Combate del Cementerio de Chaparra

Combate del Cementerio
Información sobre la plantilla
Fecha:27 de noviembre de 1958
Lugar:Entra por el Oeste a Chaparra, cabecera del actual municipio Jesús Menéndez, Las Tunas
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba
Líderes:
Teniente Omar Iser Mojena de las tropas del Cuarto Frente Simón Bolívar, bajo el mando del Comandante Eddy Suñol Ricardo
Ejecutores o responsables del hecho:
Tropas del Cuarto Frente Simón Bolívar, bajo el mando del comandante Hedí Suñol Ricardo. La acción fue dirigida por el teniente Omar Iser Mojena.

Combate del Cementerio de Chaparra. El 27 de noviembre de 1958, por las Fuerzas del Ejército Rebelde al mando del comandante Eddy Suñol Ricardo, acompañado de la escuadra del capitán Raúl Castro Mercader con la misión de emboscar un camión artillado del ejército de la dictadura, al cual llamaban Toña la Negra, atacarlo, ocupar las armas y tomar prisioneros. Con esto se iniciarían otras acciones previstas.

Ejército Rebelde

Después de la ofensiva de la tiranía sobre la Sierra Maestra donde las fuerzas batistianas sufrieron un gran descalabro con la pérdida de cientos de fusiles y miles de balas que pasaron a manos de los combatientes revolucionarios, el Ejército Rebelde emergió victorioso y fortalecido por tamaña prueba, demostrando capacidad para resistir embestidas frontales de un ejército profesional.

Esto indicaba que estaban creadas las condiciones para llevar la guerra emancipadora a todo el país. Por lo que el alto mando del Ejército Rebelde, envía a occidente las columnas invasoras al mando de Camilo y el Che, que tantas páginas gloriosas escribieron.

Trayectoria de columnas invasoras

Siguiendo estos planes, parte hacia la zona norte de la antigua provincia de Oriente, enviada personalmente por el Comandante en Jefe Fidel Castro, una columna al mando del comandante Eddy Suñol Ricardo, acompañado de la escuadra del capitán Raúl Castro Mercader, quien fungía como segundo. Se le entregó, además, una escuadra de mujeres provenientes del pelotón Mariana Grajales, de brillante historia combativa.

Todos ellos, poco más de 60, emprenden el recorrido a pie, desde el campamento de La Plata, donde son despedidos por Fidel Castro y Celia Sánchez. Se trasladaron hacia la Sierra de Gibara, para establecer allí la comandancia rebelde.

Poco tiempo bastó para que se convirtieran en una nutrida tropa, bien armada y con guerrilleros curtidos en el combate. Ya se habían producido las acciones de Los Guiros y San Andrés y quedó estructurado el IV Frente Oriental Simón Bolívar.

Ubicación de las columnas

El Comandante en Jefe imparte instrucciones a todos los frentes, para iniciar la ofensiva contra la odiada dictadura y en medio de ese fervor patriótico y combativo se preparan las operaciones que, en la carretera de Delicias a Chaparra, habrían de concretarse en la mañana del 27 de noviembre de 1958.

De el Pital, campamento de tránsito, parten tres columnas, una de ellas al mando del capitán Raúl Castro Mercader, con la misión de emboscar un camión artillado del ejército de la dictadura, al cual llamaban Toña la Negra, atacarlo, ocupar las armas y tomar prisioneros. Con esto se iniciarían las acciones previstas.

La otras dos columnas se situaron, una en Loma Blanca y la otra en el Cementerio de Chaparra. La primera atacaría los refuerzos que pudieran llegar de la capitanía de Delicias y la segunda, al mando del teniente Omar Iser Mojena, que se encargaría de enfrentar a los soldados procedentes del cuartel de Chaparra que acudieran en auxilio de los atacados.

Combate

Raúl Castro Mercader, se sitúa en La Cadena y al paso de Toña la Negra, atacaron fuerzas situadas en casas cercanas a la carretera, haciéndole estallar una mina antitanque que no logró destruir el objetivo. Se entabla un violento tironeo en el cual las mujeres dieron muestras de grandes dotes de coraje y valor. El camión blindado, ponchado de las gomas traseras, escapa en precipitada fuga a la capitanía de Delicias; donde se organizan con refuerzos procedentes de Puerto Padre, para dirigirse al lugar de los hechos. Pasan por Loma Blanca sin encontrar resistencia, ya que la emboscada se había retirado y llegan a La Cadena donde prenden fuego a más de diez casas y continúan luego hacia Chaparra.

Las fuerzas de Omar Iser Mojena, que aún permanecían en el cementerio, preparadas para entrar en acción, son atacadas por una avioneta que les hace disparos de ametralladoras, los cuales rebotan sobre las tumbas que les sirve de parapeto. Pocos minutos después detectan que fuerzas del ejército de la dictadura avanzan hacia ellos procedentes de Delicias, prácticamente por la retaguardia; pero no obstante, en tan difícil situación los rebeldes se aprestan a la lucha. Los soldados bajan de los camiones en el puente cercano y emprenden el ataque. Las fuerzas rebeldes reorganizan su formación de combate y disparan contra el enemigo por el costado del cementerio, mientras pasan la carretera y se internan en el potrero cercano.

A pecho descubierto, forman un semicírculo y contraatacan al enemigo por el frente y por un flanco. Se generaliza el combate y el trepidar de los disparos, mezclados con las arengas rebeldes, dan muestras del arrojo de los combatientes que avanzan sobre los soldados. El enemigo, ante el fuerte empuje guerrillero, se desmoraliza y emprende la huida en desbandada, dejando abandonados a un herido y a su jefe, un sargento tristemente célebre, muerto a la orilla del camino; en total se le hicieron tres bajas al enemigo, un muerto y dos prisioneros.[1] En el fragor del combate cae herido José Manuel Rodríguez Marrero, valiente revolucionario nacido en Copo del Chato, quien es sacado del lugar por sus compañeros, pero lamentablemente muere al día siguiente cuando era operado por los doctores Manuel Díaz Legrá y Omar Fernández en el Pital producto a las graves lesiones sufridas.[1] Las fuerzas del Ejército Rebelde habían alcanzado una nueva victoria.

Referencias

  1. 1,0 1,1 Gámez Guerra, Amalia Maciel; Pupo Velázquez, Rosalía Beatriz. Comandante Eddy Suñol. Su participación en la lucha revolucionaria. pp.44-45 (Tesis). Universidad de Holguín Oscar Lucero Moya, 2015.

Fuentes