Saltar a: navegación, buscar

Caracol

Caracoles
Información sobre la plantilla
H nemoralis.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Mollusca
Clase:Gastropoda
Orden:Pulmonata
Caracol. Cualquiera de las aproximadamente 74 000 especies de la clase Gastropoda del filum (phylum, filo) Mollusca o, alternativamente, cualquiera de las 12 especies de gastrópodos pulmonados terrestres utilizados en la alimentación humana.

La concha de los caracoles es de una sola pieza y generalmente turbinada, aunque también es planoespiral o en forma de lapa, o bien no existe (como en las babosas terrestres y nudibranquios marinos). En su desarrollo, los gastrógastrópodos han sufrido torsión (la masa visceral y el manto-concha que los cubre se han retorcido en 180° en relación a la cabeza y pie) de tal manera que la cavidad del manto se coloca anteriormente sobre la cabeza.

Características físicas

Los caracoles se mueven como los gusanos, alternando contracciones y elongaciones de su cuerpo, con una proverbial lentitud. Producen mucus para ayudarse en la locomoción reduciendo así la fricción. Esta mucosidad contribuye a su regulación térmica; también reduce el riesgo del caracol ante las heridas y las agresiones externas, notablemente las bacterianas y fúngicas, y los ayuda a mantenerse lejos de insectos potencialmente peligrosos como las hormigas. El mucus sirve además al caracol para desembarazarse de ciertas sustancias como los metales pesados y entra también en la composición de la cubierta. Cuando se retrae en su concha, secreta un tipo especial de mucosidad que se polimeriza, para cubrir la entrada de su caparazón con una estructura llamada opérculo. Es similar en algunas especies de babosas, algo parecido a una cáscara debajo de su piel superior para prevenirlas de desecarse por completo.

El opérculo de algunos caracoles tiene un olor agradable cuando se quema, por eso a veces se usa como un constituyente del incienso. Este opérculo suele ser fino en las especies terrestres y en otras como las marinas, muy mineralizado. Descontando los caracoles marinos, en invierno o en estaciones secas, muchas especies terrestres o de agua dulce hibernan en su concha sellándose con el opérculo, que les sirve de protección para la hibernación y que se destruye en la primavera o cuando el entorno se hace más húmedo. Algunas especies se reúnen e hibernan en grupos mientras que otras se entierran antes de la hibernación. El caracol de tierra más grande es el caracol gigante africano (Achatina fulica) que puede medir hasta 30 cm; Pomacea maculata familia Ampullariidae, el caracol de manzana gigante es el caracol más grande de agua dulce, con un tamaño que alcanza los 15 cm de diámetro y más de 600 g de peso. El más grande de todos los caracoles es el Syrinx aruanus, una especie marina que vive en Australia.

La concha del caracol es un ejemplo de la representación de Phi en la naturaleza. Las formas de las conchas de ciertos caracoles de mar Conus, Cymbiola están constituidas por la versión biológica de un autómata celular. Cuando el caracol crece, también lo hace su concha. Un caracol cerrará una sección de su concha y añadirá una nueva cámara al crecer, cada cámara será más grande que la anterior por un factor constante. Como resultado, la concha formará una espiral logarítmica. En algún momento, el caracol construye un reborde alrededor de la abertura de la concha, deja de crecer, y comienza a reproducirse.

La concha del caracol y las cubiertas de los huevos están formadas principalmente por carbonato de calcio como las conchas de otros moluscos. A causa de esto, requieren una buena cantidad de calcio en su dieta y ambiente acuoso para producir una concha fuerte. Una carencia de calcio, o una fluctuación en el nivel de pH en su entorno, probablemente hará que su concha sea fina, se raje, o tenga agujeros. Por lo general, un caracol puede reparar su daño en la concha con el tiempo, si sus condiciones de vida mejoran, pero algún deterioro lo bastante grave podría ser fatal para el caracol. Por eso los caracoles se desarrollan mejor en las zonas calizas. Donde el carbonato cálcico escasea, algunas especies faltan y otras, las más adaptables, tragan piedrecitas que contienen calcio, roen huesos, pintura caliza o plantas ricas en calcio.

Alimentación

Para la alimentación, todos los caracoles utilizan una lengua raspadora característica o rádula. Ésta es un listón quitinoso piovisto de dientes, movido por una "lengua" de soporte que se extiende hacia afuera con un movimiento de ida y vuelta. El aparato radular tiene una función doble: sirve para raspar el material alimenticio (mecánicamente como una versión invertida de los dientes incisivos superiores de un castor), y para transportar el alimento hacia el intestino como una banda sinfín.

Caracol terrestre

Pertenecientes al grupo de los pulmonados, su musculosa cavidad paleal, se ha transformado en pulmón. La superficie interior está ricamente vascularizada y debido a que su base está unida al pie, permite la ventilación. Tienen una concha globulosa helicoidal y dos pares de tentáculos retráctiles, un par provisto de ojos y el otro táctil. La concha de la mayoría de los caracoles terrestres se arrolla casi siempre en sentido dextrógiro, es decir en el mismo sentido que las agujas del reloj, aunque en algunas especies su concha lo hace en sentido contrario, levógiro. Helix aspersa es una de las varias especies similares que se denominan caracol terrestre; entre las que destacan:

  • Helix aspersa. Caracol común de jardín o caracol terrestre común
  • Helix aspersa media. Variedad del caracol común de jardín (tamaño pequeño)
  • Helix aspersa maxima. Variedad del caracol común de jardín (tamaño grande)
  • Helix pomatia. Caracol romano, caracol de Borgoña o caracol de viña
  • Helix lucorum.
  • Cepaea nemoralis.
  • Achatina fulica. Caracol gigante africano; fue presentado como comestible en la II Guerra Mundial. En el momento actual se le considera una plaga para la agricultura y tiene algunos efectos dañinos para la salud de los humanos.
  • Iberus gualtieranus alonensis. Conocidos con el nombre común de vaquetas o serranas, son considerados un exquisito manjar en la Comunidad Valenciana y en las comarcas del Ebro Cataluña, alcanzando precios desorbitados en los mercados.
  • Otala punctata. Cabrilla; propio de Europa mediterránea; apreciado en gastronomía.

Caracol marino

Especie de caracoles marinos grandes, pertenecientes a géneros tales como Buccinum, Busycon, Colus y Neptúnea (todos del orden Neogastropoda). Sus conchas son ovadas o fusiformes; pero siempre constan de espirales que se alargan simétricamente y una abertura grande. Los caracoles de mar se hallan en todos los océanos, desde los mares polares hasta los templado-cálidos. Rara vez se encuentran arriba del nivel de marea baja, y son más abundantes en los sustratos más duros en la zona sublitoral somera, aunque algunas especies se extienden hacia abajo hasta profundidades de 3000 m (9900 ft). Los caracoles de mar son carnívoros y carroñeros, a diferencia de los caracoles mesogastrópodos de concha aún mayor. Su locomoción se observa como un deslizamiento suave sobre superficies rocosas y conchosas; se basa en ondulaciones secuenciales de contracción muscular que pasan a lo largo de la suela del pie, y es más rápida que la de los caracoles y lapas.

Hibernación

Los caracoles hibernan (normalmente desde octubre/abril hasta finales de abril/octubre). también pueden detener su actividad en verano en condiciones de sequía, lo que se le conoce como estivación. para mantenerse húmedos durante la hibernación, sellan la apertura de su concha con una capa seca de mucosidad llamada epifragma.

Reproducción

Conexión del aparato reproductor a la hora del aparejamiento (ilustración de férussac en 1820). helix aspersa copulando Los caracoles son hermafroditas, producen tanto espermatozoides como óvulos. deben acoplarse porque no pueden autofecundarse. están equipados de un pene y del órgano receptivo correspondiente. otros, como los caracoles manzana o ampullariidae, son hembra o macho.

Los caracoles de jardín, por parejas, se inseminan el uno al otro, para fertilizar internamente sus óvulos. generalmente, en la primavera y el otoño de las zonas templadas, mientras el tiempo permanece caliente y húmedo. la cópula se hace generalmente de noche y dura de promedio entre 4 y 7 horas. se lanzan el uno al otro una saeta espiral de carbonato cálcico, que desaparece en el interior del receptor, donde se disuelve y libera el esperma.

Después hacen un agujero, enterrando sus huevos algunos centímetros bajo la superficie de la capa fértil. pasados 12 días (hasta 1 mes según las condiciones climatológicas), estos huevos eclosionan y surgen las caracolitas. cada puesta consiste en hasta ~100 huevos. son capaces de poner huevos una vez cada mes.

Depredadores

Los caracoles tienen muchos depredadores naturales, incluyendo otras especies de caracoles, escarabajos, serpientes, sapo común, tortugas, orugas depredadoras y aves como gallináceas, faisánidas, acuáticas, anátidas, túrdidos, además de un Gavilán caracolero especializado en cazar caracoles de laguna (ampullariidae). se sabe de igual forma que durante su ciclo reproductivo en la etapa de huevecillos, estos son presa de varios depredadores como el caso de los ciempiés o escolopendras quilópodos. los humanos también aportan grandes peligros para los caracoles. además de la amenaza obvia de pisarlos, la contaminación del agua y la lluvia ácida destruyen sus caparazones y los envenenan, causando la extinción de muchas de estas especies. además, los caracoles son usados en la alimentación humana en todo el mundo.

Esperanza de vida

La vida de los caracoles varía de una especie a otra. en su hábitat natural, los caracoles achatinidae viven alrededor de entre 5 a 7 años y los caracoles del género helix aproximadamente de 2 a 3. los caracoles manzana acuáticos viven sólo 1 año aproximadamente. la mayor parte de las muertes son debidas a depredadores o parásitos. en ocasiones, los caracoles han vivido más allá de su vida normal, hasta los 30 años o más.

Usos culinarios

La antigüedad del caracol en la dieta humana se remonta a la edad del bronce, al menos 1800 a. c., basándose en fósiles encontrados. pero parece ser que fueron los romanos los que explotaron sus propiedades alimenticias llegando incluso a crear lugares para criarlos denominados cochlearium. plinio el viejo dejó escrito que fulvius hirpinus instaló una granja para la cría de caracoles en tarquinia, sobre el año 50 a. c. los romanos consumían a los caracoles no solo como alimento sino que suponían que era un remedio eficaz para enfermedades del estómago y de las vías respiratorias como dejó constancia plinio el viejo, que recomendaba la ingesta de caracoles en número impar como remedio para la tos y males estomacales.

El caracol terrestre forma parte de la cocina mediterránea, especialmente la española y francesa, como uno de los manjares más exquisitos. también cabe destacar que al margen de estas cocinas el consumo del caracol se considera un uso culinario extraño, especialmente en la cocina estadounidense y se equipara a consumir una babosa, puesto que el caracol es precisamente eso, solo que posee una concha propia. suele cocinarse al hervor y servirse acompañado de diversas salsas, aderezadas con hierbabuena.

Enfermedades

Los caracoles, tanto terrestres como acuáticos, son portadores (vectores) de muchos parásitos, tanto unicelulares como pluricelulares (diversas especies de nematodos) que infectan a los animales que los ingieren. se les considera vectores de la gripe y la gripe aviar. hospedadores intermedios de fasciola gigantica, fasciola huski, fasciola hepática, trematodos frecuentes en el hígado de los rumiantes. y en diversas partes del mundo, como los trópicos, la esquistosomiasis o bilharziosis afecta a 200 millones de personas. frecuentemente utilizando estrategias inversas al aposematismo los gusanos parásitos delatan al caracol, para que sea devorado por un predador.

Véase también

Fuentes