Saltar a: navegación, buscar

Batalla de Yaguajay

Batalla de Yaguajay
Información sobre la plantilla
Parte de Revolución Cubana
Batalla de yaguajau1.jpeg
Camilo en la Batalla de Yaguajay
Fecha 22 al 31 de diciembre de 1958
Lugar Yaguajay, Bandera de Cuba Cuba
Resultado Vitoria rebelde y la liberación del poblado de Yaguajay
Consecuencias Acelero la caída del régimen del dictador Fulgencio Batista.
Beligerantes
Ejército Rebelde Ejército Nacional de Cuba
Comandantes
Camilo Cienfuegos Gorriarán Alfredo Abón Lee
Fuerzas en combate
Soldados del Frente Norte de Las Villas Más de 350 soldados
Bajas
Desconocido Rendición total

Batalla de Yaguajay. Conflicto militar desarrollado en la región del centro norte de Cuba en el mes de diciembre de 1958 donde las fuerzas revolucionarias al mando de Camilo Cienfuegos libraron una de las batallas más importante de la ofensiva final del Ejército Rebelde. El hecho por su relevancia histórica contribuyó a inmortalizar la figura de Camilo, al cual desde entonces el pueblo de Cuba lo llamaría Héroe de Yaguajay.

Antecedentes

En los meses finales del año 1958, toda Cuba se encontraba en un hervidero revolucionario, las acciones de la gesta invasora de Camilo y Che daban los toques finales en el centro del país. El Señor de la Vanguardia, sobrenombre con el que también se conoce a Camilo, ya tenía liberado el territorio del norte de la entonces provincia de Las Villas, actualmente provincia de Sancti Spíritus, solo quedaba por tomar Santa Clara y el Escuadrón de la Guardia Rural de Yaguajay.

Inicio de la batalla

El jefe invasor arribó al escenario de la batalla con unos cien hombres en horas de la noche del 22 de diciembre de 1958 después de haber vencido al cuartel de Zulueta, asumió el mando de las fuerzas rebeldes y decidió fijar al enemigo dentro del Escuadrón 37 ubicado a poco más de un kilómetro al nordeste de Yaguajay y a la vez estrechar el cerco e intensificar el fuego sobre el sector urbano y hostigarlos hasta su rendición. Luego concentrar todas las fuerzas rebeldes sobre el cuartel donde se encontraba el grueso de las tropas enemigas integradas par más de 350 efectivos bajo el mando del capitán Alfredo Abón Lee con apoyo de la Marina de Guerra y la aviación. Este oficial decidió resistir de manera obstinada al ataque rebelde.

Desarrollo de las Acciones

En el transcurso de estos once días de fieros combates se concertaron dos treguas, la primera el 24 de diciembre a petición del mando rebelde que se produjo después que el enemigo fue expulsado de sus tres puntos defensivos en el sector urbano, donde sufren durante este despliegue tres muertos y 15 prisioneros, de ellos seis heridos. Yaguajay quedó en manos rebeldes.

Alocución de Camilo en momentos de la Batalla

Ese día en los momentos que la Cruz Roja y el cura Amos tramitaban la tregua con el mando enemigo se produjo una confusión causándole la muerte al soldado rebelde Joaquín Panecas Consuegra (Panequita) y heridos el capitán William Gálvez, Ramón Morcell y Víctor Sotomayor. El enemigo aprovecha la tregua para sacar a sus muertos y heridos, al final se negó a aceptar la rendición y argumento que esperaba la decisión del mando superior. Continúa la batalla, se intensifican las acciones y se incrementa el número de heridos en las filas enemigas, lo que obligó al capitán Abón Lee a solicitar una segunda tregua el día 26, que aunque fue aceptada por Camilo por principios humanitarios, de nuevo este capitán se negó a capitular.

Muy molesto el jefe rebelde ante la negativa de su adversario decide someterlo a una guerra psicológica e intensificar las acciones bélicas. Con ese objetivo ordenó construir el Dragón I, su primer blindado, dotado de un lanzallamas para incendiar al cuartel y obligarlos a la rendición. El blindado los atacó en las madrugadas del 26, 27 y 28, pero por desperfectos del lanzallamas no pudo cumplir su cometido y en la segunda acción fue alcanzado por un cohete antitanque que puso en peligro la vida de su dotación, no obstante creó confusión y temor entre los sitiados.

Junto al Dragón ordeno lanzar un tren cañero con potentes cargas de dinamita para hacerlo explotar en la punta del ramal férreo que entraba hasta el patio interior del enclave militar y aunque no pudo cumplir su objetivo por descarrilamiento de varios carros que obstruyeron el resto de los intentos, en el segundo ataque destruyó parte de la caballeriza e incendió almacenes aledaños.

Además de estas acciones no convencionales, que provocaron desconcierto en las tropas sitiadas, los mantuvo bajo los efectos psicológicos de constantes llamamientos por altoparlantes conminándolos a la rendición, vía que también utilizaron varios familiares de los militares sitiados para pedirles que se rindieran: todo ello les afectó su maltrecha moral combativa y llegó un momento en que la mayoría quería la rendición y no continuar resistiendo.

El comandante Ernesto Che Guevara en su condición de Jefe máximo del Frente de Las Villas, visitó a Camilo en el teatro de operaciones en Yaguajay, los días 23, 25 y 30 de diciembre para impartir instrucciones y coordinar ideas relacionadas con las batallas de Yaguajay y Santa Clara, pues estas se desarrollaron simultáneamente desde el día 29 hasta el 31 de diciembre. En cada una de sus visitas estuvo presente el principio de la cooperación entre fuerzas vecinas; pero el mayor anhelo de Camilo que era participar en la batalla de Santa Clara no pudo materializarse debido a la prolongación de la batalla de Yaguajay.

Rendición final

Momentos de la rendición de Abon Lee jefe del cuartel de Yaguajay

El día 31, después del mediodía, Abon Lee se vio forzado a pedir una nueva tregua, petición que fue rechazada por Camilo, ya habían agotado todas las posibilidades de resistencia, el panorama era dramático, muertos enterrados a flor de tierra frente al comedor, decenas de heridos, de ellos varios graves, curados solo con vinagre como único medicamento alternativo, haciendo una sola comida al día, el hambre hacía más precaria su situación y aumentaba su agonía y desesperación, todo se hizo insoportable aún más debido a la atmósfera pestilente e irrespirable a causa de más de 50 animales muertos, entre vacas y los caballos del escuadrón que hizo imposible prolongar por más tiempo su resistencia, viéndose obligado a izar la bandera blanca y aceptar su capitulación incondicional al término de la tarde de ese día.

Luego de esta acción Camilo emitió el siguiente parte al Che:
Che, se rindió Yaguajay, estoy contando las armas (...) te veo mañana.

Con esta importante victoria del Ejército Rebelde concluyó la Campaña del Comandante Camilo Cienfuegos en el Frente Norte de Las Villas, al frente de su Columna Invasora y de todas las fuerzas rebeldes y revolucionarias del norte villareño, fue una modesta contribución a la derrota definitiva de la dictadura batistiana.

Fuentes