Saltar a: navegación, buscar

Rescate de Sanguily

Rescate de Sanguily
Información sobre la plantilla
Rescate sanguily.jpg
Fecha:8 de octubre de 1871
Lugar:Puerto Príncipe, Camagüey, Bandera de Cuba Cuba
Descripción:
Hecho protagonizado para rescatar al Brigadier Julio Sanguily quien había caído prisionero de las tropas españolas.
Ejecutores o responsables del hecho:
Ignacio Agramonte y sus hombres.

Rescate de Sanguily. Proeza militar de la Guerra de los Diez Años llevada a cabo por Ignacio Agramonte y sus hombres. El brigadier Julio Sanguily había sido apresado por una columna española y Agramonte declaró la necesidad de rescatarlo, vivo o muerto, o quedar todos allí.

El Mayor, junto con 35 hombres, atacó la columna dirigida por el comandante César Matos y a fuerza de machete rescatan a Sanguily, anotándose de paso una importante victoria política para las filas cubanas.

Los hechos

Captura de Julio Sanguily

El 7 de octubre Ignacio Agramonte y unos 70 jinetes acamparon en un potrero cercano a Puerto Príncipe, era un merecido descanso después de un mes de intensas marchas.

Al amanecer del día siguiente el Brigadier Julio Sanguily, acompañado de dos ayudantes, salió del campamento y se dirigió al bohío de una familia campesina amiga. Existen diferentes versiones alrededor de la presencia de Sanguily en el rancho de Cirila López Quintero, donde fue sorprendido mientras descansaba. Esa no era la primera visita, pues allí, con cierta frecuencia, le lavaban y preparaban sus ropas. Mientras aguardaba por su vestuario y el desayuno que le preparaban, apareció de repente una patrulla española que recorría la zona.

Una vez capturado fue llevado en condición de prisionero ante el comandante César Matos, jefe máximo de la tropa a la cual pertenecía la patrulla que lo había sorprendido. Los soldados peninsulares eran aproximadamente 120.

La audacia de uno de los acompañantes de Sanguily que logró escapar fue quien facilitó la información del apresamiento, al presentarse en el campamento mambí e informarle a Agramonte de lo sucedido.

El rescate

Sin preguntar cuántos eran los soldados españoles, Agramonte escogió 35 mambises y partió a rescatar al compañero de lucha. Ordenó a Henry Reeve que siguiera el rastro del enemigo a marcha forzada, el que es divisado en la finca de Toño Torres o pozo de La Esperanza, cuando trasponía la cuenta del camino. A la vista del enemigo El Mayor dice a sus tropas:

Alli, en aquella columna, va preso Julio Sanguily. Es necesario rescatarlo, vivo o muerto, o quedar todos allí.

Al divisar al enemigo y bajo el grito de a degüello Agramonte fue el primer en cargar el machete mientras el Capitán Palomino, uno de los ayudantes del brigadier pidió ser el primero y que el resto de los hombres lo siguieran.

Los mambises avanzaron machete en mano sobre sus enemigos, entablándose un combate cuerpo a cuerpo y en medio de la confusión Sanguily hizo correo el caballo en dirección a sus compañeros. Para advertirle de su presencia agitó el sombrero en la diestra gritando ¡Viva Cuba Libre!

Agramonte muy emocionado estrechó en sus brazos al héroe rescatado. Más tarde cuando se refería a lo ocurrido decía a sus mambises:

Mis soldados no pelearon como hombres, lucharon como fieras.

El rescate del Brigadier Julio Sanguily fue una prueba de lo que se podía lograr utilizando pequeños grupos de mambises, además elevó la moral combativa de las tropas cubanas y puso en ridículo al enemigo.

Fuentes

  • Nuestra Historia, Software Educativo Colección Multisaber.
  • Historia de Cuba. Editorial Pueblo y Educación, La Habana,2002.
  • Portal Príncipe