Saltar a: navegación, buscar

Eduardo Saborit

Eduardo Saborit
Información sobre la plantilla
Eduardo-saborit.jpg
NombreEduardo Saborit Pérez
Nacimiento14 de mayo de 1911
Campechuela, Granma, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento5 de marzo de 1963
Ciudad de la Habana, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
Otros nombresCantor de la Revolución
Obras destacadasCuba, qué linda es Cuba
La guayabera
Conozca a Cuba primero
Despertar

Eduardo Saborit Pérez. Destacado guitarrista y compositor cubano, incursionó en temas como el Triunfo de la Revolución Cubana, la Campaña de Alfabetización, la Lucha Contra Bandidos, la fundación de organizaciones en defensa de la Patria, entre otros aspectos, lo que de manera magistral dejó plasmado en su obra artístico musical.

Datos biográficos

El desarrollo de la cultura en Campechuela, hacia 1911, se manifestaba en lo fundamental a través de agrupaciones de pequeño formato y la existencia de pequeñas aulas donde se impartía música como principal arte de la zona. Maestros de esta especialidad como Eduardo Saborit (padre), Crecencio Rosales y Manuel Apronianio Jerez Hidalgo hacían de niños y jóvenes verdaderos virtuosos de la música de la época, sobre todo la clásica (para el aprendizaje) y la popular, muy usada en las fiestas del momento.

En este contexto socio-cultural, vio la luz el 14 de mayo de 1911 (en el Registro de inscripción señala el 2 de junio) en la calle Caridad No. 30, en la ciudad de Campechuela, Eduardo Saborit Pérez. Hijo de Eduardo Saborit Rodríguez, músico de profesión y arreglista de órganos, y de Pilar Pérez, ama de casa.

Al decir “A Eduardo Saborit Pérez lo músico le viene por tradición familiar, su padre era director de la Banda de Música Municipal en el poblado de Campechuela, además hacía música para órgano. Desde pequeño Eduardo aprendió el pentagrama.”

Desde joven mostró un carácter alegre y jovial, entusiasta y atento, sentía gran predilección por la música y su padre fue su primer maestro.

Integró, desde muy joven, la Banda Municipal de Concierto de Campechuela donde tocaba su padre, su instrumento era la flauta. Fue privilegio del municipio Campechuela contar con una banda municipal de concierto desde el año 1912, lo que permitía que otros territorios de la zona costera disfrutaran de sus actuaciones, en una de estos recorridos por la zona de Niquero, Eduardo, muy joven aún, se bañó en una laguna de aguas contaminadas y contrajo la enfermedad del tifus, lo que provocó un cambio rotundo para su vida. Sobrevivió al padecimiento pero le fue suspendido, por prescripción facultativa, la ejecución de los instrumentos de viento a cuyo estudio, hasta ese momento, se había dedicado.

Debido a su profundo amor por la música y para no quedar alejado de ella, comenzó los estudios de guitarra clásica como una forma de entretenimiento. Sin embargo, un amigo suyo y gran conocedor de su vida, al referirse al cambio que se produce en su vida como resultado de la enfermedad (de ejercer instrumentos de viento a guitarra), plantea: “Desde niño, manifestó una clara vocación por la guitarra. Ya en los primeros años de su juventud era un buen guitarrista…”

Por cuestiones de familia se traslada, junto con su padre a vivir a Niquero. Allí, Eduardo (hijo) desempeña el oficio de barbero. Participa en las actividades culturales que se organizaban en esta localidad. Conoce a su profesor de guitarra Crecencio Rosales, quien influyó en su consagración como músico y compositor.

El ambiente favorable que le brindaba la cultura del lugar propicia el conocimiento de la familia Raga, cuyos hermanos (todos músicos) acogen a Eduardo Saborit como uno más, afecto que crece hondamente a partir de que éste contrae matrimonio con Zoila Raga, su compañera para toda la vida.

La familia Raga, además de buenos músicos, eran inquietos revolucionarios, profesando las ideas del Marxismo-Leninismo. Eduardo Saborit abraza la causa revolucionaria y se integra junto con ellos. “Sus luchas como militantes marxistas-leninistas en 1935, los identificaron como enemigos del régimen y tuvieron que abandonar su pueblo natal, Saborit compartió con los hermanos Raga todos estos tiempos de miseria, persecuciones y desvelos.”

Emigran entonces a Manzanillo de donde nuevamente tienen que huir debido a sus actividades políticas hacia el Camagüey en cuya ciudad crean, para ganarse el sustento, el trío “La Clave Azul”, integrado por Luis Raga, Teodoro Benemelis y Eduardo Saborit.

Los amplios conocimientos musicales e interpretativos, logrados ya por estos años, hacen que Eduardo Saborit sea solicitado para actuar como guitarrista clásico en la ciudad de Santa Clara, es acogido en la Radioemisora Cadena Azul, se relaciona con destacadas personalidades de la música como Sindo Garay y Agustín Lara.

La radio emisora Cadena Azul traslada sus estudios para La Habana llevando a Eduardo Saborit como parte de su elenco. En la capital cubana siguió componiendo y realizando programas en la emisora CMQ, exponiendo su repertorio campesino.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial se necesitaban artistas para estimular a los soldados en el frente y en los hospitales, Eduardo Saborit accede al llamado y con su inseparable guitarra visita varios países de Europa. Al retornar a Cuba recorre la isla con su conjunto campesino.

Con el triunfo revolucionario el 1ro de Enero de 1959, dedica su vida y obra a los logros de la Revolución, es así como compone varios himnos que responden al momento histórico vivido. Tuvo participación en la Campaña de Alfabetización fungiendo como asesor, compone la canción Despertar, inspirada en una carta que le envía un joven campesino a Fidel expresándole que había despertado de la ignorancia que estaba viviendo, compone además la música del Himno de la Alfabetización.

Su cultura y personalidad trascienden el continente americano, visita los países socialistas de Hungría y Alemania, así como Finlandia, España, Francia y la antigua Unión Soviética, es allí, en el balneario de Sovki, al realizar un recuento de los viajes realizados, durante tanto tiempo alejado de su Cuba bella, que compone la canción que lo inmortaliza: ¨Cuba, qué linda es Cuba¨, que fue aplaudida en el XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, interpretada por un coro dirigido por Cuca Rivero.

Tuvo participación activa en la Campaña de Alfabetización, fue asesor de la misma. La fiebre patriótica de Saborit vibra con intensidad y crea el número ¨Conozca a Cuba primero y al extranjero después¨ que enciende el alma de los cubanos que la escucharon, este número le valió ser condecorado con la medalla de oro de la Habana y por cuya composición jamás quiso cobrar un centavo.

El 5 de marzo de 1963, a la edad de 52 años, le sorprende la muerte producto de un infarto. Con su deceso perdió la música y la Revolución uno de sus mejores y más altos exponentes que supo colocar su obra al servicio de la Patria. El duelo fue despedido por el El Indio Naborí.

Obras más conocidas

  • Cuba que linda es Cuba.
  • Conozca a Cuba primero y al extranjero después.
  • Ven, niña, ven.
  • El guarapo y la melcocha.
  • La Guayabera.
  • El caballo y la montura.
  • Tócalo con limón.
  • Sin Bandera.
  • Caridad.
  • Flor de amor.
  • Noche de tragos.
  • Despertar.
  • Firme a la libertad.

También compuso varios himnos lo que destacan:

Compuso además canciones infantiles tales como:

  • Mi escuelita.
  • Los pioneros.
  • Estrellita roja.
  • Niñito cubano.

Fuentes

  • Archivo histórico del Museo de Campechuela.

Véase también