Saltar a: navegación, buscar

Eleazar Jiménez

(Redirigido desde «Eleazar Jiménez Zerquera»)
Eleazar Jiménez Zerquera.
Información sobre la plantilla
Eleazar Jiménez.jpg
Ajedrecista cubano
NombreEleazar Jiménez Zerquera.
Nacimiento25 de julio de 1928
Ciego de Avila, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento6 de mayo de 2000
NacionalidadCuba
CiudadaníaCubano
OcupaciónProfesor en la Academia de Ajedrez de la Universidad de La Habana
PadresTomás Jiménez
Eleazar Jiménez Zerquera. Fue el ajedrecista cubano de mejores resultados durante la década de los años 60; por sus actuaciones en las Olimpiadas de Leipzip 1960 y Varna 1962, la FIDE le confirió el título de Maestro Internacional en 1963.

Datos biográficos

Hijo de Tomás Jiménez, personalidad destacada del ajedrez nacional, nace en Ciego de Avila, el 25 de julio de 1928, y aprende a jugar al ajedrez a los 8 años. Eleazar es una de las figuras más destacadas del ajedrez en Cuba cuando en 1959, triunfa la Revolución. Desde 1945 a 1958 jugó 159 partidas en matches y torneos, logrando una efectividad del 75% (+91 =59 -9).

Resultados deportivos

Jiménez, 5 veces campeón de Cuba (1957, 1960, 1963, 1965 y 1967), 3 veces campeón panamericano (1963, 1966 y 1970), fue el ajedrecista cubano de mejores resultados durante la década de los años 60; por sus actuaciones en las Olimpiadas de Leipzip 1960 y Varna 1962, la FIDE le confirió el título de Maestro Internacional en 1963.

Por esta razón, el 5 de diciembre de ese año se convirtió en el primer ajedrecista cubano en ser homenajeado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, ya que tras José Raúl Capablanca Graupera había sido el primer título de un cubano en el ajedrez internacional.

Fue Jiménez, uno de los ajedrecistas cubanos de más prestigio internacional después de Capablanca, reconocido en su momento como uno de los Maestros Internacionales más fuertes del mundo; sólo razones temperamentales y contar, al triunfo de la Revolución, con más edad de la necesaria, le impidieron materializar el sueño de todo el pueblo de Cuba, de verlo convertido en Gran Maestro Internacional.

Actuación en olimpiadas y panamericanos de ajedrez

De estilo sólido, casi imbatible, defendió dignamente al ajedrez patrio en 7 olimpiadas de la FIDE, casi siempre en el primer tablero, jugando contra los mejores ajedrecistas del momento, con resultados muy satisfactorios.

Participó en 5 Torneos Panamericanos, celebrados entre 1963 y 1974, con destacado desempeño del 73,5% de eficiencia (+39 =41 -1) sufriendo una sola derrota, contra el maestro colombiano Carlos Cuartas, en 1966.

Efectividad en campeonatos nacionales

En los 8 primeros Campeonatos Nacionales realizados en el período revolucionario, Eleazar logró la efectividad más elevada alcanzada por trebejista cubano en todos los tiempos, ya que en las 152 partidas disputadas acumuló 110.5 puntos (+71 =79 -2), validas para el 72,7% , cifra a la que ni siquiera se acerca ningún maestro cubano de cualquier época.

En el evento mayor del ajedrez nacional, Jiménez logró la proeza de mantenerse invicto desde 1960 hasta 1970, antes de caer frente a Román Hernández, el 11 de febrero de 1970, en la 4ta ronda, jugando con negras, en 41 lances de una India del Rey. Así las cosas, logró jugar 96 partidas en Campeonatos cubanos sin conocer el revés, y en ellas acumuló el 80,2% de efectividad. El otro jugador que en un campeonato logró vencerlo fue Gilberto García, en 1974.

Principales triunfos internacionales

  • Entre sus triunfos foráneos se destacan los logrados en el VI Costa del Sol, España 1966, empatado con O'Kelly; y en el Zonal de Quito 1969, donde obtuvo el boleto para el Interzonal de Palma de Mayorca, tras vencer en desempate al Dr. Olavo Yépez (2.5 - 0.5).
  • En los torneos Capablanca de los años 60, resultó ser el cubano mejor clasificado en los de 1964, 1965, 1968 y 1969.

Los Centroamericanos y del Caribe por Equipos de México 1972, Venezuela 1973 y Nicaragua 1975 sirvieron para que la medalla de oro fuese a parar al pecho de Eleazar defendiendo distintos tableros.

  • Muy probablemente en la extensa carrera ajedrecística del Maestro Eleazar Jiménez, tengan una significación muy especial sus siempre interesantes encuentros con el Gran Maestro norteamericano Robert Fischer. Se enfrentaron en 4 oportunidades (Leipzip 1960, La Habana 1965, La Habana 1966 y Palma de Mayorca 1970), perdiendo el cubano solamente en el encuentro de 1966, terminando en difíciles empates las restantes partidas. Pocos ajedrecistas cuentan en su historial con resultados semejantes.

Encuentros con Robert Fischer

Fue Eleazar Jiménez un maestro que se distinguió por la solidez de su juego, característica asociada directamente a la profunda preparación teórica que siempre demostró ante el tablero. Por los días del IV Capablanca In Memoriam, Jiménez había trabajado intensamente, preparándose para una de las competencias más difíciles de toda su carrera.

En la siguiente partida, Jiménez narró como se produjo la preparación y desenlace de su encuentro con Fischer, combate memorable que mantuvo en tensión a toda la afición nacional durante días. En su comentario, el maestro cubano omite todo tipo de referencias teóricas, por cuando lo esencial radica precisamente en la descripción de los hechos, desde su misma génesis.

India del Rey, Variante Saemisch

1.d4

Muchos aficionados se preguntarían por qué por primera vez en este torneo utilicé la jugada 1.d4, cuando habitualmente salgo con 1.e4, más esto tiene una explicación muy lógica. Esta importante partida comenzó para mi, algunos días antes de sentarme en el tablero.

¿Qué le jugaré a Fischer, pregunté a mi gran amigo Ludek Pachman; y el , con ese deseo que siempre tiene de ayudar, me contestó: "puedes hacer lo que quieras, pero que sea sólido; no le permitas que te gane por análisis que tiene hecho de antemano, que tenga que jugar y sobre todo, como él buscará la victoria, si tu posición es buena tendrá que forzar y en ese momento será cuando se presentará tu oportunidad de ganar. Además, Fischer vendrá confiado de jugar una Siciliana, donde no tiene que trabajar mucho, pues conoce todas sus endemoniadas variantes y esto le disgustará."

Medité largamente, temía caer en esquemas que no me fueran familiares (hacía mucho tiempo que no jugaba 1.d4) y me preparé para dos defensas: I. Gruenfeld; II. India del Rey. Fischer había derrotado al maestro nacional cubano Gilberto García en muy bonita forma empleando la primera y confiaba que repetiría su plan conmigo, pero no lo hizo y me sentí contento y seguro. No hacía su favorita Gruenfeld, la primera batalla en el aspecto psicológico me era favorable.

Más la cosa no era nada fácil, el GM norteamericano utilizaba otra de sus armas: la defensa India del Rey, que todos los aficionados saben lo aguda que es, sin embargo, tampoco para mi fue sorpresa, porque entraba de lleno dentro de mis cálculos previos.

Fischer ha dicho: solamente con el sistema Saemisch es posible obtener alguna ventaja contra la India del Rey, y precisamente contra él y siguiendo sus recomendaciones, (producto de largos y profundos estudios) empleo ese Sistema, donde tenga que luchar contra su propio convencimiento de que la posición de las blancas es mejor.

La segunda batalla psicológica también se había decidido a mi favor, pero ahora quedaba la partida y vamos a verla.

1...Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7

En este momento se decidió la característica de la partida, las negras desechan su favorita Gruenfeld y se meten en los complicados laberintos de la defensa India del Rey.

4.e4 d6 5.f3

Este sistema hace ya bastantes años fue jugado y recomendado por el maestro alemán Saemisch; su principal idea estratégica es el ataque del flanco rey negro por medio del avance de los peones blancos en ese sector luego de haber cerrado el centro con d5 y así ganar espacio en el flanco dama, a la vez que este peón es una cuña dentro de la estructura negra y su compañero de c4 es un sólido defensor del rey blanco si se enroca hacia ese flanco, pues se evita o por lo menos demora bastante el contra-ataque negro.

5...0–0 6.Ae3 b6

Rápidamente paso por mi mente una partida jugada con esta misma variante (Pachman-Tal, II Capablanca In Memoriam) Fischer se apartaba de todas las continuaciones antiguas de ataque para jugar posicional. Una duda me preocupó, ¿jugaría hoy tranquilo?

7.Ad3 Ab7 8.Cge2 c5 9.d5 e6 10.0–0 exd5 11.exd5

Tentado estuve de "salirme" de todo lo planteado y jugar activamente. Lo podía conseguir tomando con el otro peón, pues al existir desnivel en los peones, la igualdad es muy difícil de encontrar.

11...Cbd7 12.Dd2?

Un error que concede a las negras un juego cómodo, de posibilidades equivalentes, lo correcto hubiera sido 12.f4! y las blancas tiene la ventaja.

12...Ce5 13.Tae1 Te8 14.b3 a6 15.a4 Cxd3

La importancia de la ventaja de los dos alfiles es muy relativa, pues por ejemplo, este alfil con todos sus peones en blanco es muy malo.

16.Dxd3 Ch5! 17.Cg3

Ya tenía pensado continuar a esta jugada con 17.Cf4, pero un análisis más profundo de la posición me demostró que sería un error definitivo pues después de 17...Txe3! ganaría una pieza y la partida. Los peones doblados no tienen gran importancia.

17...Cxg3 18.hxg3 f5

Una medida profiláctica que tiene sus inconvenientes, pues crea una debilidad en e6 y deja a su alfil dama con poca actividad, esto se verá más en el final de partida.

19.Af2 Df6 20.Txe8+ Txe8 21.Te1 Txe1+ 22.Axe1

El final al que se ha llegado es de completa igualdad; las blancas tienen la posición a la que aspiraban cuando comenzaron la partida, las negras para ganar tendrán que forzar y allí es donde espero mi oportunidad. La táctica empleada de aquí en adelante veremos si ha sido correcta.

22...Ac8

Mucho tiempo necesité para llegar a la conclusión de que las negras no conseguirían nada con la aparente buena continuación 22...Dd4+ 23.Dxd4 cxd4? 24.Cd1! b5 25.Rf1 bxa4 26.bxa4 Ac8 27.Re2 Ad7 28.a5 Aa4 29.Cb2 Ac2 30.Rd2 Ab3 31.Rd3 Rf7 32.Af2 y las blancas ganarían fácilmente; esta posición la vi cuando jugué 19.Af2 y es que fue en realidad el momento más difícil de la partida.

23.Rf2 Ad7 24.Ad2 Rf7 25.Rf1! h5 26.Ae1 De5 27.De2 Df6

El cambio de damas no haría más que acentuar la igualdad.

28.Dd3

Muy pacientemente las blancas esperan.

28...Re7

Interiormente sentí alegría. Fischer comenzaba a impacientarse ante la sólida posición blanca y comienza una maniobra para trasladar al rey al flanco dama.

29.De2+

Ayudando en su plan...

29...Rf8

Sorpresa. Las negras regresan a casa y realmente tienen razón, pues después de 29...Rd8 el sacrificio de peón 30.a5! me daría una espléndida posición. Quizás en este momento las negras comprendieron que las intenciones de las blancas no eran tan pacíficas.

30.Da2 Rg8 31.Dd2

Otra vez la tentación de activar por medio de 31.a5, pero al final decidí seguir mi táctica.

31...Rh7 32.Dd3 Ah6 33.Ad2 Af8

El cambio de alfil siempre favorable a las blancas por un principio sentado por nuestro J.R.Capablanca: Dama y caballo son más fuertes que Dama y Alfil.

34.Ae1 Ag7 35.De2 Df8 36.Dd3 Ae5?

En vista de que nada han podido adelantar, las negras empiezan a jugar con fuego.

37.Ce2! b5 38.axb5 axb5 39.f4 Af6 40.Ac3 bxc4

Aquí se selló la partida y dejé mi jugada bajo sobre, que era la natural; ya la posición se inclinaba a mi favor. Obsérvese el alegre despertar de mis piezas que durante horas apenas podían moverse.

41.bxc4 Ad8!

Una oportunidad, y que difícil era llegar a esta conclusión; las negras ceden la gran diagonal y tienen que defender una constante amenaza de mate.

42.Aa1! Ac8 43.Dc3 Aa6 44.Rf2 Ae7!

Malo sería 44...g5 45.fxg5 Axg5 46.Cf4 Axf4 47.gxf4 y las blancas ganarían sin muchas dificultades.

45.Cg1 g5! 46.Cf3 gxf4 47.gxf4 h4 48.Dc2 Rg6 49.Da2 Dc8?

Error definitivo; las blancas pueden forzar el triunfo, las negras en su afán de querer ganar están perdidas. La oportunidad que he esperado se presenta después de 50 jugadas. En este momento volví a sellar nuevamente y después de tres horas de análisis llegué a la conclusión de que se ganaba por medio de 50.Rg1!, pues si 50...Ab7 51.Db2! ó 50...Rh5 51.Rh2, seguido de 52.De2!, ganarían rápidamente y en todos los casos las negras perderían el PTR, pero algo había sucedido, la jugada secreta no había sido 50.Rg1

.50.Db2!? (½–½)

Ahora ya no hay tiempo, las tablas propuestas fueron aceptadas, nada se podía hacer, como veremos en la siguiente variante: 50.Db2 Dg8! 51.Da2 Ac8! 52.Da7 De8 y ya la maniobra 53.Rg1 puede evitarse con 53...Rh5. Una dura lucha que duró 9.30 horas de juego y donde empleé 12 horas para el análisis de las posiciones suspendidas. Considero esta partida como una de las más difíciles de mi carrera ajedrecística.

Descenso como jugador

Su fuerza como jugador activo comienza a disminuir gradualmente a partir del decenio de los 70. Su última actuación oficial la escenificó en el Especial Radio Rebelde realizado en La Habana en 1978, ganado por el GM Silvino García.

Posteriormente y durante muchos años, Jiménez trabaja como profesor en la Academia de Ajedrez de la Universidad de La Habana, y participa activamente en simultáneas masivas, charlas, etc, en las que su presencia siempre significó un estímulo para los aficionados, y un ejemplo a seguir, para las nuevas figuras en ascenso del ajedrez nacional.

Retirado del ajedrez activo, trabaja durante varios años, hasta su jubilación, como Comisionado Nacional y Presidente de la Federación Cubana de Ajedrez, representando como tal, a nuestro país, en eventos y congresos oficiales de la FIDE.

Con la salud ya deteriorada por males propios de la edad que le aquejaron en los últimos años, se le vio públicamente por última vez, en actividades ajedrecísticas, durante los días del XXXIII Capablanca In Memoriam, celebrado en el Hotel Panamericano, en mayo de 1998, invitado por la dirección del evento, pensando que este contacto con viejos amigos pudiera beneficiarle, pero realmente se vio que su mente fallaba ya, por momentos, con bastante frecuencia.

Con su desaparición definitiva los ajedrecistas cubanos pierden a uno de sus maestros más admirados y queridos, compañero y amigo de Eldis Cobo, Rogelio Ortega, Jesús Rodríguez y Hugo Santacruz, todos ya desaparecidos, que junto con Silvino García (Primer Gran Maestro cubano y actual Presidente de la Federación Cubana de Ajedrez) integraron el gran equipo Cuba de la Olimpiada de 1966.

Casi coincidiendo con la fecha de su deceso, la FIDE le confirió la distinción de incluirlo en El Libro de Oro, reconocimiento que también se otorgó a José Luís Barreras y al Comandante Ernesto Che Guevara a quien además se le confirió la alta distinción de Caballero de la FIDE.

Muerte

Este avileño muere el 6 de mayo del 2000.

Enlaces Externos

Sitio Oficial del Ajedrez Cubano

Fuente

Folleto de Universidad para Todos.