Saltar a: navegación, buscar

Lobo ibérico

(Redirigido desde «Canis lupus signatus»)
Lobo ibérico
Información sobre la plantilla
Loboiberico.jpg
El Lobo ibérico posee un enorme atractivo para quienes amamos la naturaleza, pues representa el espíritu de lo más agreste, puro y salvaje del mundo animal..
Clasificación Científica
Nombre científicoCanis lupus signatus (Cabrera, 1907)
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Carnívora
Familia:Canidae
Hábitat:Península Ibérica

Lobo ibérico. Especie que posee un enorme atractivo para quienes aman la naturaleza, pues representa el espíritu de lo más agreste, puro y salvaje del mundo animal. No en vano, la extensión y el desarrollo de las civilizaciones humanas han supuesto la desaparición del lobo de los países y regiones más modernas como Europa Occidental o Estados Unidos. En el siglo XXI, donde la expresión “desarrollo sostenible” está en boca de todos, el lobo y su conservación son un magnífico test para evaluar el compromiso de la sociedad del tercer milenio con la naturaleza.

Características

Animal de gran porte, con robustas extremidades, las anteriores pentadáctilas y las posteriores con 4 dedos. La subespecie ibérica con una larga mancha negra en la parte anterior de las patas. En invierno con un tupido pelaje de variable tonalidad: más oscuro en la zona dorsal y amarillento en la abdominal, en la faz manchas oscuras en la parte superior y hocico. En verano aspecto escuálido con cráneo masivo debido a la pérdida de gran parte del pelaje para combatir el cambio de temperatura.

Especie digitígrada, es decir que camina con las puntas de los dedos. Con una larga cola que utiliza habitualmente para mostrar su posición en el grupo. Largos y afilados caninos y en general estructura dental apropiada para el corte y trituración de carne. Excepcional olfato y oído, así como magnifica vista. Dotado de una resistencia fuera de lo común, generalmente persigue a sus presas hasta el agotamiento.

Comportamiento

Es un animal carnívoro que se alimenta principalmente de grandes herbívoros y otros mamíferos de menos tamaño. Según un estudio de Félix Rodríguez de la Fuente, su dieta estaría compuesta de grandes mamíferos (como corzos, muflones, ciervos...) en un 35%, ovejas en un 24%, conejos en un 14%, ratones de campo en un 9%, carroña en un 7%, reptiles y aves en un 5%, insectos y vegetales en un 4%, y otros carnívoros (como zorros o perros) en un 2%.

Normalmente van en grupos de no más de siete individuos, en los que se encuentran la hembra y el macho alfa, que son los únicos que se reproducen en la manada y los primeros en comer, son pues los dominantes.

A la hora de cazar, siempre van a por las presas más débiles que serán las más fáciles de alcanzar. Además si van a cazar a un animal de un rebaño cooperan para ahorrar energía, poniendo en práctica la técnica del acecho. Para animales de menor porte como conejos, uno o varios lobos actúan a manera de batidores, mientras los demás se mantienen a la expectativa, por lo regular cerca de la entrada de la conejera, lugar al que la presa acosada acudirá buscando refugio. Para cazar presas grandes suelen hacer primero heridas en la zona ventral, y para presas de mediano o pequeño tamaño suelen centrarse en el cuello.

Reproducción

Forma colonias para nidificar y pone un solo huevo -de color blanco rosado- dependiendo la época de la estación de lluvias de cada zona. Si el nido es atacado por depredadores, entonces pondrán otro huevo. Los nidos, consistentes en un montículo de barro con un hueco en medio, son a menudo reutilizados y puestos unos cerca de otros. Suelen tener alrededor de 31 cm. de altura.

Los flamencos tienden a ser monógamos por largas temporadas. En el cortejo los machos exhiben su brillante y colorido plumaje ante las hembras en un esfuerzo por llamar su atención.

La incubación dura de 27 a 31 días, y los polluelos empiezan a volar entre las 9 y 13 semanas, siendo independientes a los 6 o 10 meses. La maduración sexual se da entre los 3 y 6 años. Ambos padres incuban los huevos y cuidan a los jóvenes. Las crías además son atendidas por la comunidad en guarderías que van vigilando cada vez unos adultos. Los padres después buscan a sus crías para alimentarlas; el reconocimiento de las crías no les supone ningún problema. Tienen dificultad para criar en cautividad.

Se encuentra en Bolivia principalmente en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa; y en general en los Andes sur de Perú, norte de Chile y Argentina. Está en gran medida limitado a zonas de alta montaña alcalinas y a lagunas salinas, a altitudes entre 2300 y 4500 metros.

Se encuentra en Bolivia principalmente en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa; y en general en los Andes sur de Perú, norte de Chile y Argentina. Está en gran medida limitado a zonas de alta montaña alcalinas y a lagunas salinas, a altitudes entre 2300 y 4500 metros.

Hábitat

Hasta el siglo XIX el lobo ibérico se distribuía por casi toda la Península Ibérica.

Alimentación

El lobo es un carnívoro depredador. La mayor parte de su dieta está compuesta por presas cazadas, aunque ocasionalmente puede competir con aves carroñeras por los restos de animales que han muerto de forma natural o por accidente, así como por restos provenientes de vertederos cercanos a núcleos de población humana. También es conocido el hábito, en determinadas estaciones, de consumir alimentos de origen vegetal, tales como frutos silvestres.

Sus presas naturales son grandes hervíboros y otros mamíferos de menor porte, como zorros, perros, conejos y liebres. También en ocasiones cazan jabalíes solitarios o atacan al ganado doméstico. Todo el sistema digestivo del lobo está adaptado para procesar materia animal: agarrarla, desgarrarla, digerirla y eliminarla. En el extremo delantero de este sistema es fácil apreciar las especializaciones de los dientes delanteros para una vida carnívora, como ya hemos descrito al hablar de su morfología.

El tamaño de las piezas que un lobo traga enteras es impresionante. El movimiento de su lengua probablemente ayuda sustancialmente al animal a tragar esos trozos. La saliva del lobo seguramente tiene poca carga enzimática (la de la saliva del perro es nula), por lo que quizás sirva más como lubricante extendido por la lengua que como digestivo. La lengua también les sirve para limpiar los huesos de sus presas y para lamer sangre caída sobre la nieve o el suelo.

Depredadores

No tienen depredadores y su única amenaza es la alimentación y el hombre.

Fuentes