Saltar a: navegación, buscar

Cercas en la producción agropecuaria

Cercas en la producción agropecuaria
Información sobre la plantilla
Cerca3.jpg
Concepto:Las cercas limitan el perímetro o área de la finca, brindan protección a los cultivos y animales,aseguran la diversificación de las producciones permitiendo la explotación de los pastizales de una forma mas intensiva al permitir la rotación de los animales por los potreros o cuartones, de manera sistemática.

Las cercas en la producción agropecuaria. Hay diferentes tipos de cercas. La clasificación más general incluye a las cercas fijas o permanentes y las móviles: las primeras coinciden con las que delimitan el perímetro o los linderos con el exterior, las que limitan con caminos, mangas o áreas las que se le debe prohíbe el acceso de los animales. Las móviles generalmente son cercas eléctricas que delimitan el área de pasturas de los animales en un breve tiempo, generalmente en sistemas rotacionales de explotación intensiva o en asociaciones de gramíneas y leguminosas en cualquiera de sus variantes.

Tipos de cercas en las explotaciones agrícolas

  • Cercas de delimitación. Son las que tienen como objetivo principal proteger las parcelas ante las incursiones de los animales. Se deben caracterizar por una gran densidad de plantas que posean muchas ramas desde el suelo, preferible-mente espinosas; es deseable que se establezcan con facilidad, ya sea por siembra directa o por estacas grandes, que sean capaces de soportar clavos. También se pueden hacer cercas combinadas de estacas grandes con plantas densas.
  • Cercas antierosivas, forrajeras y aboneras. Su principal objetivo es producir grandes cantidades de biomasa para forraje, arrope y abono verde, aunque también pueden servir de delimitación. Se señala que se requieren plantas muy productivas, con un sistema radical profundo y con tolerancia a las podas repetidas; en el caso de las antierosivas se necesitan altas densidades de siembra, mientras que las forrajeras y las aboneras pueden adoptar mayores distancias de plantación, sobre todo si los árboles se explotan por desmoche.
  • También se conocen las cercas rompevientos, cuya función es proteger las parcelas cultivadas y los animales de la acción del viento, pero en el presente trabajo no se profundizará en esta temática debido a su amplitud, teniendo en consideración su vinculación con las cortinas rompevientos.

Cerca de piedra

Son prácticas heredadas de la época de la Colonia y generalmente se desarrolla en regiones donde abunda la piedra que popularmente llaman rajón. Las irregularidades de las piedras determinan  su agarre al colocarlas unas encima de otras. Por lo general no se emplea cemento en las uniones y muchos campesinos lo sustituyen con un adobe que preparan con un barro. Son costosas y requieren más mano de obra.

Cerca de postes secos

Las cercas de postes de madera seca requieren más reparaciones al tener mayor frecuencia de reposición y aflojarse con facilidad el cercado: ello depende mucho del tipo de madera. En Cuba se utilizan con frecuencia los postes de marabú y años atrás, las grandes fincas de los hacendados utilizaban postes de maderas duras y resistentes. Postes de concreto y metálicas Son más costosas, por la inversión en materiales. Cada km de cerca representa aproximadamente 8 m3 de hormigón y requieren más mano de obra. A estos inconvenientes se le suman que no aportan sombra natural, limitan la disponibilidad de alimentos a los animales y el potencial melífero.

Cercas vivas

El empleo de cercas y setos vivos es una práctica que comúnmente han desarrollado los productores en las explotaciones agrícolas de diversos países del mundo. La creación de otros métodos de delimitación de las fincas con postes de concreto y de madera, y la utilización de la mecanización hicieron que decreciera el interés por desarrollar esta ancestral práctica agrícola.

Son más económicas, duraderas de fácil adquisición, se construyen a partir de recursos locales y pueden ser setos o cercas. Los setos vivos no utilizan el alambre.

Independientemente de que se conocen estos tipos de cercas vivas (según el objetivo de su uso en las explotaciones agrícolas), es necesario señalar que la concepción de estas según sus componentes varía y está vinculada con las tradiciones culturales, la adaptabilidad a las condiciones edafoclimáticas del material vegetativo nativo o introducido y con las posibilidades financieras del agricultor.

Generalidades sobre las cercas vivas

Las fronteras entre el concepto “cercas” y ”setos vivos” son difíciles de precisar; “cerca” es usada para indicar un surco o línea de plantas empleadas para sostener alambres, mientras que los setos son líneas de plantas más densas, que en la mayoría de los casos incluyen árboles, arbustos y plantas pequeñas, a los cuales generalmente no se les coloca alambres. Las cercas vivas son una modalidad de los sistemas agroforestales que se basan en la plantación de árboles y arbustos (en líneas), en los linderos externos e internos de las fincas, fundamentalmente postes o estacas de plantas con capacidad de rebrote.

Según sus componentes, esta práctica agroforestal se podría dividir en tres partes:

  • Cercas compuestas por plantas espinosas o arbustos. Se siembran con distancia-mientos reducidos, de forma tal que se cree una barrera impenetrable; generalmente se usan plantas que posean espinas, las cuales se plantan como especies únicas. En su formación se pueden colocar uno o dos pelos de alambre para su protección, aunque no es indispensable. Se explota mediante poda baja.
  • Cercas compuestas por árboles. Para su formación se pueden emplear estacas o postes de plantas con capacidad para rebrotar (práctica más usada), así como especies que se reproduzcan por semilla botánica; se siembran a distanciamientos mayores y están acompañadas por 3 ó 4 alambres de púa. Múltiples son las especies que se emplean, las cuales se observan en las cercas solas o en combinaciones. Es importante enfatizar en que esta es la forma más popular de establecer cercas vivas. Se explotan mediante desmoche.
  • Cercas compuestas por árboles y arbustos. Surgen de la combinación de ambas; para su formación se necesita una faja de terreno más ancha. Los árboles se plantan en una hilera central, flanqueada a uno o ambos lados por una doble hilera de arbustos. Se usan generalmente los alambres de púa en la etapa inicial de formación. Se explota mediante poda baja y desmoche.

Plantación y establecimiento

En la implantación de las cercas vivas es importante conocer la procedencia y la calidad de las estacas, para garantizar así su supervivencia. Dentro de los aspectos más importantes que se deben considerar para el corte de las estacas se encuentran: el estado fisiológico de los árboles, la época del año, la fase de la luna, así como la edad y las dimensiones de las estacas.

La distancia de siembra entre estacas varía, aunque generalmente se usa un espaciamiento de 1 a 2 m. Durante el establecimiento los postes vivos deben mantenerse libres de hierba para evitar la competencia con las malezas en el período de enraizamiento; la protección de las cercas contra los animales es vital en los primeros meses para que no se dañen los estacones al ramonear los brotes inferiores.

Cercas eléctricas

El cercado eléctrico es otra opción. Basa su funcionamiento en la creación de una barrera eléctrica mediante un impulso aplicado sobre un alambre conductor para impedir el paso de los animales sin ocasionarles daños. Su garantía depende del empleo correcto y la preocupación constante del finquero por cumplir las normas establecidas para su explotación.

Ventajas

  • Sustituye el cercado interno del pastoreo con un ahorro considerable de materiales. Se puede instalar en lugares accidentados al adecuarse a los desniveles del terreno.
  • Permite establecer rotaciones con manejo intensivo del pasto.
  • Reduce el número de accidentes y daños, ya que los animales no intentan forzar la cerca. Se mejora la calidad de las pieles, se protegen los ojos y otros puntos vulnerables del cuerpo, de las graves lesiones que provoca el alambre de púas.
  • Son de bajo costo de producción. Su mantenimiento es simple y barato.

Fuente

  • Asociación Cubana de Producción Animal. 2010. Garanticemos linderos y cuartones. En: Finquero: Fincas diversificadas. (Ed. J.L. Álvarez Calvo). ACPA. Ciudad de La Habana, Cuba. P. 9