Saltar a: navegación, buscar

Eclampsia canina

Eclampsia Canina
Información sobre la plantilla
Cachorros.jpg
Eclampsia. Es una enfermedad netamente metabólica que se produce en las hembras en estado de Gestación o después del parto. En la perra generalmente se manifiesta entre una y dos semanas posteriores al Parto.

Patología

La eclampsia canina es una Enfermedad que se manifiesta dentro de los primeros 5 a 10 días de producido el parto, es debido a que en ese período hay una gran fuga de calcio y otros elementos a través de la leche, siendo en general una enfermedad que se manifiesta casi con exclusividad en razas pequeñas como (Pincher enano, Dachshund, Perro Pequines, Caniche Toy, etc).

Prevención

Para prevenir esta enfermedad hay que tener en cuenta la alimentación de la madre durante la gestación. Son propensas a contraerla aquellas perras que se alimentan unicamente con carne. La dieta debe estar compuesta por varios alimentos: carne, leche, queso, verduras, etc. o bien, un alimento balanceado super premium de alta calidad para cachorros que está indicado para hembras gestantes por la suplementación de vitaminas y minerales que contiene. Aunque parezca una contradicción: Suplementar la dieta con calcio no parece jugar un rol fundamental en la prevención de la eclampsia, sino que de hecho el sobre-suplemento de calcio durante el embarazo puede realmente causarla.

Causas

La causa de la eclampsia se debe a una disminución de la concentración del calcio en sangre. Es lógico que una camada numerosa representa un esfuerzo grande sobre la capacidad de la madre para suministrar calcio, por intermedio de la leche que le da a sus cachorros para el desarrollo de su esqueleto, teniendo en cuenta, que ella ha estado suministrando este elemento a sus crías durante todo el período de gestación.

Sintomas

Es una enfermedad que comienza en forma casi espontánea con su sintomatología clínica, la hembra comienza a sentirse inquieta, se agita, tiembla, tambalea, se tumba sobre un lado como si tuviese un espasmo, su agitación va en aumento y la saliva moja parte de su hocico. Los miembros se tornan rígidos por momentos, el animalito no pierde la conciencia y mira con expresión de ayuda. A esta altura de los acontecimientos, amos que nunca habían visto una perra en esta situación y desconocen la enfermedad piensan que se ha intoxicado y en un estado desesperante llegan a la consulta del veterinario. Otros comienzan aplicarles remedios "caseros" (aceite con leche) que empeoran totalmente el cuadro, produciendo en algunos casos neumonías por "falsa vía" (la leche con el aceite llegan al pulmón) con consecuencias fatales. Los espasmos pasan, pero se repiten una y otra vez, con intervalos breves entre cada ataque y si no se aplica un tratamiento correcto, la perrita morirá de agotamiento o fallo cardíaco después de diez o doce horas de comenzados los síntomas.

Tratamiento

Para resolver el déficit de calcio en la sangre, se debe canalizar al paciente. mediante la colocación de un Suero para ir administrando lentamente el calcio a fin de no producir un fallo cardíaco.

La temperatura corporal debe ser disminuída mediante la colocación de inyecciones refrigerantes en el cuerpo del animal hasta que el calcio endovenoso haga efecto y el uso de miorelajantes y anticonvulsivantes quedan reservados según la gravedad de cada caso clínico. Como tratamiento complementario se debe suspender la lactancia, a fin de evitar un segundo episodio que puede ser más grave que el primero.

Alimentación de los cahorros

Una vez tratada la perra, es necesario racionar el suministro de leche a los cachorros y si éstos tienen más de quince días, proceder al destete. Los perritos no deben por ningún motivo mamar de la perra afectada durante veinticuatro o cuarenta y ocho horas posteriores al ataque de eclampsia.

Los cachorros deben ser alimentados en forma artificial, recurriendo a leches comerciales para caninos que se venden en los lugares apropiados o bien recurrir a una receta casera pero muy efectiva: en un litro de leche con bajo contenido en lactosa, se agrega un pote de ¼ litro de crema de leche, una yema de huevo y una o dos gotas de limón. Este preparado se homogeiniza y se mantiene en el Refrigerador para darle a los perritos.

Fuentes