Batalla de Kosovo

Batalla de Kosovo
Información sobre la plantilla
Batalla de Kosovo.jpg
Batalla de Kosovo, óleo de 1870
Fecha:28 de junio de 1389 (15 de junio, Calendario Juliano)
Lugar:Kosovo, Serbia
Descripción:
En la Batalla de Kosovo se enfrentaron las fuerzas cristianas serbias contra los turcos otomanos. La batalla sería decisiva en la historia de los Balcanes.
Resultado:
Victoria Otomana
Consecuencias:
Pérdida de la independencia serbia, que pasó a ser un estado vasallo. La Batalla de Kosovo abrió los Balcanes a la expansión otomana.
País(es) involucrado(s)
Principado de Serbia, Reino de Bosnia, Reino de Branković contra Imperio Otomano
Líderes:
Lazar Hrebeljanović y Murad I

Batalla de Kosovo. Batalla librada entre servios y otomanos en Kosovo, en 1389. En ella las fuerzas turcas vencieron a las serbias y terminaron de abrir los balcanes a su expansión. Como consecuencia de la Batalla de Kosovo, Serbia perdió su independencia nacional y pasó a ser un estado vasallo del Imperio Otomano.

Decadencia de Serbia

Durante los años del reinado del zar Uros El Débil (desde 1355 hasta 1371) la autoridad que la dinastía Nemanjic fue socavada por completo por los poderosos señores feudales. Con la muerte de Uros, en 1371 la dinastía Nemanjic se extinguió.

La lucha entre el poder central y la nobleza se hizo más peligrosa ante el creciente peligro que los turcos otomanos que representa para la región. Ya en septiembre de 1371, los otomanos derrotaron a los señores más fuertes de Serbia en Macedonia en una gran batalla en el río Maritsa. Esta victoria fue el éxito de los ejércitos otomanos más importante antes de la conquista de Constantinopla en 1453, y les abrió el camino al resto de los Balcanes. Menos de dos años después de la batalla en el río Maritza el emperador bizantino tuvo que aceptar una relación de vasallaje con Murad I, y la línea de defensa contra los turcos se movió hacia el noroeste hasta las regiones más centrales de Serbia.

El Príncipe Lazar se estableció en la ciudad de Krusevac en las regiones del norte de Serbia. Fue una decisión necesaria. Después de la batalla en el Maritza casi todo el sur y el este de Kosovo estaba bajo la autoridad otomana.

Lazar comenzó la reconstrucción del poder central. Los dos centros de producción de minerales de Serbia - Rudnik y Novo Brdo - estaban bajo su jurisdicción, y fueron la base económica de su poder. El apoyo de la Iglesia serbia fue un ingrediente esencial en el ascenso de Lazar a la prominencia política. El escenario estaba preparado para la restauración de la autoridad central en Serbia. Desafortunadamente, sin embargo, el tiempo no estaba de su lado, porque los ejércitos otomanos continuaron su avance.

Preludio de la Batalla

Príncipe Lazar Hrebeljanović

En 1388 los turcos avanzaron sobre Bulgaria y obligaron al zar Iván a rendirse. El ataque en 1388 puede haber sido provocado por el intento de Sisman de poner fin a su relación de vasallaje con los turcos. A los otomanos se les permitió establecer campamentos militares en Bulgaria y usar el territorio para el movimiento de tropas en la península.

Las incursiones de Turcas en Bosnia y Bulgaria convencieron al príncipe Lazar de que era sólo cuestión de tiempo enfrentar otro asalto turco al territorio serbio.

Batalla de Kosovo

Era natural que los turcos eligiesen Kosovo como su próximo objetivo en la conquista permanente de la península de los Balcanes, ya que era un territorio particularmente estratégico.

El 28 de junio 1389 la combinación de las fuerzas serbias de los territorios gobernados por el príncipe Lazar y Vuk Brankovic junto con las tropas auxiliares enviadas por el rey Tvrtko de Bosnia llegaron ante el sultán Murad y su ejército en el campo de Kosovo.

No existen relatos de testigos de la batalla, y hay diferencias importantes entre las fuentes de la época que mencionan el hecho.

El Príncipe Lazar sabía que sus posibilidades contra el agresor turco eran pequeñas y en la víspera de la batalla de Kosovo se reunió con los grandes señores y preguntó si debían luchar por la Santa Cruz y la libertad o entregarse a sus adversarios y vivir como esclavos de los los musulmanes.

Los ejércitos se encontraron en Gazimestan, el Campo de Kosovo, muy cerca de Pristina. Murad dirigía el ejército otomano, con su hijo Bayezid (o Bayaceto) a su derecha, y su hijo Yakub a su izquierda. Alrededor de 1 000 arqueros estaban situados en las alas de la línea del frente, respaldados por los Azap y Akinci, ocupando el centro de la vanguardia los jenízaros, detrás de los cuales se situaba Murad rodeado de su guardia de jinetes y, por último, el grupo de suministros en la parte trasera, custodiado por un pequeño número de tropas.

Ataque Serbio

El ejército serbio tenía al príncipe Lazar en su centro, Vuk a la derecha y Vlatko a la izquierda. Al frente del ejército serbio se encontraba la caballería pesada y en los flancos la caballería de arqueros, con la infantería en la retaguardia. Situadas en paralelo, las disposiciones de los ejércitos no eran simétricas, ya que el frente de los serbios era más amplio que el otomano.

Murat I

Las narraciones serbia y turca de la batalla son diferentes, por lo que es difícil reconstruir el curso de los acontecimientos. Se cree que la batalla comenzó con una carga de la caballería pesada serbia, recibida por las flechas de los arqueros de los flancos otomanos. Esta carga, realizada en una formación en V, logró romper el flanco izquierdo otomano, comandado por Yakub, y el repliegue del flanco central, pero el flanco derecho, a las órdenes de Beyazid, aguantó la embestida.

Contraataque Turco

Los serbios consiguieron una ventaja inicial después de su primera carga, que había dañado significativamente el ala izquierda turca al mando de Yakub Celebi. Bayezid, cuyo flanco había resistido la carga inicial, dirigió un feroz contraataque, obligando a retroceder a las fuerzas serbias, cuya infantería sufrió importantes pérdidas. En estas circunstancias, el contingente de Vuković hubo de apoyar el centro de su frente para compensar estas pérdidas. Bayezid se ganó el apodo de "el rayo", después de dirigir el decisivo contraataque.

En un momento crítico de la batalla, Vuk Branković retrocedió y emprendió la huida, seguido de sus tropas. Este hecho es uno de los más controvertidos de la contienda. Algunos historiadores afirman que había pactado con Murad traicionar a su amo, con la promesa de que él gobernaría Serbia bajo señorío del sultán. Otras versiones afirman que Branković, ante lo inminente de la derrota serbia, huyó para salvar a tantos hombres como pudiera. Parece ser que la huida se produjo después de la captura de Lazar, aunque la poesía épica serbia considera a Branković un traidor que abandonó a su señor en mitad de la batalla. Lazar fue capturado y degollado por los turcos en el mismo campo de batalla.

Muerte de Murad

Los registros históricos de Turquía señalan que Murad I fue asesinado por el caballero serbio Miloš Obilić el 29 de junio de 1389, mientras recorría el campo de batalla al día siguiente, cuando la lucha había terminado. Murad fue el único sultán otomano que murió en batalla.

Por su parte, fuentes búlgaras, griegas y serbias afirman que Obilić mató a Murad durante la batalla cuando llegó al campamento otomano y entró en la tienda del sultán fingiendo su deserción. Una vez allí, apuñaló a Murad en el cuello y el corazón. Obilić fue matado inmediatamente por los guardaespaldas del sultán, o bien después, mientras huía a caballo.

Fuentes