Saltar a: navegación, buscar

Central Harlem

Central Harlem
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba Bandera de Cuba
Ingenio Gerardo .jpg
Siglas o Acrónimo:CAI
Fundación:1864
País:Cuba Bandera de Cuba
Dirección:Batey, Consejo popular Harlem,

El Central Harlem. La empresa que es centro de este consejo popular comienza a formarse en la segunda mitad del siglo XIX con la creación en la zona de un trapiche y los barracones de esclavos, ampliándose posteriormente con libertos y el asentamiento de pobladores españoles y criollos. La centralización progresiva de la incipiente industria en un proceso de absorción de tierras y de otros trapiches que quiebran da lugar a que aparezca ya a fines del siglo XIX como ingenio azucarero.

Fundación

La actual Empresa Azucarera Harlem que a través del transcurso de la historia y el tiempo ha sufrido cambios de nombre, estructura, propiedad y capacidad industrial fue fundada según datos históricos, aproximadamente en el año 1864, en el mismo sitio que ocupa hoy en día. Los archivos en los que constaba la fundación del central y todo lo referente a su producción fueron destruidos por el fuego ocasionado por las tropas mambisas durante la guerra de independencia en Cuba, por lo que muchos de los datos son testimonios de antiguos pobladores de la zona. La zona que se extendía entre Pinar del Río y los límites de las provincias de La Habana y Matanzas estaba constituida por seis (6) ingenios, establecidos al oeste de Pinar del Río; y una sección continua que se extendía entre Bahía Honda y Matanzas, por la costa norte.

En este marco se encontraba el ingenio “Gerardo”, el nombre más antiguo con que se conoció este ingenio y seguramente el primero que tuvo.

Ingenios existentes

De un total de 250 ingenios existentes en la zona occidental habían 215 con máquinas de vapor en los molinos y solo dos empleaban fuerza hidráulica. Había en total tres equipos Derosne, seis Rillieux y uno al vacío. La máxima extensión de tierra sembrada en un ingenio, así como la máxima producción, estaban en la zona de Cabañas.

En la segunda mitad del siglo XIX existían en la zona además del “Gerardo” gran número de trapiches o cachimbos como se les llamaba, entre los más importantes por su extensión y producción se encontraban: El Corojal, Mendieta, San Joaquín, Redención, Montaña.

Según hemos podido conocer el desaparecido ingenio “Montaña” que se encontraba situado a 10 Kms aproximadamente del “Gerardo”, empleaba el mismo sistema para la extracción del guarapo a la caña.

Quema del Ingenio

El ingenio “Gerardo” fue quemado en 1896 por tropas mambisas, con el fin de agotar toda posibilidad de sustento económico al gobierno español que imperaba en la Isla, también deben haber sufrido las mismas consecuencias los demás trapiches de la zona. La guerra tuvo la virtud de aclarar el camino de la gran agricultura comercial, liberando tierras, eliminando formas tradicionales de apropiación y de explotación y cancelando una gran parte de los ingenios ineficientes; quedando entonces el molde, digamos, donde había de insertarse la nueva industria azucarera de tipo capitalista.

Es en este entonces es que surge reconstruido el “Gerardo” absorbiendo la caña de los demás trapiches que desaparecieron. Tal situación sirvió de punto de partida para un movimiento de aceleración progresiva hacia una reorganización de la propiedad agraria, sobre la base de las crecientes necesidades de tierras de la agricultura.

En la zona occidental los fenómenos relacionados con la estructura agraria se originan en la prosecución del cambio de la industria azucarera, la cual sufre durante los años 1868 -1878 los primeros ensayos del sistema de división del trabajo o de centralización.

Renovación de los equipos

El aumento de capacidad de producción se explica por la subsistencia de los más eficientes y de aquellos que, nuevos y renovados en su equipo, habían adquirido mayores posibilidades de elaboración, en este caso se encontraba el “Gerardo”.

Reconstrucción

Es de suponer que una de las causas que influyeron en la reconstrucción del “Gerardo” y no la de otro trapiche del área fue debido a la ubicación geográfica que poseía, estaba situado cerca de una bahía que con posteriores construcciones se convertiría en un importante puerto de embarque y además por contar con un área cañera de terrenos muy fértiles, aunque algo irregulares, siendo sus rendimientos uno de los más altos del país.

En relación con la expansión de la industria azucarera, en su nueva fase, debe indicarse que ello constituye uno de los aspectos más interesantes de la reconstrucción, que es, fundamentalmente, un cambio de estructura.


La aparición de los centrales plantea simultáneamente dos procesos con relación a la tierra: de un lado, la tendencia hacia el latifundio al aumentarse la necesidad de tierras (propias, controladas o dependientes) y, de otro, la tendencia a la subdivisión de la explotación agraria, por la especialización del cultivo y el fomento de la clase de los colonos.

Fuentes

  • Folleto manuscrito del archivo del Central Harlem.
  • Historia de Harlem completa. Patrimonio azucarero.
  • Testimonios de residentes nacidos antes del triunfo de la revolución.