Saltar a: navegación, buscar

Busto del cardenal Richelieu

Busto del cardenal Richelieu
Información sobre la plantilla
Richel10.jpg
Busto en mármol del cardenal Richelieu esculpido por Gian Lorenzo Bernini
Datos Generales
Autor(es):Gian Lorenzo Bernini
Año:1641
País:Bandera de Italia Italia
Estilo:Arte neoclásico
Dimensiones:Mármol de 83 cm de altura
Localización:Museo del Louvre (París)

El Busto del Cardenal Richelieu: Primer ministro de Luis XIII de Francia, fue realizado por Gian Lorenzo Bernini (1598-1680), se conserva en París, en el Museo del Louvre.

Historia

Richelieu en el año 1640 encargó a Bernini, la estatua de cuerpo entero de su retrato. Las negociaciones fueron encomendadas a Julio Mazarino, cardenal de confianza y su sucesor, y a Marshal d’Estrée, embajador de Francia en Roma.
No sólo tenía que obtener el consentimiento del artista, sino también a su "protector": el papa Urbano VIII. Habida cuenta de la disidencia del papa a un proyecto de un retrato de cuerpo entero, la escultura se convirtió en un busto.
Bernini empezó en noviembre de 1640 la famosa obra y la terminó en enero del siguiente año. En agosto, el busto fue llevado a París, donde obtuvo un gran éxito. Sin embargo, Mazarino repuso al papa, ya que de hecho el busto no complacía a los clientes, que a pesar de su buen cuidado detalle, no reflejaba las verdaderas características del cardenal Richelieu. Esto se puede deducir por la posterior solicitud del cardenal de que se realizase otro busto por el escultor Jean Warin.

Historia del cardenal Richelieu

Tras ganarse la confianza de Luis XIII, Richelieu se lanzó a una lucha sin cuartel contra los enemigos de Francia, tanto fuera como dentro del país, instaurando un régimen que muchos consideraron despótico.
El cardenal de Richelieu ha arrastrado una fama de gobernante implacable, dispuesto a derramar sangre para atajar revueltas y conjuras y para afirmar la autoridad de la corona. Pero sería injusto reducir la figura de Richelieu a esta imagen; destacó por su inteligencia y capacidad política, además de profesar una religiosidad sincera y exigente. A lo largo de su gobierno, de 1624 a 1642, desarrolló una gran obra política, que abarcó diversos aspectos: reformas judiciales y administrativas, decisivas para la centralización del Estado; desarrollo del comercio exterior; o bien el impulso de la cultura francesa, que culminó con la fundación de la Academia en 1635.
Célebre ha sido también su política dura y cruel, con la que pretendía terminar con decenios de guerras civiles y revueltas crónicas, y devolver a la monarquía francesa su prestigio internacional. En sus primeros años en la corte real, Richelieu fue visto con mucho recelo por Luis XIII, que rechazó en varias ocasiones su incorporación al gobierno. Pero gracias a su inteligencia y su energía acabó por conquistar la confianza del soberano, consciente de que el cardenal era el único que podría ayudarle a restablecer la monarquía francesa como potencia hegemónica de Europa.
Richelieu desbarató varias conspiraciones nobiliarias, por lo que muchos nobles se dolieron del clima de miedo que implantó el cardenal en el país, que hacía «que apenas se atreva uno a hablar de su propia miseria en su casa y con su familia». En 1630 justificó su incansable represión pronunciando la siguiente frase: «No tengo más enemigos que los del Estado».

Comentario

El trabajo en mármol blanco está tallado en 1641 y forma parte de una larga tradición de bustos que representan a personajes famosos como los de Francisco I de Este, Alejandro VII, Luis XIV, Paulo V, Urbano VIII, Carlos I de Inglaterra. La escultura está bien tallada con mucho detalle en el vestido y la expresión de la cara, que se caracteriza por un aire noble.

Fuentes

artículo Busto del cardenal Reichelieu disponible en www.elamanecerdelapoesia.com, consultado el 29 de septiembre de 2016

artículo Busto del cardenal Reichelieu disponible en plus.googleapis.com, consultado el 29 de septiembre de 2016