Saltar a: navegación, buscar

Italia

Italia
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: República Italiana
Repubblica Italiana'
Bandera italia.png
Bandera
Escudo italia.png
Escudo
Mapa di italia.jpg
Mapa o ubicación de Italia
Gobierno
Forma de gobierno:República
Capital:Roma
Idioma oficial:Italiano
Presidente
Primer Ministro
Sergio Mattarella
Paolo Gentiloni,
Características Generales
Superficie:301.338 km²
Población60.231.214 hab
hab/km²
Moneda:Euro
Gentilicio:Italiano -a
Miembro de: Unión Europea, OTAN, ONU, OCDE, OSCE, G-8, COE, UNESCO
Italia. Oficialmente la República Italiana (Repubblica Italiana en italiano). País de Europa que forma parte de la Unión Europea (UE). Su territorio lo conforman principalmente la Península Itálica y dos grandes islas en el Mar Mediterráneo: Sicilia y Cerdeña. Los estados independientes de San Marino y Ciudad del Vaticano son enclaves dentro del territorio italiano. A su vez Campione d'Italia es una comuna italiana que forma un pequeño enclave en territorio de la Confederación Suiza.

Límites geográficos

El país limita al sur con los mares del mar Mediterráneo, Tirreno, Jónico, al sur y el este, y al norte con el Mar Adriático, Eslovenia y Austria y al noroeste con Francia, Suiza y el mar de Liguria, en el Mediterráneo. Dentro de la península itálica se encuentran, además, los países independientes de San Marino (Ciudad) y Ciudad del Vaticano.

Historia

Primeras Culturas y Edad de Hierro

Durante la Edad de hierro se sucedieron varias culturas que pueden ser diferenciadas en tres grandes núcleos geográficos, la del Lacio Antiguo, la de Magna Grecia y la de Etruria. Una de estas culturas, los ligures, fueron un enigmático pueblo que habitaba en el norte de Italia, Suiza y el sur de Francia. Otro pueblo, los etruscos, poseían su núcleo histórico en la Toscana, y tuvieron un origen incierto. Desde la Toscana se extendieron por el sur hacia el Lacio y parte septentrional de la Campania, donde chocaron con las colonias griegas; hacia el norte de la península itálica ocuparon la zona alrededor del valle del río Po, en la actual región de Lombardía. Hacia el siglo V a. C. comenzó a deteriorarse fuertemente su poderío en gran medida al tener que afrontar casi al mismo tiempo las invasiones de los celtas y los ataques de griegos y cartagineses. Hacia 40 a. C., Etruria (nombre del país de los etruscos) fue conquistada por los romanos, antes o después, lo fueron el resto de pueblos periféricos.

Roma

Antigua Roma designa a una comunidad agricultural fundada alrededor del siglo VIII (a.n.e.) que se expandió desde la ciudad de Roma y creció durante siglos hasta convertirse en un imperio, que en su época de apogeo, llegó a abarcar desde Gran Bretaña al desierto del Sahara y desde la Península Ibérica al Éufrates, provocando un importante florecimiento cultural en cada lugar en el que gobernó. En un principio, tras su fundación (según la tradición en 753 a.n.e.) Roma fue una monarquía etrusca. Más tarde (509 a.n.e.) fue una república romana latina, y en 27 (a.n.e.) se convirtió en un imperio.

Al período de mayor esplendor se le conoce como Paz romana, debido al relativo estado de armonía que prevaleció en las regiones que estaban bajo el dominio romano. César Augusto cerró las puertas del Templo de Jano, que permanecían abiertas en periodos de guerra, cuando creyó haber vencido a cántabros y astures en el año 24 a.n.e. Se suele aceptar como fecha de inicio de la paz romana el 29 (a.n.e.), cuando Augusto declara el fin de las guerras civiles, y su duración hasta la muerte de Marco Aurelio (año 180).

Con el emperador Diocleciano se reorganizó el Imperio, pero tras Constantino I el Grande no volvió a estar unificado puesto que Teodosio I el Grande lo dividió entre sus dos hijos, Arcadio y Flavio Honorio, adjudicándoles a uno el Imperio bizantino —con sede en Constantinopla— y al otro el Imperio romano de Occidente. Las invasiones bárbaras pondrán fin al Imperio Occidental en 476, dando paso a la Edad Media.

Edad Media (s. V al XIII)

Los ostrogodos eran un grupo de godos que habían sido sojuzgados por los hunos, pero tras su liberación de éstos Teodorico el Grande con la bendición del emperador de Oriente, condujo a su pueblo a Italia en 488. En la península gobernaba el hérulo Odoacro tras deponer al último emperador romano en 476, pero luego de una campaña en el norte de la península, Teodorico tomó la capital, Rávena, matando a Odoacro en 493. En 526 la muerte de Teodorico acabó con la paz, heredando Italia su nieto, Atalarico, que murió sin hijos lo que produjo una crisis que llevó al reino a la desaparición.

Bajo Justiniano I, el Imperio bizantino inició una serie de campañas con el objetivo de reconstruir la unidad mediterránea. La debilidad del reino ostrogodo, y los deseos bizantinos de recobrar la ciudad de Roma convirtieron a Italia en un objetivo. En 535 el general Belisario invadió Sicilia y marchó a través de la península, tomando Nápoles y llegando a Roma en 536. Prosiguió hacia el norte y tomó Mediolanum (Milán) y Rávena en 540, y para el 561 había pacificado la zona.

Entre los diferentes pueblos germánicos que habían abandonado su antigua morada para vivir en mejores tierras, se contaban los lombardos, a los que Justiniano I había dejado asentarse en Panonia, a condición de que defendieran la frontera. La presión de los lombardos sobre el Papa hizo que el rey del pueblo franco, Pipino el Breve, realizara entre 756 y 758 repetidas campañas en el norte de Italia. La situación se recrudeció a la muerte de Pipino, pero la reunificación de los francos bajo Carlomagno llevó a una nueva intervención en Italia en el 774. Tras una breve batalla, Carlomagno se hizo con el reino de Lombardía, que, manteniendo su autonomía, se integró en el Imperio carolingio. Entre los siglos X y XIII, ciertas repúblicas marítimas gozaron de una prosperidad económica, gracias a su actividad comercial, en un marco de amplia autonomía política. Generalmente, la definición se refiere en especial a cuatro ciudades: Amalfi, Pisa, Génova y Venecia. También otras ciudades del área gozaban de independencia (gobierno autónomo con forma de república oligárquica, moneda, ejército, etc.), habían participado en las Cruzadas, contaban con una flota naval, tenían fundagos, "cónsules de las nationes", que vigilaban los intereses comerciales de sus respectivas ciudades en los puertos mediterráneos, y pueden ser incluidas de pleno derecho entre las repúblicas marítimas. Entre éstas, cabría destacar Gaeta, Ancona, Trani y Noli.

Renacimiento, dominio extranjero y la unificación (s. XIV al XIX)

Catedral de Santa Maria del Fiore

La pandemia de la peste negra mató en el país a una tercera parte de la población en 1348.17 Entre los siglos XIV y XVI, Italia no era una unidad política ya que estaba fragmentada en múltiples estados. En el norte existían ciudades estado como la República de Venecia, la República de Florencia, el Ducado de Milán o la República de Génova. En torno a la ciudad de Roma estaban los Estados Pontificios, y al sur estaba el Reino de Nápoles, posteriormente integrante de la Corona de Aragón, y por tanto de la Monarquía Española. Durante esta época surgió el Renacimiento italiano, período de grandes logros y cambios culturales en Italia que se extendió desde finales del Siglo XIV hasta alrededor de 1600, constituyendo la transición entre la Edad Media y la Europa moderna. Entre sus logros culturales destacan obras literarias de escritores como Petrarca, Baltasar de Castiglione y Nicolás Maquiavelo, obras de arte de Miguel Ángel y Leonardo da Vinci, y obras arquitectónicas, como la iglesia de Santa María del Fiore en Florencia y la Basílica de San Pedro en Roma.

Basílica de San Marcoso

Dada su fragmentación, fue escenario de los intereses de las potencias europeas durante los Siglos XVI, XVII y XVIII, que llevaron a conflictos tales como las Guerras italianas, la Guerra de Sucesión Española, el conflicto hispano-austriaco por las posesiones napolitanas, así como de las guerras revolucionarias francesas y napoleónicas, siendo el emperador Napoleón I coronado primer rey de Italia el 23 de mayo de 1805, en la catedral de Milán. Aún hubo conflictos durante la primera mitad del Siglo XIX, cuando apareció el sentimiento nacionalista italiano que desembocará en la Unificación de Italia, materializada el 17 de marzo de 1861, cuando los estados de la península Itálica y las dos Sicilias se unieron formando el Reino de Italia, el cual sería organizado por el monarca Víctor Manuel II, de la casa de Saboya, hasta entonces gobernante en Piamonte y rey de Cerdeña. El artífice de la unificación italiana, sin embargo, fue Camillo Benso, conde de Cavour, el ministro en jefe del rey.

De la unificación a la actualidad

Roma, por su parte, se mantuvo separada del resto de Italia bajo el mando del Papa y no fue parte del reino hasta el 20 de septiembre de 1870, fecha final de la unificación. Luego se realizó un plebiscito en el cual se eligió a Roma como la capital de dicho Reino. Fuera de sus límites sólo quedaba el pequeño Estado de la República de San Marino. Se originó un conflicto con la Santa Sede, llamado la cuestión romana, por la independencia del Papa de la política italiana, que solo se resolvió en 1929 con los Pactos de Letrán. Por estos acuerdos, Italia cedía una exigua parte de su territorio (la Ciudad Leonina en Roma y poco más) que dejaba a la soberanía del Papa. La dictadura fascista de Benito Mussolini acaecida en 1922 llevó al país a una alianza con la Alemania nazi y el Imperio del Japón, lo que la condujo a la derrota tras la Segunda Guerra Mundial. Durante el transcurso de esta guerra y en los años posteriores, miles de italianos emigraron fuera del país teniendo como destino principalmente Argentina, Chile, Bélgica, Estados Unidos, Francia y Alemania.

En los últimos coletazos de la II Guerra Mundial (1943 – 1945), Italia se encontraba dividida en tres países distintos: a) el sur lo controlaban los aliados, siendo rey Víctor Manuel III, que había destituido a Mussolini pero sin declarar la guerra a Alemania; b) un centro dominado por un frente bélico muy destructivo, con batallas tan duras como la de Montecasino, pero respetando Roma; y c) el norte dirigido por los nazis y Mussolini, bajo el nombre de República Social Fascista de Saló.

Existía al mismo tiempo un Comité de Liberación Nacional (CLN), compuesto por una asociación de partidos y movimientos sociales opositores al régimen fascista de Mussolini, siendo mayoritario tanto por su arraigo social como por su combatividad ideológica al fascismo el Partido Comunista Italiano.

El rey Víctor Manuel III trató de lavar la imagen de la monarquía tras su apoyo al régimen fascista de Mussolini, por lo que prometió que tras el final de la guerra el pueblo italiano podría escoger su forma de gobierno por medio de un referéndum. Se celebró en 1946, mostrando la gran división italiana: república en el norte y monarquía en el sur. Finalmente, el voto popular optó por la abolición de la monarquía, el establecimiento de una república y la redacción de una Constitución.

En la posguerra, los principales partidos políticos en Italia eran tres: el Partido Comunista Italiano (PCI), el Partido Socialista Italiano (PSI) y Democracia Cristiana (DC). Los primeros años hubo un gobierno de coalición con representantes de todos los partidos, encabezados por los ganadores de las elecciones, los demócratas cristianos.

  • En 1947 se redactó una nueva Constitución de carácter liberal conservador, especialmente en lo referente a la religión, pues respeta los Acuerdos de Letrán firmados por Mussolini (1929) para que El Vaticano reconociera la unificación italiana.
  • Puso en marcha un programa de reconciliación nacional, puesto que los requerimientos de la izquierda, mayoritaria en el país, para acabar con el legado de Mussolini podrían llevar a una guerra civil.

Pero en 1947-1948 la situación dio un vuelco: dado que el PCI y el PSI habían obtenido más votos de forma conjunta que Democracia Cristiana, decidieron unirse para formar el Frente Democrático Popular (FDP) en las elecciones de 1948. Con el inicio de la Guerra Fría y la Doctrina Truman, EEUU se alarmó ante la posibilidad de que el PCI llegara al gobierno e Italia se acercara al bloque comunista, por lo que realizó numerosas acciones propagandísticas y ayudas económicas para evitar el triunfo del comunismo en Italia.

Gobierno

Desde el 2 de junio de 1946, cuando la monarquía fue abolida por referendo popular, Italia se ha declarado como una república democrática. La constitución vigente fue aprobada el 1 de enero de 1948. Se prohíbe el restablecimiento del partido fascista, y ya no se reconocen los títulos nobiliarios, aunque pueden ser usados como parte del nombre los adquiridos antes del 28 de octubre de 1922.

Geografía

Extensión territorial

De noroeste a sureste del país hay alrededor de 1145 kilómetros de largo; con la península de norte a sur, Italia tiene una longitud de 1360 kilómetros. El ancho mayor de oeste a este es de unos 610 kilómetros en la zona continental y 240 kms. en la península.

Relieve

Parque Nacional de los Abruzos.

Más de la mitad del territorio italiano se encuentra formando una península que se eleva al sureste del Mar Mediterráneo. Al norte se destaca la Cordillera de Los Alpes donde se encuentran el Monte Cervino (4478 m) y Monte Rosa (4683 m). El pico más alto de Italia es Monte Bianco, en la frontera entre Italia y Francia, con unos 4807 metros de altura. Entre Los Alpes y Los Apeninos se encuentra el valle de Lombardía, bañado por el río Po. La costa de Italia que se encuentra en el Mar Adriático es baja y con mucha arena. La costa oeste se caracteriza por tener una cantidad bahías y golfos. En Sicilia se encuentra Volcán Etna.

Parque Nacional del Stelvio.

Clima

El clima en Italia es variado, desde un clima frío en las elevaciones de Los Apeninos y Los Alpes, hasta semitropical en la costa de Liguria. El promedio de temperatura anual gana rangos de 11°C a 19°C; alrededor de 13°C en el valle del Po, 18°C en Sicilia y 14,5°C en las costas bajas. Las condiciones climáticas en la península se caracteriza por variaciones regionales, resultado de las diferencias entre los sistemas montañosos y la influencia de los vientos de los mares. En las regiones bajas los inviernos son suaves y las temperaturas se modifican por las brisas del Mediterráneo. Sin embargo, en las zonas altas las temperaturas son más frías, aún en las mismas latitudes. En contraste con las condiciones semitropicales, cerca del Golfo de Génova el clima es continental, con veranos cálidos y severos inviernos y con muchas precipitaciones.

Flora y Fauna

La flora en las regiones central y bajas es típicamente Mediterránea. Las características de la vegetación es la existencia de olivos, algunas palmas y cítricos. Otras variedades comunes, especialmente en el sur, son la Higuera, dátiles, granada, caña de azúcar, almendros y algodón. La vegetación cerca de Los Apeninos se asemeja a la de Europa Central. En Italia existen pocas variedades de animales, comparado con otras regiones de Europa; en pequeñas cantidad pueden encontrarse marmotas, cabras montesas. El oso, antes en grandes cantidades, se encuentra actualmente casi en extinción, pero los lobos y los jabalíes pueden encontrarse aun en cantidades considerables en las regiones montañosas. Otro animal común es el zorro. Existen también variedades de aves depredadoras, águilas, buitres, gallinazos y falcones, así como diversas especies de reptiles.

Hidrografía

Italia no cuenta con grandes cuencas hidrográficas, debido a la disposición de su relieve. La mayor es la del Po en el norte, ya que recorre la mayor llanura del país. Los ríos italianos son de tipo mediterráneo, tienen un estiaje en agosto muy pronunciado. Muchos de ellos llegan a secarse. En general son de alimentación pluvionival, salvo los ríos que tienen su cabecera en Los Alpes, que son de alimentación nivopluvial.

Principales ciudades

La capital es Roma, que es además la mayor ciudad. Otras ciudades importantes son Milán, Nápoles, Turín, Palermo, Génova, Bologna, Florencia, Bari, Catania y Venecia.

Economía

La economía del país está altamente industrializada, ha sido el gran impulsor de su desarrollo y la base de su solidez, también tienen grandes ingresos con la actividad turística.

Moneda

La unidad de moneda italiana actual es el Euro.

Recursos Naturales

Italia posee pocos recursos naturales, el suelo y las condiciones climáticas son adversas para un buen desarrollo de la agricultura. Tiene muy pocos recursos minerales aunque hay algunos yacimientos de gas natural, petróleo, lignito, sulfuro y pirita; otros depósitos incluyen zinc, mercurio, manganeso y bauxita. Muchos de estos se encuentran en las islas de Sicilia y Sardinia. Sin embargo, Italia es rica en varios tipos de piedra para la construcción, posee mármoles de gran calidad y peces de alto valor comercial en las aguas territoriales.

Desarrollo social

Idioma

El idioma oficial y hablado por la gran mayoría es el Italiano, de la familia de lenguas romances indoeuropeas. También hay zonas donde se habla el Alemán, Francés, Catalán, Croata y Griego entre otros.

Religión

La religión dominante es la religión Católica Romana, practicada por un 84% de la población. Se profesan también otras religiones en menor cuantía, como Protestante, Musulmana y Judía.

Población

La población italiana está formada en su gran mayoría por descendientes de los pobladores autóctonos del lugar.

Educación

Italia tiene una vieja tradición educativa, cultivada desde la época del Imperio. El sistema educacional actual fue implantado desde 1859, con una ley que garantiza la posibilidad de instrucción completa, desde la enseñanza primaria y elemental, hasta la universitaria, esta ley fue desarrollada y se le han introducido mejoras en el Siglo XX.

Cultura

Desde la antigüedad hasta los tiempos modernos, Italia se ha destacado siempre por sus valores culturales. Ha contribuido al desarrollo cultural de la humanidad en la escultura, arquitectura, pintura, literatura y en la música, particularmente la ópera. Aunque los italianos aún siguen considerándose descendientes directos de la antigua Arquitectura romana, la Escultura romana, la Pintura romana hay algunas influencias, de manera regional de otras naciones como árabes, griegos y de otras regiones; estas diferencias se observan particularmente en la persistencia de dialectos locales, celebraciones, canciones y tradiciones regionales.

Salud

Desde 1980 se estableció un servicio de salud nacional que garantiza la atención médica a todos los ciudadanos italianos. La esperanza de vida se estima en unos 80 años para las mujeres y 74 para los hombres. La mortalidad infantil es de 7 por cada 1000 nacidos vivos.

Gastronomía

La gastronomía italiana es muy famosa por sus pastas, pizzas y risotto, sus cocinas reflejan la variedad cultural de sus regiones así como la diversidad de su historia, es una cocina donde existen los abundantes aromas y los sabores del mediterráneo. La cocina italiana está incluida dentro de las denominadas gastronomías mediterráneas y es imitada, así como practicada en todo el mundo.

Fiestas

Fiestas Fecha Nombre en castellano Nombre local
25 de abril Aniversario de la Liberación Liberazione
2 de junio Fiesta de la República Festa della Repubblica
15 de agosto Asunción de María Assunta (Ferragosto)
8 de diciembre Inmaculada Concepción Immacolata Concezione
25 de diciembre Navidad Natale
26 de diciembre Día de San Esteban Santo Stefano

Enlaces externos

Fuentes