Saltar a: navegación, buscar

Casiguaya

Casiguaya
Información sobre la plantilla
3Casiguaya.jpg
Mujer del luchador indígena Guamá.
NombreCasiguaya
NacimientoBandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteCondenada a la horca.
NacionalidadCubana
CónyugeGuamá

Casiguaya. Mujer del luchador indígena Guamá. La historia comienza con Casiguaya, que tras ver morir a su compañero siguió luchando para ser libre, audacia que pagó con su propia vida y la de su pequeña hija a quien prefirió ver muerta que esclava.

Antecedentes

Casiguaya (Flor Primera). Mujer del Cacique taíno cubano Guama, que lucho contra la colonización española entre 1522 y 1532 en pleno apogeo del dominio español.

Guamá fue asesinado por su hermano Olguama, mientras dormía. Guamá había raptado a la mujer de su hermano y ello fue la causa del asalto y posterior muerte ocasionada por un golpe contundente en la cabeza.

En el año 1521 cuando Casiguaya fue hecha prisionera, acusada de incitar a la rebelión muerto el esposo Guamá, fue condenada a ser ejecutada en la horca.

Muerte

La horca se configuró como un modo ignominioso y abyecto de morir. Por siglos estuvo reservada a los siervos y fue el método predilecto para ejecutar a los ladrones. La facilidad para aplicarse la muerte y su exhibicionismo condicionaron su proliferación hasta convertirlo en el método de mayor uso. Inglaterra fue la responsable de difundir este método de ejecución por toda Europa occidental. Llega a España, quien por las facilidades que brinda este nuevo método, la traslada a sus colonias.

Los conquistadores españoles no vacilaron en emplearla. Casiguaya, esposa de Guamá , fue ahorcada en Santiago de Cuba junto a cuatro indias más. Al salir de la cárcel hacia el lugar de ejecución un coro e indias gritaba manicato. La ejecución estaba señalada para las ocho de la mañana.

Llegada la hora fueron ahorcadas las cuatro indias y cuando le llegó el turno a Casiguaya esta pidió al padre Fray Pedro Trujillo, que oficiaba en el sacrificio, que si le permitían abrazar y besar a su hija renunciaría a sus dioses y aceptaría al dios de los cristianos.

Al recibir a su hija entre sus brazos colocó amabas manos sobre su cabeza y atrayéndola sobre su pecho puso sus manos alrededor de la garganta hasta estrangularla, se puso de pie con su hija sujeta por el cuello y lanza un grito de rabia, de guerra, de victoria, arrojando al suelo el cuerpo inerte de su hija y al padre Trillo el crucifijo al rostro, y precipitándose a la horca gritando “ malditos, ni la hija, ni la esposa de Guamá serán jamás esclavas” , y colocándose ella misma la cuerda se dejó caer, columpiándose en el espacio, ahorcada por ella misma.

Poema

-Inmortalizada por los versos del Indio Naborí ha quedado la imagen de aquella mujer:

Antes del crimen nefando, le admitieron que abrazara a su niña, que en la cara mostraba un Guama peleando. La madre la fue apretando Hasta matarla de amor, Y grito bella de horror “Ni Guamá, ni su mujer, ni su niña… podrán ser esclavos del invasor”

Lanzo la cruz con bravura de pantera estremecida y la cruz hizo una herida sobre la frente del cura Luego, heroicamente pura - matadme, dijo a la hispana Turba que mancho de grana La esmeralda de su Antilla ¡Y de tan brava semilla Viene la mujer cubana!

Fuentes