Saltar a: navegación, buscar

Chinchilla

Chinchilla
Información sobre la plantilla
Chinchilas.jpeg
Chinchilla mamífero de pequeño tamaño, saltarín y principalmente de vida nocturna.
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Clase:Mammalia
Orden:Rodentia
Hábitat:Cordillera de los Andes.

Chinchilla. Es un animal gregario y debido a su pequeño tamaño han desarrollado habilidades específicas de defensa contra los depredadores, así como un modo de vida adaptado a la noche.

Hábitat

Las chinchillas son pequeños mamíferos originarios de la Cordillera de los Andes. Se cree que descienden de los prehistóricos Megamys (un mamífero antiguo descubierto en Argentina más grande que la chinchilla actual). Pertenecen a la familia de los roedores. En su hábitat natural vivían en las planicies cerca del mar, casi desérticas a más de 4000 metros de altitud cobijándose en grutas,cuevas y en grupos. La mayor parte de su vida en su hábitat natural pasa por la noche, o sea son nocturnos.

Alimentación

Algunos cereales y hierbas son excelentes complementos para las chinchillas. Nunca se le debe dar ningún alimento con insecticidas, pesticidas, sulfatos o cualquier producto que pueda ser tóxico y mortal para ellas. Todas las hierbas y cereales deben de ser naturales y estar bien secos. También es importante guardarlas en sitios sin humedad y que no se mojen. La dieta básica de las chinchillas comprende el heno, los pellets o concentrados de comida, agua fresca y un aporte de calcio. Todo lo que se le de a mayores serán complementos o golosinas que deben usarse con moderación.

Características de las chinchillas

Su denso pelaje les protegía del frío y de los parásitos exteriores, y su gran habilidad como saltadores y trepadores les permitía escapar con facilidad y rapidez de los posibles animales que los persiguieran.

Su pelo es muy suave y tienen la capacidad de soltarlo para defenderse, con lo cual el depredador se quedaría con sus pelos y la chinchilla podría escapar. Sus patas traseras están muy desarrolladas y eso les permite dar grandes saltos de hasta más de un metro de altura y subirse fácilmente a las ramas y rocas.

Son excelentes saltadores y aprenden muy rápido. Su cola les permite tener un buen equilibrio al saltar y moverse y también está adaptada con su forma en U para evitar que los depredadores les atrapen. Son muy rápidas pero sin embargo no tienen gran resistencia y se cansan fácilmente, por lo que la combinación de velocidad y salto les ha dado dos buenas técnicas para sobrevivir.

Su esperanza de vida media es de 12-15 años, pero hay casos de chinchillas más longevas hasta 20 años. No son animales que desarrollen muchas enfermedades, pero tienen un aparato digestivo muy delicado propenso a problemas intestinales y parásitos del agua, toleran muy mal (con muerte incluida) los golpes de calor y los ambientes con mucha humedad (micosis en la piel y pelo). Las chinchillas no se vacunan, no tenemos vacunas específicas para ellas ni medicamentos o tratamientos preventivos para los parásitos (todo lo que hay está elaborado para perros, gatos y otros animales y no es específico para las chinchillas).

La prevención en las chinchillas

Las chinchillas son cada vez más populares como animales de compañía. Algunos factores como los relacionados con la edad, los golpes, o el cuidado incorrecto, son más frecuentes que las enfermedades infecciosas. Los virus no suelen ser frecuentes, la mayoría de las infecciones bacterianas son puntuales y las enfermedades crónicas en chinchillas son muy raras a pesar de su esperanza de vida de 20 años.

Es importante para la salud y prevención de enfermedades hacer frecuentemente un examen físico a las chinchillas, así como una revisión veterinaria anual para saber que todo va bien. Las chinchillas enfermas pueden mostrar pérdida del peso, posturas de cansancio o de dolor, mal estado del pelo, o la respiración forzada o anormal entre otros síntomas de que algo no va bien. Pueden estar aletargadas o no hacer caso a las golosinas o atenciones de los dueños. Algunas enfermedades (sobre todo parásitos y micosis) se transmiten entre las propias chinchillas, así que si traemos una chinchilla nueva a casa, debemos de mantenerla un tiempo aislado para observar si tiene algún síntoma o problema antes de ponerla con los demás.

La reproducción de las chinchillas

Para poder juntar dos chinchillas hace falta, lo primero, que se lleven medianamente bien, o por lo menos que no aparezcan peleas que lleven a heridas y a problemas. No siempre todas las chinchillas consiguen hacer buenas amigas con las otras, en general, podemos decir que cuanto más joven sea, más sencillo resultará que tenga buena relación con los demás de su especie, pero por eso, no podemos decir que sólo las chinchillas jóvenes se llevan bien o podrían llevarse bien. Hasta los 2-4 meses, casi todas las chinchillas aceptan sin problemas a otras chinchillas, sean del sexo que sean. A partir de esas edades ya empiezan a madurar sexualmente, las hembras tienen su primer celo y el macho alcanza la madurez sexual, con lo que podrían empezar las dificultades para ponerlas juntas. Los machos alcanzan la madurez sexual a los 4 meses aproximadamente, depende de cada caso, pero todavía tendrán que aprender a aparearse, que será realmente a los 6 meses. Las hembras a los 4 meses pueden quedarse embarazadas, pero cuidado, porque no tienen el aparato reproductor ni el cuerpo preparado para poder soportar un embarazo; debemos de mantenerlas separadas del macho excepto que estemos seguros de no correr ningún riesgo.

El peso mínimo para que una hembra pueda sacar adelante un embarazo sin riesgos es de 450 gramos, con menos de ese peso no es recomendable. Los machos pueden convivir perfectamente juntos al igual que las hembras, hay personas que tienen una chinchillas o dos chinchillas del mismo sexo o incluso mas juntas sin problemas.

El embarazo de una chinchilla

El embarazo de una chinchilla dura una media de 111 días; si hemos encontrado el tapón será sencillo hacer el cálculo o si hemos presenciado un apareamiento y aparecen los síntomas del embarazo, sólo tendremos que sumar 3 meses y 3 semanas para nacer los bebes. Si no tendremos que guiarnos por los síntomas de ir avanzando el embarazo y por el peso de la chinchilla.

Una chinchilla que va a tener bebes, a partir de las 7 semanas empieza a ganar peso semana tras semana, dependiendo de los bebes que espere y del tamaño de la chinchilla, entre otras cosas, habrá mamas que ganen más peso y mamas que ganen menos. Hay chinchillas que ganan 100 gramos solo y tienen 2 bebes y hay otras que ganan 130 y tienen 1.

El tamaño de las mamas también va a cambiar mucho, pasara de 1 o 2 mm a 7 u 8 mm y su color pasara de un blanco-rosa suave a un rosa-rojizo.El último mes de embarazo la chinchilla suele tumbarse de lado, incluso la podemos ver literalmente “patas arriba”, porque se cansa más y le pesa el bebe o bebes, bebe mucho y come mucho (esto lo hace todo el embarazo), se mueve bastante menos y la veremos muchas veces descansando. Muchas chinchillas toman estas posturas y no están embarazadas. Lo de tumbarse no sólo lo hacen las mamá embarazadas, muchas chinchillas lo hacen por gusto o porque descansan o se refrescan mejor.

Muchas hembras cambian su carácter durante el embarazo, se vuelven más buenas y cariñosas, y podremos ver al papa muy atento con ella y muy cariñoso, se colocan juntos para dormir, se les suele ver más amorosos. Hay casos de hembras que han reaccionado al contrario y se han vuelto mas ariscas con el macho y con sus dueños. El último mes es el más difícil para las mamá chinchillas, tienen mucho peso, se cansan mucho pero también es el mes más bonito para los dueños. Si tenemos confianza y cercanía con la chinchilla, nos dejará tocarle con naturalidad los bebes y se los notaremos como se mueven…e incluso podemos notarlos si la chinchilla está tumbada y podremos ver como se mueven incluso a simple vista por los lados de la barriga de la mamá, eso quiere decir que pronto nacerán.

El parto

La mayor parte de las chinchillas dan a luz a primera hora de la mañana, aunque no son raros los partos a lo largo de la mañana o incluso algunos por la tarde. A todos nos encantaría presenciar este momento tan bello, pero la mayoría de las veces no tenemos tanta suerte. Lo ideal sería estar con ella en ese momento para poder controlar que todo va bien. La mayor parte de las mamás chinchillas dan a luz a los bebes sin ningún problema, pero en algunos casos necesitan ayuda.

La chinchilla que va a dar a luz, está inquieta, suelen bajar muchas veces a la parte baja de la jaula o si tienen una casa de madera entrar y salir más veces de lo habitual, nerviosas. Las vemos que se tumban y se levantan muchas veces, como que no están cómodas y emiten ruiditos a veces como de dolor, no todas lo hacen. Podemos ver perfectamente las contracciones en la tripa durante estos momentos y el parto. Si está a punto de dar a luz, la barriga y también en el hocico la veremos mojada, ha roto aguas. Al papá ha llegado el momento de retirarle por unos días de la jaula. La chinchilla utiliza las manos para sacar a los bebes, y la boca, se pone a dos patas apoyada, se agacha y tira de ellos para sacarlos; nada más sacarlos, lo primero que hace es cortar el cordón umbilical y secarlo. Los bebes sanos nacen con los ojos totalmente abiertos, con pelo y ya se mueven y saltan un poco. Tienen la cabeza bastante mas grande que el cuerpo, y pueden seguir a su madre desde los poco minutos de nacer.Mamá chinchilla acaba su parto expulsando y comiéndose la placenta es una bola llena de vitaminas y sustancias muy nutritivas para ella.

Fuentes