Saltar a: navegación, buscar

Cirila López Quintero

Cirila López Quintero
Información sobre la plantilla
NombreCirila López Quintero
Nacimiento4 de julio de 1844
Santa Clara, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento17 de diciembre de 1937
Santa Clara, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana

Cirila López Quintero. Colaboradora del Ejército Libertador cubano. Sirvió bajo las órdenes del mayor general Ignacio Agramonte antes de caer prisionera y ser condenada a presidio por los españoles. Colaboró con los insurrectos durante la Guerra del 95 a la cual sobrevivió. Murió durante la República en pobreza y anonimato.

Síntesis biográfica

Las guerras de independencia

Por el año de 1870 Doña Cirila se encontraba al frente de un hospital de sangre mambí en un rancho de la finca Santo Domingo en la zona de camagüeyana.

Tomó el camino de la lucha armada cuando los villareños se lanzaron a la lucha en febrero de 1869, marchando posteriormente hacia Camagüey con las fuerzas de Las Villas que llegan hasta Guaimaro.

El día 7 de octubre de 1871 llegó a su prefectura el brigadier Julio Sanguily acompañado de su ayudante el capitán Federico Diago y de su asistente Luciano Caballero, con la intención de que se les lavara alguna ropa y se preparara almuerzo para 20 personas de la escolta de Eduardo Agramonte.

Nada hacía sospechar la cercanía de fuerzas españolas cuando estas irrumpieron repentinamente en la tranquilidad del lugar. Sanguily que necesitaba para caminar del uso de un aparato ortopédico, se lo había quitado para descansar y esto le impidió al mismo el poder escapar de la encerrona. Mientras el capitán Diago iba en busca de refuerzos, el asistente Caballero intentó inútilmente el llevar sobre sus hombros al Brigadier, siendo ambos hecho prisioneros.

Identificado el brigadier se le subió sobre su caballo, amarrándole las dos piernas por debajo de la barriga del mismo, al tiempo que los españoles procedían al incendio del humilde bohío donde vivía Doña Cirila así como los ranchos utilizados como albergue de enfermos y heridos.

El Capitán Diago pudo contactar con el mayor general Ignacio Agramonte el que inmediatamente dio las órdenes para recapturar a Sanguily. Es entonces que se realiza una de las grandes hazañas de la Guerra Grande, el llamado Rescate de Sanguily.

Cuando se estaba en la euforia del triunfo se presentó Doña Cirila con tres fusiles pertenecientes a los españoles los que hizo entrega a Ignacio Agramonte, quedando de hecho incorporada a las tropas mambisas camagüeyanas.

En varias oportunidades Agramonte utilizó los servicios de doña Cirila como mensajera, llevando y trayendo mensajes desde Puerto Príncipe, a los jefes mambises. Estando en estas tareas fue apresada por las fuerzas españolas, sometida a juicio militar y condenada a la pena de tres años de privación de libertad.

Una vez cumplida su sentencia se incorpora a la lucha clandestina, labor que también realizó durante la Guerra del 95.

La República

Una vez terminada la contienda regresó a su pueblo natal. El gobierno de la República le entregó una pequeña pensión que no le alcanzaba para solventar sus más perentorias necesidades.

En la década de los años 30, tuvo la oportunidad de personificarse a sí misma en una película que se realizó con el título Rescate de Sanguily, y es a ella principalmente que se debe el relato de lo acontecido el día que Sanguily fue capturado por los españoles.

Muerte

El 17 de diciembre de 1937 falleció en Santa Clara en medio de la más absoluta pobreza.

Fuentes

  • García González, Luís. Investigación inédita. Tomado de la Sala de Fondos Raros y Valiosos de la Biblioteca Provincial Martí.