Saltar a: navegación, buscar

Cálculos urinarios felinos

Cálculos urinarios felinos
Información sobre la plantilla
Gato2.jpeg
Concepto:La nefrolitiasis es la presencia de cálculos renales o urinarios.

Cálculos urinarios en los gatos machos y de mediana edad son más propensos a tener estos cálculos, aunque pueden afectar a gatos de cualquier edad y de ambos sexos. Si tu gato se esfuerza para orinar, hay sangre en su orina o tiene vómitos, debes llevarlo al veterinario. Los cálculos renales son bastante fáciles de curar cuando se tratan inmediatamente.

Cálculos renales en el gato

El síntoma es fácil de distinguir. Tu gato va a la caja de arena varias veces al día, intenta orinar pero sin éxito. Es momento de llevarlo al veterinario. Aunque no sepas de qué padece, sabes que no es una situación normal. El gato puede estar padeciendo de una infección del tracto urinario bajo, como también puede estar sufriendo de nefrolitiasis, comúnmente conocido como cálculos renales o piedras en los riñones. Como los síntomas tienden a confundir, necesitas de un diagnóstico profesional para saber el tratamiento a seguir. Los cálculos renales son depósitos localizados en la vejiga causados por altas concentraciones de minerales en la orina. Existen distintas clases de cálculos pero los más comunes en el mundo felino son:

  • Cálcicos: Resultado del ácido en la orina.
  • Struvita: Creados por altas concentraciones de magnesio en la orina.

El veterinario tiene que distinguir la clase específica de cálculo para entonces proceder con el tratamiento indicado. Cada clase de cálculo renal tiene un tratamiento diferente. Pero todos tienen algo en común: bloquean el sistema urinario y de no ser tratado facilita el desarrollo de un fallo renal, una de las causas principales de muerte en la población gatuna. NO pierdas tiempo, llévalo a su doctor de inmediato. Síntomas

  • El gato va con frecuencia a la caja de arena pero no puede orinar
  • Incomodidad
  • Vómitos
  • Gato sufre de infecciones frecuentes del tracto urinario

Causas

  • Falta de AGUA: El gato no consume la cantidad de agua necesaria para mantener su tracto urinario en óptimas condiciones. La deshidratación en el gato es letal.
  • Dieta: El gato, como muchos animales, no es amante de tomar agua de un plato prefiriendo satisfacer su necesidad de líquidos de la presa que consume. Pero hoy día el gato no caza para vivir así que te toca a ti como dueño proveerle con la alimentación adecuada para mantenerlo hidratado. Aquí la comida enlatada tiene su mayor punto a favor. Al tener un gran porcentaje de agua en su mezcla ayuda a la hidratación del gato.
  • Comida seca: La comida seca tiene muchas ventajas, pero la realidad es que sus ingredientes son altos en carbohidratos y no contiene agua. Si prefieres la comida seca para tu minino, TIENES que proveerle agua fresca para que no se deshidrate.

Tratamiento: Depende de la clase de cálculo. El veterinario te indicará el adecuado.

  • Algunos se disuelven con medicamentos y dieta: El gato puede ser tratado en casa. El proceso puede durar semanas y hasta meses en lo que el cuerpo elimina los cálculos. Para saber si el gato ya está libre de ellos se le diagnostican rayos X cada cierto tiempo.
  • En otras ocasiones el gato tiene que ser sometido a cirugía: Este tratamiento es más invasivo pero logra mejores resultados.

Prevención:

  • Un cambio de dieta es indicado para evitar que vuelvan a formarse los cálculos.
  • Mucha, mucha agua fresca y limpia disponible siempre
  • El minino necesitará visitar al veterinario con más frecuencia para evitar que la condición regrese.

Cálculo de oxalato cálcico en gatos

Los gatos con cálculos urinarios suelen mostrar los signos típicos de cistitis idiopática: dificultad para orinar, sangre en la orina, micción/marcaje en lugares inadecuados y lamiendo a los genitales. En el protocolo diagnóstico de los gatos con estos signos clínicos se incluye la realización de radiografías del abdomen para detectar la presencia de cálculos en las vías urinarias. En otras ocasiones, los gatos no muestran ninguna sintomatología y los cálculos se descubren cuando hay una infección urinaria que no se resuelve al tratar con antibióticos. Otras veces el cálculo se descubre de forma accidental cuando se realizan radiografías de abdomen por otra causa. Es imposible saber el tipo de cálculo presente en las vías urinarias mediante la toma de radiografías, para identificar qué tipo de cálculo está causando el problema deberemos: Eliminar los cálculos mediante cirugía y enviarlos a analizar. En ocasiones los gatos (sobre todo las hembras) pueden evacuar los cálculos durante la micción; si esto ocurre, se puede recoger uno de los cálculos y enviarlo a analizar. Tomar un cálculo mediante cistoscopia (una pequeña cámara que se introduce en la vejiga) y enviarlo a analizar (esto solo suele ser posible en gatos hembras) Realizar un análisis de orina para encontrar pistas acerca del tipo de cálculo que tiene el gato (normalmente se presta atención al pH de la orina, cristales, presencia de infección, etc.) Al contrario que los cálculos de estruvita, los cálculos de oxalato no se pueden disolver con dietas específicas; en estos casos, la cirugía es el único método de librar al gato de los cálculos que no puedan ser eliminados durante la micción.

¿Por qué desarrollan los gatos cálculos de oxalato cálcico?

Hace unos 25 años los gatos casi nunca desarrollaban cálculos de oxalato. Cada vez que se presentaba a la clínica un gato con cálculos urinarios, se podía asumir que eran de estruvita (compuestos por fosfato amónico magnésico). En aquellos tiempos, el número de gatos con problemas del tracto urinario era muy alto y en la mayoría, el problema era debido a la presencia de cristales de estruvita. A consecuencia de esto, existió una respuesta por parte de las companías fabricantes de comida de gatos, éstas comenzaron a acidificar las dietas para gatos para prevenir la formación de cristales de estruvita. En cierto modo, hemos de decir que esta iniciativa diό resultado, ya que el número de gatos con signos urinarios se redujo, el número de gatos machos con obstrucciones urinarias causadas por estruvita disminuyó notablemente. La cruz de esta iniciativa es que con la acidificación de las dietas, los gatos comenzaron a desarrollar cálculos de oxalato. La acidificación de las dietas que da lugar a la formación de una orina más ácida y un aumento de la concentración de calcio en la orina; ambos factores juegan un papel importante en la formación de cálculos de oxalato cálcico. En la actualidad, la mayoría de cálculos urinarios que se detectan en los gatos son cálculos de oxalato cálcico.

Cálculos renales en el gato

El síntoma es fácil de distinguir. Tu gato va a la caja de arena varias veces al día, intenta orinar pero sin éxito. Es momento de llevarlo al veterinario. Aunque no sepas de qué padece, sabes que no es una situación normal. El gato puede estar padeciendo de una infección del tracto urinario bajo, como también puede estar sufriendo de nefrolitiasis, comúnmente conocido como cálculos renales o piedras en los riñones. Como los síntomas tienden a confundir, necesitas de un diagnóstico profesional para saber el tratamiento a seguir. Los cálculos renales son depósitos localizados en la vejiga causados por altas concentraciones de minerales en la orina. Existen distintas clases de cálculos pero los más comunes en el mundo felino son:

  • Cálcicos: Resultado del ácido en la orina.
  • Struvita: Creados por altas concentraciones de magnesio en la orina.

El veterinario tiene que distinguir la clase específica de cálculo para entonces proceder con el tratamiento indicado. Cada clase de cálculo renal tiene un tratamiento diferente. Pero todos tienen algo en común: bloquean el sistema urinario y de no ser tratado facilita el desarrollo de un fallo renal, una de las causas principales de muerte en la población gatuna. NO pierdas tiempo, llévalo a su doctor de inmediato. Síntomas

  • El gato va con frecuencia a la caja de arena pero no puede orinar
  • Incomodidad
  • Vómitos
  • Gato sufre de infecciones frecuentes del tracto urinario

Causas

  • Falta de AGUA: El gato no consume la cantidad de agua necesaria para mantener su tracto urinario en óptimas condiciones. La deshidratación en el gato es letal.
  • Dieta: El gato, como muchos animales, no es amante de tomar agua de un plato prefiriendo satisfacer su necesidad de líquidos de la presa que consume. Pero hoy día el gato no caza para vivir así que te toca a ti como dueño proveerle con la alimentación adecuada para mantenerlo hidratado. Aquí la comida enlatada tiene su mayor punto a favor. Al tener un gran porcentaje de agua en su mezcla ayuda a la hidratación del gato.
  • Comida seca: La comida seca tiene muchas ventajas, pero la realidad es que sus ingredientes son altos en carbohidratos y no contiene agua. Si prefieres la comida seca para tu minino, TIENES que proveerle agua fresca para que no se deshidrate.

Tratamiento: Depende de la clase de cálculo. El veterinario te indicará el adecuado.

  • Algunos se disuelven con medicamentos y dieta: El gato puede ser tratado en casa. El proceso puede durar semanas y hasta meses en lo que el cuerpo elimina los cálculos. Para saber si el gato ya está libre de ellos se le diagnostican rayos X cada cierto tiempo.
  • En otras ocasiones el gato tiene que ser sometido a cirugía: Este tratamiento es más invasivo pero logra mejores resultados.

Prevención:

  • Un cambio de dieta es indicado para evitar que vuelvan a formarse los cálculos.
  • Mucha, mucha agua fresca y limpia disponible siempre
  • El minino necesitará visitar al veterinario con más frecuencia para evitar que la condición regrese.

Cálculo de oxalato cálcico en gatos

Los gatos con cálculos urinarios suelen mostrar los signos típicos de cistitis idiopática: dificultad para orinar, sangre en la orina, micción/marcaje en lugares inadecuados y lamiendo a los genitales. En el protocolo diagnóstico de los gatos con estos signos clínicos se incluye la realización de radiografías del abdomen para detectar la presencia de cálculos en las vías urinarias. En otras ocasiones, los gatos no muestran ninguna sintomatología y los cálculos se descubren cuando hay una infección urinaria que no se resuelve al tratar con antibióticos. Otras veces el cálculo se descubre de forma accidental cuando se realizan radiografías de abdomen por otra causa. Es imposible saber el tipo de cálculo presente en las vías urinarias mediante la toma de radiografías, para identificar qué tipo de cálculo está causando el problema deberemos: Eliminar los cálculos mediante cirugía y enviarlos a analizar. En ocasiones los gatos (sobre todo las hembras) pueden evacuar los cálculos durante la micción; si esto ocurre, se puede recoger uno de los cálculos y enviarlo a analizar. Tomar un cálculo mediante cistoscopia (una pequeña cámara que se introduce en la vejiga) y enviarlo a analizar (esto solo suele ser posible en gatos hembras) Realizar un análisis de orina para encontrar pistas acerca del tipo de cálculo que tiene el gato (normalmente se presta atención al pH de la orina, cristales, presencia de infección, etc.) Al contrario que los cálculos de estruvita, los cálculos de oxalato no se pueden disolver con dietas específicas; en estos casos, la cirugía es el único método de librar al gato de los cálculos que no puedan ser eliminados durante la micción.

¿Por qué desarrollan los gatos cálculos de oxalato cálcico?

Hace unos 25 años los gatos casi nunca desarrollaban cálculos de oxalato. Cada vez que se presentaba a la clínica un gato con cálculos urinarios, se podía asumir que eran de estruvita (compuestos por fosfato amónico magnésico). En aquellos tiempos, el número de gatos con problemas del tracto urinario era muy alto y en la mayoría, el problema era debido a la presencia de cristales de estruvita. A consecuencia de esto, existió una respuesta por parte de las companías fabricantes de comida de gatos, éstas comenzaron a acidificar las dietas para gatos para prevenir la formación de cristales de estruvita. En cierto modo, hemos de decir que esta iniciativa diό resultado, ya que el número de gatos con signos urinarios se redujo, el número de gatos machos con obstrucciones urinarias causadas por estruvita disminuyó notablemente. La cruz de esta iniciativa es que con la acidificación de las dietas, los gatos comenzaron a desarrollar cálculos de oxalato. La acidificación de las dietas que da lugar a la formación de una orina más ácida y un aumento de la concentración de calcio en la orina; ambos factores juegan un papel importante en la formación de cálculos de oxalato cálcico. En la actualidad, la mayoría de cálculos urinarios que se detectan en los gatos son cálculos de oxalato cálcico.

Fuentes

[[1]] [[2]]