Central Enidio Diaz Machado (Campechuela)

Central Enidio Diaz Machado
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Enidio D.jpg
Vista del Central Enidio Diaz Machado
Fundación:23 de noviembre de 1886
Tipo de unidad:Central Azucarero
País:Bandera de Cuba Cuba
Dirección:Granma, Campechuela

Central Enidio Diaz Machado. Central azucarero ubicado en el Consejo popular Ceiba Hueca, pertenceciente al municipio Campechuela, provincia Granma.

Historia

Para los años finales de la década de 1850, los terrenos de esa zona en condición de hacienda, pertenecían a Don Manuel Ferral Monje, que lo había obtenido mediante una compra que había realizado a Don Domingo Armenter y a Don Francisco Tamayo y Fleitas en $250.00. En esta etapa, la Hacienda Ceiba Hueca contaba con una extensión territorial de 873.00 ha, 61 áreas, 16 metros y 80 centiàreas y procedía de la hacienda comunera Callahacas.

Durante los años 1868 -1878, como consecuencia de la contienda bélica, fue destruida, Durante el año 1885, se realizaron los trámites notariales notariales para el arrendamiento de las tierras de Ceiba Hueca y el fomento del ingenio, partir del 1 de Enero de 1886, se hizo efectivo el arrendamiento a favor del ciudadano norteamericano Don Joseph Rigney, para dedicarla a la siembra de caña, mediante colonos y subarrendatarios, y establecer en el lugar una finca azucarera y su Ingenio. Este comenzó a construirse y tendría como nombre Santa Teresa de Jesús, donde quedaba obligado a tenerlo listo para la zafra de 1886.

Primeras zafras

Las producciones alcanzadas en las tres primeras zafras de la nueva fábrica fueron las siguientes:

  • 1886 -1887………………………………..13 289 qq.
  • 1887-1888………………………………..72 868 qq.
  • 1888-1889………………………………..80 356 qq.

Para 1889, el 27 de Agosto se modificó el contrato de arrendamiento, reduciéndose el área de la finca arrendada, más tarde, el señor Rigney adquirió, por un precio de $ 250.00, media caballería que le habían cedido con anterioridad para la ampliación del batey, de manera que las necesidades de trabajadores para el central, iban engrandeciendo la zona de residencia.

Expansión del central

Para esa época el central continuó expandiéndose, datos archivísticos evidencian que el 6 de junio de 1894, Rigney compró a Don Manuel Ferral Monje otras 56 caballerías, por un valor de $ 2 500 pesos oro español, quedando anulados los anteriores contratos de arrendamiento

La concentración de la propiedad en este central se hizo fuerte, siendo propiedad de la compañía norteamericana Teresa Sugar Company. En 1900, la finca Santa Bárbara y sus anexos San Joaquín, San Lorenzo, Santa Rosa, Santo Jesús, San Francisco, Barandita y Santa Isabel, con un total 1141 caballerias, eran dedicadas a la cría y ceba de ganado, 784 ha, 15 áreas, 34 centiáreas y 77 miliáreas dedicadas a la caña, además de las haciendas Ceiba Hueca, Las Muchachas, con 1044 ha., las que fueron unificadas al central que a partir de entonces se llamó Teresa- Ceiba Hueca, con una extensión superficial de 3237 ha, 33 áreas, 90 centiáreas y 68 miliáreas.

Hacia 1895, el central Teresa poseía una extensión de tierras de las fincas, de 144 caballerías, 6 como colonias de caña y 46 en colonias fuera de la finca. En lo social, para 1895, Ceiba Hueca continuaba siendo un pequeño barrio pobre, que tenía como principales fuentes de trabajo la agricultura, la pesca y las labores del central.

Para el año 1900, el central Santa Teresa,, continuaba teniendo buenas producciones y desarrollo normal para su tiempo. En 1919, la capacidad de molida era menor a las 60 000 arrobas diarias, existía entonces el tiro de caña mediante ferrocarriles que la trasladaba desde diferentes colonias que tributaban al central. En la elaboración del azúcar en las centrífugas no se realizaba de manera continua, debido a la poca capacidad de las calderas.

Nuevos dueños

A principios de la década de 1920, el central pasa a manos del isleño José Tabío, quien lo mantuvo en propiedad cierto tiempo. Como consecuencia del auge de la penetración norteamericana en el territorio, en 1930, el central es adquirido por Mister John, cambiando el nombre por el de Teresa nuevamente. La fábrica se mantuvo activa hasta 1928, que logró una producción ascendente a los 35 337 sacos de azúcar ( de 325 libras cada saco).

Como consecuencia de la crisis económica que azotó al mundo, en ese período, entre 1929 -1936, la fábrica se mantuvo inactiva. Superada la crisis, en 1936, tampoco se incorporó a la producción, por lo que tuvo que firmar un acta alegando roturas en el ingenio, con el fin de no perder la cuota asignada. Ocho años después, reiniciaba las actividades de producción.

En febrero de 1937, es adquirida por el abogado Carlos Manuel de la Cruz, quien normalizó el funcionamiento de la fábrica, cambiándole el nombre por Ofelia, en homenaje a su hija, por la poca cantidad de caña que existía en las colonias del territorio, comenzó a moler con materia prima traída de Niquero, mediante patanas por vía marítima y también de Campechuela por ferrocarril.

Entre los años 1937 y 1950, las zafras tuvieron una duración que fluctuaban entre los 45 y los 63 días. En 1942, es instalada en el central una destilería con capacidad para 180 000 litros diarios de aguardiente, y para la producción de alcoholes, la que dejó de funcionar en el año 1947.

En 1944, se instaló una refinería con capacidad de 1000 qq diarios, lo que proporcionaba mayores ingresos a los propietarios y fuente de trabajo para los vecinos del batey.

En 1948 compró el ingenio el magnate Eugenio Sosa Chabau, comenzando a llamarse Santa Regina, en homenaje a la Santa Patrona del pueblo. En el año 1952, se construye la chimenea. En el año 1955, se instala otra refinería con capacidad para 16 000 qq, la que dejó de funcionar al año siguiente.

En 1957, se produce un incendio en la fábrica provocado por una bomba, culpando de ello a los rebeldes que realizaban acciones en la zona, El hecho en sí, se produjo de manera intencional a fin de que los dueños cobraran el seguro del azúcar que se almacenaba en el almacén.

En 1958, se produjo otra crisis que afectó la fábrica, el propietario planteó la no realización de la zafra, lo que produjo una rebelión de los trabajadores, por las consecuencias que para ellos traía la decisión.Durante la zafra de 1957 a 1958 el central produjo 137 634 sacos de azúcar.

Triunfo revolucionario

En el año 1959 tras el triunfo de la revolución se produce la intervención del central por el Dr. René Vallejo Ortiz, pasando a llamarse a partir de entonces Enidio Díaz Machado, en recordación a uno de sus trabajadores que fuera miembro del MR-26-7 y del Ejército Rebelde caído en combate.

En la actualidad el central sigue activo siendo uno de los pocos que siguen moliendo en la provincia Granma por su alto rendimiento en la producción de azúcar.

Fuentes

  • Archivos Históricos Museo Municipal.
  • Archivos Históricos Central Enidio Diaz.
  • Oliva, Nelson y Velásquez Angel (1989). Campechuela, Origen y Desarrollo hasta 1899. Folleto. PCC Municipal.