Saltar a: navegación, buscar

Eladio González Toledo

Eladio González Toledo
Información sobre la plantilla
Eladio glez.jpg
NombreEladio González Toledo
Nacimiento29 de octubre de 1851
Quivicán, La Habana Bandera de Cuba
Fallecimiento27 de noviembre de 1871
La Explanada de la Punta en el litoral habanero, Bandera de Cuba
Causa de la muerteFusilamiento
OcupaciónEstudiante
Eladio González Toledo. Uno de los ocho estudiantes de medicina asesinados en La Habana. Joven de Quivicán, en Noviembre de 1871 cursaba el primer año de medicina en la Universidad de La Habana.

Síntesis biográfica

Nacido el 29 de octubre de 1851, sus padres fueron Manuel González Rodríguez, natural de Santa María del Rosario, y Rosalía Toledo Sánchez, natural del partido del Santo Cristo de La Salud.

Bachiller en artes del colegio de Belén, de los Padres Jesuitas de La Habana, canjeado por el título del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, expedido este último el 22 de septiembre de [[1870]. En junio de 1871 aprobó el año de ampliación para estudiar medicina.

Los sucesos que dieron lugar a la muerte de Eladio González en injustos fusilamiento, son bien conocidos de todos los cubanos.

Ensangrentado el paredón de la Explanada de la Punta en el litoral habanero el 27 de noviembre de 1871 y arrojaron el estigma de asesinos a todos y a cada uno – sin excepción – de los voluntarios de La Habana, y de paso enlodaron en nombre de España que con una tolerancia culpas, producto que su incapacidad para gobernar sus colonias, hizo posible el Clima en que se enmarcaron aquellos acontecimientos.

La influencia paterna desempeñó un papel decisivo en la formación de su carácter y en su decisión de servir a la causa de la independencia de su tierra natal.

Historia

La historia del 27 de noviembre de 1871, ha sido narrada por Fermín Valdés Domínguez en su celebre libro, más recientemente, en otro publicado en esta capital, por Luis Felipe LeRoy en el centenario de esa luctuosa efemérides, se ha abundado más sobre el tema. Tanto en uno como en es otro, se describe como fueron detenidos, todos los alumnos del primer año de medicina que se encontraban en el anfiteatro anatómico y se les sometió a un ilegal, monstruoso y servir consejo de guerra, donde después de separados donde después de separados dos estudiantes –uno por su corta edad y a pedido Norteamericano, el otro por peninsular y voluntario – se les cantó para ver cuantos debían ser pasado por las armas. El cómputo arrojó ocho penas de muertes en total, en este número tenía que ser cubierto, no obstante que solamente a cinco podían imputarse, la comisión de hechos irrespetuosos de la tumba de un integrista feroz, alguien (periodista, SR.D.Gonzalo de Castañón) que en vida no había hecho más que incrementar el odio anticubano desde las columnas de su melódico la voz de Cuba.

El acobardado consejo de guerra, instrumento de la jauría de voluntarios, resolvió el problema de elegir los tres que faltaban con el simple expediente de un sorteo. Se sacaron a la muerte entre todos los restantes.

Cuenta la tradición, no confirmada por cierto que en este macabro sorteo no salio el nombre de Eladio González Toledo, y sí, el de un hermano de otro que iban a fusilar. Que en vista de ello, se sorteo de nuevo, para sacar a otro estudiante y no privar a unos padres de dos hijos a la vez: candorosa traición inaceptable en hombres de corazón de tigres, inaceptable de albergar sentimientos humanitarios. Lo concluyente es que uno de los tres que salió a la suerte, fue el infortunado guajirito de Quivicán.

No se sabe si en capilla escribió a sus padres o no. En todo caso se lo hizo, la carta nunca ha sido hallada, ni tampoco la presenta Fermín Valdés Domínguez es su libro el 27 de noviembre de 1871 de 1887. Tampoco se ha visto nunca una fotografía original, solo se conoce un retrato o creyón.
Fusilamiento de los Estudiantes de Medicina

Casi el único recuerdo que tangiblemente se conserva de él son unas líneas postreras escritas a su condiscípulo Teodoro De La Cerra Montero antes de morir. El original de esta misiva se conserva en la Fragua Martiana de la Universidad de La Habana y es conmovedora su escueta sencillez. Dice simplemente así, Cerra: Un peñuelo que tiene Domínguez cógetelo en prueba de amistad y dale éste que te incluyo. Mira si mi cadáver puede ser recogido. (F) Eladio González.



Fuentes

  • Domínguez Valdés, F(1887). El 27 de Noviembre de 1871. Madrid.
  • Gálvez LeRoy, Luís F.(1971). A cien años del 71 El fusilamiento de los Estudiantes. La Habana .
  • Nota este documento es copia fiel del original.