Saltar a: navegación, buscar

Catedral de Salamanca

Catedral de Salamanca
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Catedral)
Salamanca.jpg
Descripción
Tipo:Catedral
Estilo:Gótico tardío, barroco
Localización:Salamanca, Bandera de España España
Uso actual:Iglesia Católica Diócesis Salamanca
Datos de su construcción
Inicio:1513-1733

Catedral Nueva de Salamanca. La Catedral Nueva de la Asunción de la Virgen, de Salamanca se levanta en esta ciudad a instancias de los canónigos de la entonces catedral (Catedral Vieja), que estimaban como muy pequeña, oscura y baja.

Surgimiento

La catedral nueva se construyó entre 1513 y 1733 conservando la vieja. En un principio pensaron derruirla, aunque se impuso el criterio de mantenerla abierta al culto mientras se realizaba la construcción de la nueva. Al terminar las obras en el siglo XVIII, reconsideraron la idea de destruirla y por esa razón se conserva actualmente. No obstante, el muro derecho de la Catedral Nueva se apoya sobre el muro izquierdo de la vieja que quedó parcialmente reducido con la nueva construcción, por lo que hubo de ser reforzado hacia el interior del antiguo templo. La torre de la nueva catedral, que hubo de ser reforzada en el siglo XVIII tras el Terremoto de Lisboa, se había construido sobre la torre de las campanas de la antigua.

La idea de construir una catedral nueva surge en el siglo XV debido al aumento demográfico de la ciudad, especialmente por la fuerte atracción de la Universidad. Por tanto, la Catedral Vieja parecía en aquellos momentos «pequeña, oscura y baja. Para su realización se contó con el apoyo decisivo de Fernando el Católico, quien en 1509 dispuso que los arquitectos Alonso Rodríguez y Antón Egas, maestros de las catedrales de Sevilla y Toledo, respectivamente, viajasen hasta aquí para realizar las trazas del nuevo templo, que el cabildo quería levantar sobre el solar de la antigua catedral, tras demoler ésta. En 1512 importantes maestros como son: Antón Egas, Juan de Badajoz el Viejo, Alonso de Covarrubias, Juan Gil de Hontañón, Juan Tornero, Rodrigo de Saravia, Juan Campero y Juan Orozco, decidieron que al menos durante el tiempo que duraran las obras el viejo templo se conservaría, construyendo el nuevo justo a su lado.

La catedral, tras diversas discusiones, se proyectó paralela a la vieja, realizada con piedra franca de Villamayor y en estilo gótico. Tiene planta de salón, con tres naves y dos más de capillas hornacinas. En principio la cabecera había de terminar en girola y ábsides poligonales, pero finalmente se cambiaría el proyecto a una forma rectangular que reafirma la planta de salón. En septiembre de ese mismo año se nombraba maestro mayor de las obras a Juan Gil de Hontañón, y como aparejador a Juan Campero, y el 12 de mayo del año siguiente se colocaba la primera piedra de la nueva catedral, una de las últimas levantadas en estilo gótico, no solo en España sino en en toda Europa; en un tiempo en el que el Renacimiento se abría paso con fuerza en occidente, pues no en vano Bramante ya había comenzado su obra cumbre, la Basílica de San Pedro en Roma, siete años antes, en 1506.

Características

La catedral es, junto a la de Segovia, una de las dos últimas catedrales de estilo gótico que se construyen en España. La nueva catedral se construyó, continuando con el gótico tardío de sus orígenes, entre los siglos XVI y XVIII, aunque a finales del XVI se cambiara la cabecera con girola gótica por una plana y durante el XVIII se añadieran dos elementos que rompían de forma llamativa con el estilo predominante del templo: una cúpula barroca sobre el crucero y los cuerpos superiores de la torre campanario. Esta torre campanario mide 93 metros de altura. La planta y alzado del edificio mantienen una uniformidad gótica y la presencia exterior de arbotantes y contrafuertes, así como el alzado interior de las naves lo atestiguan.

Interior

El interior de la catedral es muy semejante al de la Catedral de Sevilla. Sin embargo, a pesar de que las naves laterales no están a la misma altura que la central, siguiendo el esquema «ad triangulum» típico del gótico, la iglesia da impresión de gran amplitud y luminosidad por la compensación en altura y la consecución del espacio interior. El triforio, típico de las construcciones desde el tardorrománico, se sustituye por dos tribunas corridas en todo el perímetro de la catedral y a dos alturas, lo que permite elevar aún más las naves laterales. Los pilares recogen el peso de las bóvedas donde cada uno de los nervios de las mismas descienden hasta el suelo por el pilar en una delgada columnilla que le ayuda a descargar el peso. Las bóvedas tienen todo tipo de combinaciones de nervios, combados y terceletes, que las hacen muy atractivas por su variedad y complejidad de obra.

Capillas

Capilla Mayor

La Capilla Mayor presenta planta rectangular, cubierta por bóveda estrellada con idéntico dibujo que el resto de las de la nave central pero con la peculiaridad de que está angrelada y policromada.

Altares laterales

Se proyectaron con un modelo único, correspondiendo el testero a la parte reservada para el altar o retablo, abriéndose en los demás muros arcosolios destinados originalmente a enterramientos. Están cubiertas con distintas bóvedas estrelladas. Las rejas que las cierran son de distintos estilos y calidades, dependiendo del momento de su construcción. También destacan los frontales de azulejos que decoran algunos altares.

Capilla de San Lorenzo

Fue fundada por Lorenzo Sánchez de Acebes y presenta un retablo con relieve del martirio del santo, atribuido a Antonio de Paz. Desde esta capilla se accede actualmente a la Catedral Vieja.


La Capilla Dorada o de Todos los Santos

Se mandó construir en el año 1515 por el arcediano de Alba de Tormes, Francisco Sánchez de Palenzuela. La arquitectura de la misma corresponde a Juan de Álava. Cuenta con varias arquerías que albergan diferentes sepulcros, entre ellos los del fundador de la capilla. Todos los muros están decorados con unas 110 estatuas donde destaca su color dorado, de ahí el nombre de la capilla.

Capilla del Presidente

Tiene ese nombre al haber sido dotada en 1577 por don Francisco Fernández de Liébana, Presidente de la Real Chancillería de Valladolid. En el retablo destacan una copia del Entierro de Cristo de Tiziano, cuyo original se encuentra en el Museo del Prado, y la Aparición de Cristo Resucitado a su Madre, pareciendo ambas ser obra de Fernández Navarrete, el Mudo. También se encuentran en la capilla la Virgen de Belén, atribuida a "La Roldana", y un busto de Ecce Homo obra de Pedro Hernández del s. XVII, procedente de la desaparecida iglesia de San Adrián.

Capilla de la Virgen de Morales o de San Bartolomé

Anteriormente era esta capilla la que comunicaba las dos Catedrales. En el ático del retablo se muestra una pintura de la Virgen con el Niño y San Juanito de Luis de Morales, al parecer procedente de la iglesia de San Felices de los Gallegos.Inicialmente el retablo estaba dedicado a San Juan Bautista, posteriormente se sustituyó su imagen por otra de San Bartolomé. Las imágenes de San Gregorio Ostiense y San Agustín son obra de Antonio de Paz.

Capilla de la Virgen del Desagravio

Conserva el primer retablo en el que se emplearon columnas salomónicas en España. Se ensambló en 1664 como acto de desagravio para albergar un lienzo de la Inmaculada que había sido ultrajado por opositores al Dogma de la Inmaculada Concepción de María.

Capilla de Jesús Nazareno

Muestra varias pinturas italianas. En el retablo destaca el lienzo de Cristo y la Verónica, obra de Carlo Maratta, y la pintura ovalada de la Magdalena penitente, de Romanelli. En los arcosolios del fondo hay dos cuadros napolitanos con la Matanza de los inocentes y la Expulsión de los mercaderes del Templo atribuidos a Micco Spadaro.

Capilla de San Nicolás de Bari

Presenta dos retablos: uno barroco dedicado a San Nicolás de Bari, coronado por una pintura de la Virgen con el Niño dormido, y otro neoclásico con una talla de la Inmaculada, atribuida a Alejandro Carnicero.


Capilla de San José

Presenta un retablo barroco de rocalla que recuerda el estilo portugués, con una buena imagen de San José con el Niño y pinturas de San Juan, la Magdalena y Santiago Matamoros.

Capilla de los Dolores o del Santísimo

Está situada bajo el arranque de una de las torres proyectadas para la cabecera, accediendo desde el deambulatorio a través de la Capilla de San José. El retablo, de estilo neoclásico y proyectado por Juan de Sagarvinaga, está coronado por una imagen del Dios Padre y angelotes que podrían ser de Carmona.

Capilla del Cristo de las Batallas

Esta capilla alberga la imagen románica del Cristo, de color negro y con cuatro clavos, que debe fecharse en la primera mitad del siglo XII. Según la tradición la imagen la llevaba el Obispo Jerónimo, primer obispo salmantino tras la repoblación de la ciudad, cuando acompañaba a El Cid en sus batallas contra los musulmanes. El retablo que acoge el Cristo es una obra de la primera mitad del siglo XVIII realizado por Alberto de Churriguera y donado por el obispo Sancho Granado en 1734. También se encuentran en la capilla una urna con los restos del Obispo Jerónimo y una imagen de la Virgen del Carmen obra de Antonio de Paz.

Capilla de la Soledad

Un retablo barroco, obra de Joaquín Churriguera, alberga la talla de Ntra. Sra. de la Soledad. Se trata de una imagen de vestir debida a Mariano Benlliure en 1941, titular de la Hermandad de Ntra. Sra. de la Soledad y que procesiona por las calles durante la Semana Santa salmantina.

Capilla de la Virgen del Pilar

Alberga un cuadro dieciochesco representando la Venida de la Virgen a Zaragoza y una escultura gótica de la Virgen del Pilar.

Capilla de la Virgen de Lourdes

Contiene imágenes de Padres de la Iglesia provenientes del antiguo tabernáculo del altar mayor y una imagen de la titular de la capilla.

Capilla de la Virgen de la Cabeza

Destaca una Virgen gótica sedente con el Niño en brazos. También custodia el grupo de "la Borriquila", que desfila el Domingo de Ramos con la Hermandad de Jesús Amigo de los Niños.

Altar del Cristo de la Agonía Redentora

Está situado en el brazo norte del crucero. La imagen es una de las más espectaculares y bellas de toda la Catedral Nueva. Se trata de una obra anónima del siglo XV, es un Cristo Crucificado con tres clavos. Su policromía revela un gran realismo en el tratamiento del cuerpo y los detalles de las venas que se aprecian en él. Se encuentra muerto, con los ojos abiertos y la boca entreabierta. Tiene pelo natural, lo cual añade verismo a la figura. Desfila en la Semana Santa salmantina con la Real Cofradía Penitencial del Stmo. Cristo Yacente de la Misericordia y de la Agonía Redentora el Jueves Santo a partir de las doce de la noche. A los pies de la Cruz aparecen huesos y un cráneo que, según la tradición, representa a Adán.

Capilla de San Antonio

Presenta retablo e imagen titular obra de artistas locales en el s. XVIII, con un lienzo de la Magdalena copia del original de Alessandro Allori, situado en el ático. Destaca un lienzo del martirio del Bautista firmado en 1621 por Santiago Jerónimo Espinosa.

Capilla de Ntra. Sra. de la Verdad

Fundada por el Obispo Antonio Corrionero, destacan los sepulcros obra de Antonio de Paz. Toma su nombre de un litigio entre un cristiano y un judío en el que atestiguó la imagen de la Virgen, del siglo. XII retallada y policromada en el barroco, con un ligero movimiento de cabeza.

Capilla de Santiago y Santa Teresa

El retablo está dedicado a los dos copatronos de España, obra de Antonio González Ramiro en 1628 con esculturas de Antonio de Paz. La capilla también contiene los sepulcros de dos de los obispos más influyentes de la ciudad en los últimos tiempos: el de Tomás de Cámara y Castro, muerto en 1904, y el de Francisco Frutos Valiente, fallecido en 1933.

Capilla de Diego de Neyla

No es una capilla cerrada como tal, ya que está situada en el tramo que exteriormente ocupa la Puerta de Ramos. Destaca el sepulcro de Diego de Neyla, obra renacentista que incorpora una tabla con la Virgen, el Niño y San Juanito, rodeada de ángeles y Dios Padre. Sobre el arcosolio gótico aparece un bello fresco renacentista con la Anunciación.

Capilla de San Clemente

El retablo presenta pinturas de la Virgen del Socorro y San Clemente. Desde esta capilla se accedía a la terraza exterior sobre la portada principal.

Curiosidades

Astronauta. En la puerta de Ramos (norte), frente al Palacio de Anaya, puede observarse la anacrónica figura de un astronauta esculpida en el flanco izquierdo. Con motivo de acoger Salamanca la exposición Las Edades del Hombre en el año 1993, se decidió restaurar la Puerta de Ramos, muy deteriorada por el paso del tiempo. Durante esta restauración, el astronauta fue labrado en piedra en 1992 por el cantero Miguel Romero, siguiendo la tradición de incorporar un elemento contemporáneo en cada restauración.


Otros adornos. Debajo del astronauta se encuentra un lince, a su derecha un toro, debajo del toro se puede ver un dragón con un helado de tres bolas que está sonriendo (este elemento hace referencia a los estudiantes). Más a la derecha, junto a la puerta, hay tres figuras: un cangrejo de río, una cigüeña y una liebre que representan, respectivamente, agua, cielo y tierra en Salamanca.


Catalogación

La catedral Nueva de Salamanca está catalogada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, y así consta en publicación oficial del año 1887.

Fuentes

  • BRASAS EGIDO, José Carlos: "Catedral de Salamanca", en Las Catedrales de Castilla y León, León: Edilesa, 1992.
  • CASASECA CASASECA, Antonio: "La Catedral Nueva", en Salamanca, Ciudad Europea de la Cultura 2002. Salamanca: Caja Duero, 2001.
  • GÓMEZ GONZÁLEZ, P. J.; VICENTE BAZ, R. "Guía del Archivo y Biblioteca de la Catedral de Salamanca". Salamanca: Catedral, 2007.
  • IERONIMUS 900 años de arte y de historia [ catálogo de exposición]. Salamanca: Catedral de Salamanca, 2002.
  • SÁNCHEZ VAQUERO, José (coord). "El coro de la Catedral Nueva de Salamanca. Historia, arte e iconografía". Salamanca: Catedral de Salamanca, 2008.
  • Arquitectura renacentista. En: Historia de la Arquitectura Española, Volumen III. Editorial Planeta, año 1986.