Saltar a: navegación, buscar

Embalse de Proserpina


Embalse de Proserpina
Información  sobre la plantilla
Localización
PaísRoma
RíoArroyo de la Pardillas
Datos generales
Obraslos últimos años del siglo I y primeros del siglo II. -
Datos de la presa
NombreProserpina
Altura21,60 m m
Long. de coronación427,89 m m
Datos del embalse
Superficie70 ha

Presa romana de Proserpina está situada a unos cinco kilómetros de Mérida, al pie de la sierra de Carija, y forma un pequeño embalse en el arroyo de Las Pardillas, subafluente del Guadiana por margen derecha, a través del río Aljucén. En origen la presa y su embalse formaron la cabecera de uno de los tres grandes sistemas de abastecimiento de agua a la colonia Augusta Emerita; más tarde, una vez perdida esta función, las aguas retenidas en Proserpina se fueron aplicando a otros fines distintos de los previstos por los romanos. Esta situación, de la que hay algunas referencias –tanto de usos del agua como de reparaciones de la estructura- se ha mantenido, en la práctica, hasta nuestros días, lo que explica el buen estado de conservación de la obra.

Construcción

La presa está constituida por un amplio terraplén, apoyado aguas arriba en un muro-pantalla de fábrica que consta, en esencia, de un núcleo de hormigón de cal (opus caementicium), enmarcado entre dos paños de sillería, sillarejo o mampostería, según las zonas. La acción resistente de la estructura frente a la carga de agua está encomendada al terraplén, mientas que el efecto impermeable se consigue con el muro-pantalla y, concretamente, con el núcleo de hormigón de cal. Se trata por tanto, en terminología actual, de una presa de tierras con pantalla impermeable aguas arriba.

El muro-pantalla tiene una altura máxima de 21,60 m y es de traza ligeramente quebrada, con tres alineaciones rectas que, en total, suman 427,80 m de longitud. A continuación de la presa, por margen izquierda, hay un muro auxiliar de unos cien metros de longitud, que sirve para cerrar algunos vanos donde el terreno queda por debajo de la cota de coronación. En uno de estos tramos se ha abierto en época moderna un boquete rectangular de casi cinco metros de longitud por unos dos de altura, que ha servido de aliviadero y es conocido como “la sangradera”. Los sondeos horizontales realizados en el muro-pantalla han permitido fijar para éste un espesor en cimientos de 5,90 metros.

El paramento de aguas arriba del muro es vertical en los 6,60 m inferiores (la fábrica últimamente descubierta) e inclinado en los quince restantes, donde las sucesivas hiladas de sillares que lo forman están ligeramente escalonadas. De este paramento surgen nueve contrafuertes distribuidos de modo irregular a lo largo del sector central de la presa; ocho tienen su origen en la fábrica inferior y sólo uno, el más próximo al estribo derecho, queda fuera de esta zona central. Los ocho primeros son verticales en la parte correspondiente a la fábrica más antigua e inclinados desde ahí hasta la coronación con una pendiente algo más suave que la del muro, lo que se consigue también con el retranqueo de las sucesivas hiladas. En el tramo inferior estos ocho refuerzos alcanzan una longitud total de cuatro metros y medio desde el paramento y rematan con sección semicircular; en la zona superior, todos los contrafuertes son de sección rectangular.

El paramento de aguas abajo queda cubierto por el espaldón de tierra casi hasta coronación. No obstante, mediante sondeos y rozas se ha podido comprobar su verticalidad en distintos puntos, lo que, probablemente, es característica general a lo largo de toda la estructura. Las indicadas prospecciones han permitido detectar también la presencia de dieciséis contrafuertes en el sector central de la presa, que se prolongan desde el paramento hacia aguas abajo y están, por tanto, cubiertos por el terraplén. Se trata de elementos verticales, de mampostería (opus incaertum), de 1,40 metros de ancho y tres metros de longitud, separados unos seis metros entre ejes. Todos estos contrafuertes culminan a unos dos metros por debajo de coronación, en coincidencia con un retallo de treinta centímetros que aparece a lo largo del muro.

El núcleo del muro-pantalla es un hormigón de cal en el que se han utilizado varios tipos de áridos. En los sectores en los que el hormigón es de mejor calidad (muy compacto) los áridos empleados (de dimensiones centimétricas) son en su mayoría esquistos muy competentes y cuarcitas; en otras zonas se han empleado cantos de granito (en general baste alterado), que dan un hormigón más friable. La distribución de ambos tipos de calicanto no parece seguir ninguna secuencia clara, lo que no permite establecer distintas etapas constructivas; no obstante, en la fábrica inferior predomina el hormigón de mejor calidad.

El espaldón de tierras tiene unos 30 m de anchura en coronación y aunque ha debido de rehacerse en varias ocasiones, los materiales que lo constituyen (detectados por los sondeos) muestran dos zonas claramente diferenciables: una inferior, formada por limos similares a los que rellenaban el embalse y otra superior en la que se utilizaron arcillas arenosas que provienen de la alteración del granito de la zona; el conjunto es, en general, bastante permeable.

Las tomas del embalse se sitúan en dos torres o bocines que se adosan al muro-pantalla por la parte de aguas abajo, quedando por tanto embebidas en el espaldón de tierras, del que sobresalen con la altura estricta para permitir el acceso a su interior. El bocín principal se ubica en la parte más profunda de la cerrada y tiene una sección irregular, aunque casi cuadrada, de entre cinco y seis metros de lado por el exterior. A esta torre acometen dos series de tomas. La inferior es de época romana y está formada por dos tubos de plomo de unos 22 cm de diámetro interior, que se emplazan a poco más de tres metros sobre el nivel de cimentación. Casi cuatro metros más arriba hay otra toma, cuya embocadura es una losa de piedra en la que se ha labrado un hueco circular, que se prolonga hasta el interior de la torre; debe de corresponder a una obra tardía, del siglo XVII probablemente, con la que se restituyó la funcionalidad del embalse en un momento en el que las tomas romanas eran ya inoperantes al estar cubiertas por los sedimentos que rellenaban el vaso. La otra torre se sitúa en margen izquierda y es también de sección sensiblemente cuadrada, de unos siete metros de lado por el exterior. A esta torre acomete la toma superior, que se emplaza casi diez metros por encima de la más baja. En los años cuarenta del siglo pasado se sustituyó el tubo romano que había en ella por el de fundición que se conserva actualmente.

Datos de origen

Se han podido datar por el método del carbón 14 dos muestras de madera. La primera de ellas, de dimensiones muy pequeñas, se localizó dentro de un testigo correspondiente al núcleo de opus caementicium del muro-pantalla y extraído por un sondeo horizontal que se realizó en las proximidades de la toma romana inferior y casi a la misma cota de ésta. La otra muestra se obtuvo de una pieza de madera que apareció entre los limos del embalse, cerca de la indicada toma inferior. Esta pieza es un tapón de forma cónica, de 1,50 m de longitud y unos 32 cm de diámetro máximo, que se debía de utilizar para obturar uno de los tubos de plomo de la toma desde el lado del embalse cuando fuese necesario reparar alguna de las válvulas de bronce que había en el interior de la torre. El tapón tenía un zuncho de plomocerca de la base (de algo menos de 5 cm de anchura), que es el que lo hundió en el embalse. Estas muestras, datadas por el indicado método del 14C y calibradas conjuntamente, determinan un período de máxima probabilidad para la construcción de la presa que se sitúa a lo largo de los últimos años del siglo I y primeros del siglo II.

Fuente

  • Artículo: [1]. Disponible en: “viajesylugares.es”. Consultado el 11 de marzo del 2015.
  • Artículo: [2]. Disponible en: www.traianvs.net. Consultado el 11 de marzo del 2015
  • Artículo: [3]. Disponible en: www.artehistoria.com. Consultado el 11 de marzo del 2015.