Saltar a: navegación, buscar

Curaduría

Curaduría
Información sobre la plantilla
Curaduria.jpg
Concepto:Es el conjunto de saberes que posibilitan la exposición, valuación, manejo, preservación y administración de bienes artísticos

Curaduría. El término se utiliza en el Derecho de origen romano, de donde proviene, para designar alguien encargado de la custodia de una persona, o sus bienes, no apta para hacerlo por ella misma. A partir del Renacimiento Italiano aparece para designar al encargado de las primeras ediciones de la naciente industria de la imprenta. Durante el siglo XX, a partir de la actividad organizativa y expositiva del Arte de las Vanguarias Europeas por el artista Marcel Duchamp se difundió su uso, en el medio de las Artes Visuales para nombrar a las personas.

La figura del curador nace precisamente en oposición al museo y termina después de la superación histórica del Movimiento Moderno incorporándose al él con honores. Las obras de artes plásticas como objeto cultural adquieren en toda su amplitud sus funciones comunicativas y su condición factual solo en el contacto con el público, las especificidades de estos objetos artísticos requieren de un planeación especializada de espacios, tiempos y modos expositivos para adquirir plenamente estas dimensiones, esto es tarea del curador.

Un museo es un lugar en donde se materializan la manera de entender el mundo de quienes organizan, financian y tienen control sobre los espacios de exposición; asimismo, en un museo se debaten ideas, se plantean problemas del conocimiento (científico, estético, político, entre otros), se enseña y se aprende. El trabajo dentro de un museo implica una serie de tareas especializadas. Mientras más grande e importante es un museo más personas trabajan para realizar las exhibiciones.

Están los museógrafos, que se encargan de diseñar el espacio que ocupará la exposición, así como la ubicación de las piezas dentro de ese espacio. También hay administradores, conservadores (encargados de preservar la integridad física de las piezas expuestas y las almacenadas), archivistas, diseñadores gráficos, vigilantes de la seguridad de las obras, guías, educadores, editores, etcétera. Uno de los profesionales que se encarga de hacer posibles las exposiciones es el curador.

El comisario artístico o curador surge a partir de la idea de un conservador de arte. Éste es un profesional capacitado en el conjunto de saberes que posibilitan entre otros la exposición, valoración, manejo, preservación y administración de bienes artísticos.

Historia

Antecedentes

La palabra proviene del inglés curator, que designaba originalmente a la persona encargada de custodiar (to keep) una colección. Era una suerte de guardián, concentrado en la conservación y restauración de las obras a su cargo. Mientras la misión se mantuvo en los museos, con funciones acotadas a la colección permanente, el curador no pasó de ser una figura de perfil bajo; un investigador o un estudioso, ajeno a cualquier tipo de protagonismo mediático. Esto cambió drásticamente cuando los curadores ingresaron en un nuevo circuito más comercial: el de las exposiciones temporales.

De esta forma, la fuerza se volvió mayor en el ámbito del arte, pero también en el mercado. Esta figura tenía en sus manos el poder legitimador, función que tradicionalmente había ejercido la crítica. El curador podía imponer obras, nombres y técnicas, elegir un cuadro de tal museo o de tal colección privada; dar forma al catálogo; dialogar y negociar con los sponsors, etcétera.

Evolución

La palabra —del inglés "curator"— designaba originalmente a la persona encargada de custodiar —"to keep"— una colección. Era una suerte de guardián, concentrado en la conservación y restauración de las obras a su cargo.

Mientras la misión se mantuvo en el ámbito museístico, con funciones acotadas a la colección permanente, el curador no pasó de ser una figura de perfil bajo; un investigador o un estudioso, ajeno a cualquier tipo de protagonismo mediático. Esto cambió radicalmente cuando los curadores ingresaron en un nuevo y marketinero circuito: el de las exposiciones temporarias.

Entonces, la gravitación se volvió enorme en el ambiente del arte, pero también —efecto no deseado— en el mercado. Esta figura tenía en sus manos el poder legitimador, función que tradicionalmente había ejercido la crítica. El curador podía imponer obras, nombres y técnicas, elegir un cuadro de tal museo o de tal colección privada; dar forma al catálogo; dialogar y negociar con los sponsors, etcétera.

La transformación que sacó de la horma "museística" al curador llegó en los años ochenta con las muestras "curadas" con un guión. No se trataba sólo de mostrar algo sino de demostrar.

Al dejar que las obras dialoguen entre sí, el espectador puede sacar sus propias conclusiones sobre una "nueva" obra que es la selección en sí misma. En este sentido, el crítico Jorge López Anaya estima que la primera pista de la curaduría, tal como se entiende hoy, la dio el suizo Harald Szeemann al abrir, en 1969, la muestra "Cuando las actitudes devienen formas", con la intención de probar una tesis y no de seguir equis cronología.

Por último, al curador se aplica el concepto de posproducción, tan en boga entre los teóricos de arte. Así como el Disc Jockey compone su propia música a partir de temas existentes, el curador crea su propia obra (la muestra) a partir de obras existentes.

Funciones del curador

El curador es, por así decirlo, el “autor intelectual” de una exposición. Generalmente es un especialista en una determinada área del conocimiento (artes plásticas, historia, botánica, numismática, tecnología, zoología, arquitectura, cartografía, moneda, videoarte, textiles, por ejemplo) que, además, conoce y tiene acceso a colecciones de obras, objetos o especímenes que expresan o condensan el saber del cual es especialista. El curador también requiere tener ciertas nociones de cómo conservar en buen estado las obras, seres u objetos que propone exhibir.

La tarea del curador es elegir un tema que pueda ser expuesto a través de obras de arte, especímenes naturales o minerales, tecnología o cualquier otro tipo de ser u objeto. Una vez elegido el tema, debe explicar cómo se propone transmitirlo al público y cuál es la finalidad educativa de la exposición. Un curador es un autor, porque a lo largo del espacio de exposición desarrolla el argumento que del tema de la exhibición. Por ejemplo, si un curador de arte se propone hacer una exposición con el tema principal de la vida en el mar, puede dedicar una sala al asunto de los peces, otra al de las embarcaciones, otra a la representación de caracoles marinos, una más a los marineros, etcétera. O bien puede elegir un tema circunscrito a cierto periodo temporal, determinado estilo pictórico, o incluso un tema de carácter filosófico o de reflexión estética; por ejemplo, una exposición titulada “.

En los últimos años, el curador recibe cada vez más atención en el medio de los museos. Hay curadores que gozan de fama internacional y son contratados por museos de todo el mundo para que organicen exposiciones. Incluso se ha llegado al extremo de organizar exposiciones en donde se prescinde de las fichas técnicas de las obras y sólo se informa del título de la exposición y el nombre del curador, como si lo importante fuera la “idea” expuesta a través de las obras y éstas fueran secundarias.

Acciones del curador

  • Idea el tema de la exposición
  • Investiga acerca de ese tema
  • Conoce las obras que mejor expresen ese tema (ubicadas en colecciones privadas o públicas, zoológicos, jardines botánicos, sitios históricos, etcétera).
  • Elabora una explicación del sentido de la exposición y justifica la relación de las obras entre sí.
  • Localiza las obras, puede ayudar a que se presenten al museo o espacio de exposición y está pendiente de la seguridad y catalogación de la obra, cuidando que sus fichas técnicas (que consignan autor, técnica, título, fecha, medidas) sean consignadas correctamente.
  • Puede intervenir en los programas educativos y de divulgación relacionados con la exposición (tales como cursos, conferencias y talleres)
  • Algunos curadores se encargan de buscar dinero para que se lleve a cabo la exposición

Enlaces externos

Fuentes