Saltar a: navegación, buscar

David Calzado

David Calzado
Información sobre la plantilla
David Calzado1.jpg
Datos generales
Nombre real:Sergio David Calzado Almenares
Fecha de nacimiento:29 de diciembre de 1957
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Ocupación:Director de orquesta, compositor
Información artística
Género(s):Charanga, salsa, música popular bailable
Instrumento(s):violín
Artistas relacionados:Charanga Habanera

David Calzado. Compositor y violinista. Nació en La Habana, el 29 de diciembrede 1957. Realizó sus estudios de violín en la Escuela Nacional de Arte con el violinista Evelio Tieles Ferrer. Desde 1988 es el director de La Charanga Habanera, una de las orquestas más populares del país hasta el momento.

Síntesis biográfica

Nació en La Habana, el 29 de diciembrede 1957. Realizó sus estudios de violín en la Escuela Nacional de Arte con el violinista Evelio Tieles Ferrer.

Carrera artística

Inició su carrera artística con la orquesta de Pancho el Bravo, y posteriormente la continuó con Estrellas Cubanas, Ireson, Ritmo Oriental y Violines de Tropicana.

Director de la Charanga Habanera

En 1988 fundó la Charanga Habanera, como una charanga tradicional, que interpretaba la música cubana al estilo de la década del 50. La formación musical de su director, el violinista y compositor David Calzado, le permitió ocupar un espacio no sólo en el ámbito nacional, sino también en el internacional, principalmente en el Montecarlo Sportling Club del Principado de Mónaco, donde debutó en 1989, y donde alternó, entre otros, con Barry White, Ray Charles, Paul Anka, Sergio Méndez, Kool and the Gang, Tina Turner, Shirley Basey, Stevie Wonder, Whitney Houston, Charles Aznavour, Frank Sinatra y Blood Sweat and Tears (Sangre, Sudor y Lágrimas).

La aparición de la Charanga Habanera —síntesis de la manera de hacer de Issac Delgado y N.G. La Banda del compositor y flautista José Luis Cortés—, con la que se presentó en Cuba por vez primera en 1993, irrumpió como un «escándalo sonoro» que transgredía incesantemente muchos de los esquemas establecidos hasta entonces en las orquestas cubanas. Casi todos los músicos además de tocar varios instrumentos, también bailan.

El escenario se transformó para este grupo en una pista de baile, pues no se limitan a tocar y realizar alguna que otra coreografía circunscrita al espacio de los cantantes principales. Esto la ha convertido en poco tiempo en una de las agrupaciones más demandadas, en la que se dejan sentir las influencias del rap, tanto en la imagen —que con el vestuario y la danza proyectan en la escena— como en los textos y el estilo hablado de algunas de las obras que interpretan. Esto fue un cambio significativo, ya que en 1988 había comenzado con un repertorio a base de chachachás, boleros y guarachas. La nueva sonoridad de la Charanga se empezó a difundir por la radio a partir de 1993 con el disco Hey you, loca! en el nuevo trabajo musical de la agrupación, la timba pasó a ocupar un primer plano de interés sonoro, caracterizado por la saturación rítmica y la explotación de los registros más extremos: orquestaciones en las que se explotan desde los timbres graves más roncos hasta los agudos más hirientes.

El formato de la Charanga, ya sin el violín —su director dejó de ejecutar este instrumento en el grupo en 1992—, se amplió con la presencia del saxofón, la trompeta y el trombón en los metales, además de los teclados. Los textos devinieron más agresivos y desenfadados; los estribillos se cargaron de doble sentido y las coreografías (creadas por David Calzado), inusitadas hasta ese momento, están concebidas con figuras acrobáticas y una gestualidad deliberadamente sensual y provocadora. Una obra que resume estas características es El temba, del disco Pa’que se entere La Habana, 1996. En 1998 se presentaron en el MIDEN.

En noviembre de 2016 formó parte de la delegación que representó a Cuba en la 17ma ceremonia de entrega de los Grammy Latinos en Las Vegas, Estados Unidos[1] .

Obras

  • El bla, bla, bla
  • El Ricky ricón
  • El temba
  • Esas son cosas que pasan
  • Experto en amores
  • Mi corazón no puede darte más
  • No tires la piedra
  • Placer de amar
  • Tremenda atmósfera
  • Tú, el sipisón y yo
  • Un disparo en la mirada
  • Volver al lecho sin temor
  • Y siguió bailando

Referencias

Fuentes

  • Goizueta, Gladys. «Con la Charanga Habanera, caminar por la cuerda de un violín». Revista Tropicana Internacional (1): 17-19, 1996.
  • Mesa Smith, Jorge. «La Charanga Habanera». Revista Cuba Internacional (La Habana): 30-32, septiembre de 1994.
  • Vázquez, Omar. «La Charanga Habanera repite su éxito en Montecarlo». Granma (La Habana), 29 de septiembre de 1990: 3.
  • Giró, Radamés. Diccionario enciclopédico de la música en Cuba. La Habana, Editorial Letras Cubanas, 2009.