Saltar a: navegación, buscar

Cesar Ritz

Cesar Ritz
Información sobre la plantilla
Cesar Ritz.jpg
NombreCésar Edu Ritz
Nacimiento23 de febrero de 1850
Niederwald, Suiza
Fallecimiento24 de octubre de 1918
Küssnacht am Rigi, Suiza
Otros nombres“Rey de los Hoteleros y Hotelero de los Reyes.”
Padres24 de octubre de 1918, Küssnacht am Rigi, Suiza Kreszentia Heinen, Johann-Anton Ritz
Obras destacadasRitz-Carlton

Rey de los Hoteleros y Hotelero de los Reyes

Conocido como el más famoso hotelero, Cesar Ritz considerado el padre de la hotelería, concibió, organizó y dirigió los hoteles de lujo del llamado Ancien Regime turístico que estuvo en vigor hasta 1914. Durante el primer tercio del siglo XIX y hasta el comienzos del siglo XX puede decirse que fue el animador de la vida elegante de la que fue de alguna forma el maestro de ceremonias, una actividad absolutamente personal por su parte, ya que allí donde él estuviese atraía la presencia de reyes, magnates y figuras mundiales.

Nacido en Niederwald (Suiza) el 23 de febrero de 1850, fue el hijo numero 13 de una familia modestísima de granjeros de Niederwald, Alto Valais (Suiza). El hombre que iba a revolucionar la hotelería tradicional y convertirla en artículo de gran lujo, fue en su niñez pastor de cabras, su primer contacto con los hoteles se lo proporcionó un cargo de camarero de comedor en la posada “CROW AND POST”, en Sion, pero le duro muy poco tiempo. Se cuenta que el posadero le dijo: “Nunca aprenderás el negocio de los hoteles, se necesita un talento especial que tu no tienes”.

En 1867, a los diecisiete años de edad, marchó a Paris a ganarse la vida en los mas variados oficios. Hacia 1870, en la víspera de la guerra franco-prusiana, entra a la Casa Voisin, donde aprendió a servir y a conocer a la gran clientela internacional: el Príncipe de Gales, el Conde Nigra, Sarah Bernhardt, las vedettes del teatro y de la vida alegre, porque las mujeres elegantes no iban a los restaurantes.

En 1872, pasa a trabajar en el Splendide parisino, y luego, en Viena, al restaurante de los Tres Hermanos Provenzales y de allí al Gran Hotel de Niza, donde llegó a ser el encargado del restaurante.

En 1874 ya es mâitre d’hotel del Righi-Kulm y conoce al hotelero suizo Pfyffer d’Altishofen, fundador del Gran Hotel Nacional de Lucerna, llegando a ser gerente de su establecimiento a los veinticinco años llegó a gerente, por obra y gracia del buen “olfato” de su propietario el Coronel Pryffer.

Este ascenso fue el esparaldazo definitivo de su carrera, puesto que el “matinal” era uno de los mejores hoteles suizos de aquella época y las circunstancias del momento lo habían convertido en núcleo de residencia de las altas finanzas y de las testas coronadas europeas. Son múltiples las anécdotas que se cuentan de Ritz en su trato con hombres tales como Morgan, Vanderbilt, Rockefeller o Rothschild.

Su fama como director de hotel se vio acrecentada con la colaboración de Auguste Escoffier, el mejor jefe de cocina que jamás hubo en el mundo; pero fue Ritz el que supo valorar a Escoffier y el que organizo todo el “teatro” del servicio de comedor. Hay que reconocer que el talento de Escoffier no hubiera alcanzado su fama si la vajilleria, la cristalería, la lencería y la hilera de diestros sumillers, camareros, ayudantes, etc.., bajo el ceremony master del jefe de comedor, no hubiera colaborado en la presentación.

Después de abandonar el Nacional de Lucerna, pasa sucesivamente al Roches-Noires de Trouville, al Grand Hotel de Baden-Baden, al Frankfurter-Hof, a las Termas de Salsomaggiore, a la Villa-Hygeia de Palermo, al August-Victoria de Wiesbaden, al Iles-Britaniques de Menton y, finalmente, al Hotel Savoy de Londres.

Invitado por el propietario a dirigir el restaurante, Ritz llega a ser director del hotel en 1889, puesto en el que permaneció hasta 1898. Por su iniciativa se construyeron los hoteles Carlton de Londres y Ritz de París con capitales ingleses. Como culminación de su extraordinaria carrera, se construyen bajo su dirección Hoteles Ritz por todas partes, en Madrid, El Cairo, Johannesburgo.

Es el primero en instalar cuartos de baño en las habitaciones y establece un sistema personalizado de atención al cliente de forma especial. Siendo el principio de su meteórica carrera en la industria hotelera, que renueva totalmente.

Cesar Ritz se vio solicitado por la mejor hotelería de la época para enderezar negocios ruinosos antes de crear el Hotel Ritz de Paris, el hotel Bristol pasaba por ser el mejor de Europa respecto al lujo que en el reinaba (tenia un cuarto de baño para cada piso). Marie Luise Ritz, su mujer, cuenta en sus memorias como debían de subirse grandes tinas de agua caliente cuando el príncipe de gales deseaba un baño, y todo el ceremonial que llevaba consigo, los hoteles que Ritz construyó o modificó, por primera vez en la historia de la hotelería, todos los apartamentos con su correspondiente cuarto de baño y excelentes instalaciones de fontanería. Así fue el gran Hotel de Roma en 1893; el Hotel Ritz de Paris en 1898; el hotel carlton de Londres en 1899, y el gran hotel Naciontal de Lucerna, en el ultimo año del Siglo XIX.

Como la gente rica y elegante no tardó en imitar este ejemplo en sus domicilios particulares, Cesar Ritz Puede ser considerado también como uno de los promotores de la higiene.

Volviendo a sus hoteles, Ritz sustituyó en ellos por pintura al aceite, el antiguo empapelado de las paredes y desterró el terciopelo y las panas, pero sus cuartos de baño, con bañera de mármol y paredes recubiertas de azulejos, hacia sentirse a sus huéspedes como reyes en un imperio futurista. Llego a dirigir una docenas de hoteles simultáneamente; además de los citados, el Savoy y el Carlton de Londres; el Hotel de las Termas, de Salsomaggiore; el Frankfuter Hof; Frankfurt; al Provnce, en la Riviera; el Mierva y el restaurante de la Conversation, en Baden Baden.

Fue el primero que organizó una reservada información sobre sus huéspedes, de tal modo que la cadena Ritz poseía las referencias personales del mundo elegante de la época, ello originó sus “Relaciones Públicas” (Felicitaciones en onomásticos, Aniversarios de bodas, etc..), y en cualquier hotel de los suyos que el cliente se presentara por primera vez era atendido como cliente antiguo. He aquí, por ejemplo, una ficha de ese estilo:

“Lord B. gusta de las camelias blancas, bebe un ponche de ron cada noche, a las diez. No aguanta la música en las comidas, es amigo del conde C. La habitación de su secretario debe estar junto a la del Lord, etc..”.

Pero quizá el mejor éxito de cesar Ritz fue la dignificación de la profesión hotelera, hasta el extremo que pueden hacerse dos etapas: antes y después de él. Ritz de humilde origen, pero que vivió como magnate de los que recibía, fue el primero que supo aplicar la psicología, en forma maestra, a su especialización.

Una de sus mejores anécdotas es la forma en que resolvió cierto banquete, en pleno invierno, con las calderas de la calefacción inutilizadas, sirvió en platos previamente calentados, organizo un sistema de ladrillos envueltos en toallas para apoyar los pies e improvisó una espléndida decoración tropical en el comedor.

Su Legado continúa con la cadena Ritz-Carlton La historia de The Ritz-Carlton Hotel Company, LLC se origina en The Ritz-Carlton de Boston. Los estándares de servicio, restaurantes y locales de este hotel de Boston sirven como punto de referencia para todos los hoteles y resorts de Ritz-Carlton en todo el mundo.

Ritz-Carlton-Logo.jpg

El legado de The Ritz-Carlton de Boston comienza con el famoso hotelero Cesar Ritz, el “rey de los hoteleros y hotelero de los reyes.” Su filosofía de servicio y las innovaciones redefinen la experiencia de hotel de lujo en Europa a través de la gestión de El Ritz de París y Le Carlton en Londres.

The Ritz-Carlton, Boston revolucionó la hospitalidad en los Estados Unidos mediante la creación de un entorno de lujo en el hotel:

   Baño privado en todas las habitaciones
   Telas más ligeras en la habitación de invitados para permitir mejor el lavado
   Delantales de lazo blanco en los uniformes de los camareros, lazo negro para el Maitre, y para el resto del personal una apariencia profesional oficial
   Flores frescas en todas las zonas públicas
   Cena a la carta, ofreciendo opciones para los comensales
   Cocina gourmet, utilizando el ingenio y métodos de Auguste Escoffier
   Vestíbulos pequeños e íntimos para la experiencia del cliente más personalizada

Cesar Ritz murió en 1918 pero su esposa Marie continuó la expansión de hoteles que llevan su nombre. En los Estados Unidos, The Investing Company Ritz-Carlton fue creada por Albert Keller que compró y franquició el nombre. En 1927, The Ritz-Carlton, Boston, abrió y otros hoteles seguida en Nueva York (en el Madison y 54ª Avenida), Philad