Saltar a: navegación, buscar

El coche en Bayamo

Coche
Información sobre la plantilla
Carruaje.jpg
Elemento distintivo de la ciudad de Bayamo
El coche en Bayamo. En la actualidad forma parte de la historia y la cultura de la ciudad de Bayamo, teniendo un fuerte arraigo socio–cultural, no sólo como medio de transporte si no, en serenatas, actos políticos o sociales, elemento decorativo y artesanal. Ha sido inspiración de diversos artistas, es un símbolo que equilibra el medio ambiente, sus calles, construcciones, historia y sus sonidos peculiares hacen sentir un grato sentimiento de felicidad tanto para el residente como para el que se encuentra en la ciudad de tránsito o visita.

Historia

El hombre, en su origen se vio en la necesidad de trasladarse hacia las diferentes partes del mundo en busca de áreas de mejores coto de caza, clima, necesidades biológicas, etc. Su propia evolución lo obligó a la doma de animales para su traslación. Con el surgimiento de la ganadería y doma de caballos el hombre utilizaría estos últimos como medio de transporte.

En estos propios orígenes se ve al hombre utilizando al caballo como vehículo de transporte personal hacia regiones más distantes de su territorio. Pero la necesidad de transportar grandes cargas pesadas traería consigo que a estos animales se les engancharan por medio de sogas, cargas que por si solo el hombre no sería capaz de transportar, dando origen de esta forma al surgimiento del trineo de carga, una plataforma sobre patines representada a menudo en los antiguos monumentos egipcios. Este sería uno de los primeros medios de traslación en la historia del transporte.

El surgimiento de la rueda incidiría en una revolución y transformación del medio de transportación. Las primeras ruedas consistieron en troncos de madera cortados en discos sólidos que, sin lugar a dudas, evolucionaron de los rodillos situados bajo los trineos, utilizados para disminuir la fricción. Hacia el año 2000 a.C. los egipcios usaban carros de dos ruedas tirados por caballos en cacerías y actividades militares. Los asirios, los griegos y los romanos también usaban este tipo de carro.

El carro de la antigüedad fue el prototipo de la carreta, y la forma de carruaje más primitiva variaba al ser éste adoptado por los diferentes países. Con el descubrimiento de una nueva ruta hacia el nuevo mundo, España traería a la Isla caribeña tradiciones, costumbres y modo de transportación. El surgimiento de diferentes villas, entronizaría diferentes medios propios y autóctonos de cada región.

Llegada del Coche a Cuba

Quitrin

En Cuba, desde los primeros años de colonización los medios de transportación serían los de tracción animal, ya que su uso en el transporte de mercancías sería de vital importancia, pero no sería hasta la fundación de villas, poblados y ciudades que surgirían los primeros y diversos coches.

La fundación de las primeras villas como de San Salvador en los primeros días del mes de noviembre no estaría ajena a un conjunto tradiciones de la Península Ibérica, que con el asentamiento en la región se difundirían, mucho más cuando las características topográficas de la región serian idóneas para su evolución.

El lugar que se dispuso para el asentamiento inicial fue Yara; se levantaron la Iglesia, y el Cabildo, y se hizo el reparto de tierras e indios, no obstante y como ocurrió con la mayoría del resto de las villas (salvo Baracoa) ésta fue trasladada a fines de 1514, ubicándola donde se encuentra hoy la ciudad de Bayamo, según cronistas de la época colonial por las epidemias y abundantes plagas existentes en Yara, además de las condiciones que tenía este valle: abundante población indígena y un gran río, entre otras. A partir de entonces, se denominó San Salvador de Bayamo.

Con el incremento de habitantes y el crecimiento de la villa empezarían a correr los primeros transportes tirados por caballos, siendo los primeros usos las rastras, (transporte familia del trineo por su ausencia de ruedas); esta rastra es la primera manifestación del transporte tirado por caballo en Cuba y su fácil construcción consiste en un árbol picado en el lugar donde se divide el tronco en dos secciones o en la horqueta central y que tenía como finalidad el transporte de mercancías, fundamentalmente los relacionados con la agricultura y sus diversos renglones productivos a pesar de que era muy usado por los habitantes de la villa para el traslado de jícaras y tinajas cargadas con agua o vino.

La prosperidad de la villa sería idónea para que los équidos fueran empleados en las zonas urbanas para el arrastre de los ya existentes carruajes, calesas, volantas, quitrines, cabrioles, carretones y en mayor medida las carretas que usualmente habían sido tiradas por bueyes. Por lo que el censo realizado al final del XVIII arrojaría que en la región comprendida en el Oriente del país existían 183 volantas y quitrines, de ellos 17 en la villa San Salvador de Bayamo, y 597 carretas, carretillas y carretones de las cuales 107 eran de esta ciudad.

Los quitrines, cabrioles y volantas no serían solo un elemento cultural como lo reflejan diversos artistas en sus poesías, canciones, lienzos y romerías a pueblos cercanos como El Dátil, Melgarejo y Cautillo, sino que sirvieron también para preparar la gesta independentista. Con los nuevos aires republicanos harían su presencia otros modelos que sustituirían los antiguos y tradicionales transportes, empezaría el siglo de los milores y las duquesas.

En el año 1902, a pesar de que en otras regiones del mundo, el transporte ha tenido un desarrollo y auge, entra por el puerto de La Habana procedente de Paris un coche modelo Duquesa con destino a la ciudad de Bayamo. Su propietario el señor José Alonso lo manda a buscar debido a las comodidades que ofrece este último modelo de tracción animal y que por las características topográficas sería idóneo para la región y para el uso de la vida social que estaban llevando los ricos hacendados.

Para los mismos fines o a modo de competencia más bien social, entra por el puerto de Manzanillo procedente de los Estados Unidos de Norteamérica un coche modelo Milord propiedad de la familia Luís Tornes Miniet. Tanto el Milord como la duquesa son reflejados por diversos autores como los primeros coches que entraron en la ciudad bayamesa.

Estos dos nuevos modelos de coches abrirían las puertas a la continuidad de una tradición que dado a las características topográficas de la región se habían entronizado en la villa en sus diferentes funciones sociales tanto para los ricos hacendados poseedores de fortuna y de hecho de lujosos quitrines y volantas hasta el sector más humilde con sus carretas, carretillas y carretones.

Estos coches prestarían con el transcurrir de los primeros años del Siglo XX, diferentes servicios que ya que no se limitarían a los paseos de fines de semana que era costumbre después de finalizada la guerra de intendencia, sino que se irían mezclando con la cultura y las necesidades de la ciudad y sus diversos usos sociales son apreciables en la prensa plana de la época y en especial el de los periódicos el Heraldo de Bayamo, El Bayamés o La regeneración.

Estos, tocan en sus crónicas sociales temas sociales como: “…realiza la familia Acosta Tamayo los quince de su amada hija Elisa con un paseo en un hermoso coche milord… otro aspecto que refleja este periódico con respecto a la relación del coche fue el de “….utiliza un coche miliord el General Emiliano Núñez Ministro de Agricultura para la visita a las minas de la región…. “ o los que tenían usos netamente sociales como el de “… la colonia española contara con un servicio de coches para el traslado de enfermos….” así mismo se refleja el uso de este medio para … prestaran servicios mas de 30 coches en la Terminal…”

Siendo la nota más sobresaliente en la historia de los coches de la Cuba neocolonial fue la relacionada en con la visita a la ciudad del Presidente de la Republica Gerardo Machado lo cual fue publicada en los titulares donde expresaba: …después de una hermosa ceremonia de bienvenida en la Terminal de trenes, el General Gerardo Machado prefirió su traslado al ayuntamiento en un coche modelo Lan do, tirado por 2 caballos moros, propiedad de su amigo en la guerra General Jose Manuel Capote Sosa

Por otra parte el sector mas humilde de la sociedad seguiría utilizando sus modelos de antaño como las carretillas y los carretones ya sea para la transportación de personas o para el traslado de mercancías desde el campo a la ciudad o en diferentes comercios, estos le darían sustento a muchas familias o muchas de estas familias se nutriría de los coches como medio de empleo ya que el coche aún en la actualidad, genera para la sociedad una serie de empleo vitales para su mantención como son: los herreros, los tapiceros, veterinarios, los yerberos y los propios caleseros o cocheros que al desaparecer la mano de obra barata y esclava resurgían pero esta vez como obreros asalariados.

Con el desarrollo de la industria automotriz la burguesía de la región reemplazaría los coches por estos vehículos para el transporte privado por lo que muchos de estos coches pasan a ser operados como medios de transporte dando paso a que la clase media los adquiriera ya sea de forma de arrendamiento o de compra y los pusiera en explotación como medio de transporte publico.

Pero para muchas familias, el trabajo de cochero no era solo el uso de la transportación en coche era una gama de empleo que no solo incluía a uno de sus miembros sino a varios de una misma familia llegando a ser el coche como el renglón económico fundamental y vital para estas personas. En el año 1940, los vehículos de la ANCHAR y Esteban Zagales uno de los mayores vendedores de carbón en la zona y que era propietario de tres guaguas amenazaba con invadir el transporte publico los cocheros que se dedicaban a esta actividad y en coordinación con sus patrocinadores que eran en la gran mayoría los dueños jurídicos de los coches se deciden a crear la Cofradía de Cocheros de Bayamo, para salvaguardar sus derechos y su negocio o empleo, esto al principio no resultaría debido en gran medida a que estos patrocinadores también poseían maquinas para el transporte publico.

Este gran dilema tendría solución satisfactoria para los coches el 24 de noviembre de 1942, debido al propio problema que los creo: la adquisición de plusvalía, ya que era más costoso para las maquinas de la ANCHAR mantenerse en el mercado debido al precio tan bajo de los pasaje y el alta de los aditamentos automotrices que se desgastaban con mayor facilidad junto al precio del combustible que debido a los conflictos en Europa relacionados con la II guerra mundial podría traer consigo una alta de los precios y acarrear un estado de crisis en el combustible y las piezas debido a que en gran medida los Estados Unidos era el principal proveedor y la suma de esta nación a la contienda bélica era una cuestión de tiempo.

Se tomaría entonces la decisión de muchos dueños de máquinas que estas se ocuparan del transporte intermunicipal e interprovincial, dejándole el transporte en la ciudad y poblados aledaños a los coches que en fin de cuentas ellos eran los mismos propietarios y tendrían menos gastos.

Por lo que esta Cofradía de Cocheros quedaría constituida socialmente y nunca institucionalmente, ya que nunca se le dio curso jurídico debido a que para ello los cocheros tendrían que ser los propios propietarios de sus medios y no era de interés de los verdaderos dueños jurídicos desprenderse de un negocio tan lucrativo y que podría en un momento de crisis económica florecer, quedaría publicada una nota en el periódico de la época donde argumentaba … la Cofradía de Cocheros de Bayamo y la ANCHAR dan solución al transporte publico en la ciudad… con 49 coches modelos Duquesas y Milores.

Los coches se mantuvieron operando en la ciudad de Bayamo después del triunfo de la revolución cubana, gracias a que sus 59 cocheros una vez creada la Asociación de Cocheros de Bayamo siguieron en sus puestos y sus vías habituales, pero con el sentimiento de que ya eran dueños de sus equipos y no tenían que ser explotados por ningún burgués, solo tenían que pagar un importe por ser miembros de la asociación que ellos mismos habían creado y el impuesto por operar como transporte publico.

El parque que se encuentra en la calle Parada Martí y Donato Mármol, fue un sitio donde en 1868 se efectuó un combate donde los coches tuvieron un papel en la historia de la revolución y estar cerca de la asociación era el lugar donde se reunían estos cocheros para realizar sus conversaciones y lugar de origen de las mayorías de las rutas de coches en la ciudad.

En este mismo parque, a petición de la Asociación de Cocheros de Bayamo al Poder Popular para brindarle un mayor servicio a la población se colocó un teléfono que servía de enlace entre los 10 cocheros que amanecían brindando servicios de transportación a la población, que al tener la necesidad de trasladarse hacia algún lugar de la ciudad, llamaba y se le daba la carrera al coche de turno el cual la realizaba al momento.

Por todo esto el parque José Francisco Maceo Osorio pasó a conocerse en la ciudad de Bayamo como “El parquecito de los Coches” nombre que en la actualidad se le sigue llamando en honor a que un día fue el lugar de parqueo de estos medios de transporte animal.

En el año 1980 la situación de la economía cubana se encontraba en franco proceso de desarrollo el sistema de transportación urbano en la ciudad de Bayamo había mejorado gracias a la entrada de 100 taxis modelos ladas que sustituirían a los antiguos Dogce y las máquinas, poniendo a los coches en una situación difícil con respecto a su supervivencia como transporte publico. En estos años los cocheros vieron que podrían ser relegados y comenzar el principio del fin.

En esta época los cocheros, mantenían con más énfasis sus tradiciones como cocheros y muchos elementos tradicionales ya sea en el coche como medio, o valores espirituales pasaban a ser símbolos culturales, que habían tenido sus orígenes en los primeros años del siglo y seguían empleándose, llegando a ser en la mayoría de los casos y para la población un elemento distintivo de esta profesión.

Taller de mantenimiento La Rueda

Pero para mantener estos coches en buen estado, se requería de un taller que fuera capaz de suplir las necesidades de los 59 coches en el menor tiempo, esto sería posible gracias al taller “La Rueda” que vería su nacimiento como unidad estatal en el mismo triunfo revolucionario, donde se unieron en 1961 varios talleres y talabarterías y en la calle prolongación de General García 530, donde existía el taller de Eustorgio Díaz Pérez queda creado el taller de reparaciones “La Rueda”.

Este taller que es… el único combinado con estas características en Cuba y quizás en América Latina decidió mantener los coches. Para la ceración del taller, el propio Eustorgio antiguo propietario decidió enseñar a los más jóvenes carpinteros, talabarteros, pintores y herreros el oficio de reparados de coches ya que los coches llevaban para su reparación diferentes accesorios y el trabajo en conjunto de varios oficios.

Estos jóvenes trabajadores de la fábrica crearon habilidades propias en la reparación por lo que pasa a ser de taller a fábrica siendo… fundada oficialmente en 1979 bajo el auspicio de Industria Locales No Alimentarias

La fábrica comenzaría la verdadera construcción de coches en 1991, cuando se celebra en el país los juegos Panamericanos y la dirección del estado asigna a la fábrica la construcción de 40 coches para la inauguración de esta actividad deportiva, poniéndose de manifiesto y consolidación lo aprendido en años atrás en la cotidianeidad de las reparaciones de los 59 coches y los otros que existían en las diferentes provincias del país.

En estos años la fábrica vio como de ella salieron coches para diferentes usos como el carro fúnebre que tenía como finalidad el transporte de féretros hasta el cementerio y que años después le daría origen a una nueva tradición que consiste en que, cuando un cochero o familiar de cochero fallece es llevado hasta el cementerio en este coche guiado muchas veces por el caballo con que trabajo muchos años de su vida o algún caballo que tenga una importancia personal, el carro de transportación de presos usado en las prisiones o en unidades del MININT, las ambulancias para el transporte de enfermos no de urgencias, los variados carretones para transportar mercancías, la utilización de muchos de ellos para bodas y quince siguiendo una tradición popular debido a la propia historia de la villa y hasta diversas carrozas sobre coches, por lo que la gama de vehículos tirados por caballos o coches y la experiencia en la construcción de estos iría aumentando y el propio periodo especial sirvió como elemento detonador de una cultura de fabricación que llevaba mas de medio siglo gestándose.

El auge de los coches estuvo ligado a los años finales de de la década de los 80 y principio de 1990 cuando se vislumbró el cambio en la economía del país. Con el derrumbe del campo socialista y la agudización del bloqueo, la transportación en sentido general sufría un duro golpe por la escasez de combustible y de piezas de repuesto, por lo que el coche volvería a ocupar su papel preponderante en la transportación de personas y mercancías como en siglos pasados.

Bibliografía