Para los buzos profesionales recomiendan la Isla da Âncora.

Muelle del Centro

Muelle de la rua das pedras,Buzios

Muelle de la rua das pedras en Buzios, este antiguo muelle ahora completamente restaurado por la prefectura, es el lugar de partida de los paseos en barco de Buzios, las salidas de los operadores de buceo, puntos de alquiler de traineras de pescadores buzianos para la propia pesca o paseos y también se utiliza para el desembarque de pasajeros de muchos de los transatlánticos que anclan aquí. Uno de los paseos obligatorios en el centro y una de los puntos fotográficos preferidos de los turistas, ya que el paisaje es una postal con sus barcos, muelle y de la isla de fondo.

Reserva Tauá

Reserva arqueológica, antropológica y geológica, donde existen varias especies de fauna y flora. Se encuentra ubicado en la zona del pantano da malhada.

Ponta da Lagoinha

Formada por rocas de más de 520 millones de años, Ponta Lagoinha es una prueba histórica de que Buzios ha sido una región con las características de la cordillera del Himalaya, monumento geológico.

Clima

Un simple vistazo a las cifras del clima en Buzios ilustra su condición como paraíso terrenal y marítimo: promedio de temperaturas anuales de 26ºC, 254 días de sol, aguas entre 18 y 21ºC. Con un clima estable y absolutamente veraniego todo el año, no existe una época del año en que Buzios no pueda disfrutarse a pleno.

Si bien en Buzios no son raros los chaparrones tropicales, estos suelen ser breves gracias a los permanentes vientos que soplan desde el este, manteniendo las lluvias alejadas.

Este mismo viento refresca la ciudad propiciando una sensación térmica agradable, sin los calores sofocantes de algunas regiones tropicales. El verano, de diciembre a marzo, es cuando las temperaturas alcanzan sus picos más altos, superando los 30ºC. Es esta la época más húmeda, donde la aparición de lluvias se hace más frecuente. Entre abril y septiembre se extiende la temporada más seca, con temperaturas "invernales" que rondan los 20ºC.

Desarrollo social

Fiestas y folclore

Búzio celebra las Fiestas de Santa Rita (mayo), Sant’Anna (julio) y Nossa Senhora Aparecida (12 de octubre).

Eventos cívico-culturales son:

  • Feira do Artesanato (Feria de Artesanías): todas las semanas, de jueves a domingo.
  • Reveillon: 31 de diciembre.

Patrimonio artístico

  • Igreja de Sant’Anna: levantada en 1740, constituye la primera expresión de fe cristiana en el lugar. Está construida en piedra y cal, con argamasa de aceite de ballena. Detrás de la capilla se encuentra el "cementerio de los esclavos", todavía en servicio, desde donde se aprecia una maravillosa vista de la ciudad.

Personajes ilustres

La visita de la actriz francesa Brigitte Bardot en 1964, achico el tiempo, reveló Búzios para el mundo y estimulo la transformación de esta península única con lugares únicos, que encanta a los visitantes y es uno de los destinos más sofisticados en el país.

Jose Bento Ribeiro Dantas, nacido en Porto Alegre matriculó en un curso de ingeniería en Berlín. Después de dos años regresó a Río de Janeiro y se graduó en derecho. Fue piloto de aviones y se incorporó al Banco de Brasil como abogado. Dio asesoramiento jurídico a la empresa aérea alemana Sindicato Condor y aprovecho para volar como piloto comandante. Al ser expropiada por el gobierno brasilero fue instruido para formar una empresa nacional para hacerse cargo de la línea Condor y mantener el transporte aéreo, vital para el país, especialmente en tiempos de guerra. Fue presidente de la compañía hasta su muerte en Búzios, en abril de 1969.

Jose Bento Ribeiro Dantas

José Bento Ribeiro Dantas llegó a Búzios por primera vez en 1954 o 1955, y se enamoró del lugar, llegando a venir con asiduidad. Con su gran espíritu público se dedicó a varios trabajos realizados sin remuneración y con frecuencia financiados de su bolsillo, entre muchos otros: la escuela que lleva su nombre, el primer puesto de salud de Búzios, a continuación, al lado de la escuela, la iglesia de Santa Rita, que no tuvo el placer de ver terminada, el muelle y dique que protegía a la Iglesia de Santana, amenazada por el avance del mar, la carretera que conecta la Rasa a Río de Janeiro, y muchas otras obras pequeñas, tales como mantener su casa las dosis únicas de la ciudad de suero antiofídico.

Fuentes