Saltar a: navegación, buscar

Epaminondas

Epaminondas
Información sobre la plantilla
Célebre generalll.jpg
Nacimiento418 a.n.e
Tebas, Grecia
Fallecimiento362 a.n.e
Mantinea
Causa de la muertemuerto en combate
Ocupaciónmilitar
PadresPolymnis
Epaminondas. Célebre general y político griego, sus métodos tácticos en el combate bélico llevaron a Tebas a dominar la antigua Grecia.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nació en Tebas, capital de la confederación de Beocia. Fue educado por Lisis de Tarento, un filósofo de la escuela del matemático griego Pitágoras. En el 371 a.n.e. Epaminondas representó a Tebas en la conferencia de paz de las ciudades-estado griegas en Esparta, donde se negó a acceder a la propuesta espartana de conceder la autonomía a las ciudades de Beocia que controlaba Tebas.

Carrera militar

Su postura provocó hostilidades entre Tebas y Esparta. Como comandante de las tropas tebanas, Epaminondas asestó una derrota aplastante a los espartanos en Leuctra ese mismo año, con lo que se inició la hegemonía militar de Tebas entre las ciudades-estado de Grecia. La victoria se debió casi por completo a las nuevas tácticas de los métodos de lucha tebanos ideados por Epaminondas. En el 370 a.C. invadió y atacó a Esparta, liberando a Mesenia de la dominación espartana. Bajo la dirección de Epaminondas, se fundó Megalópolis como capital de la Liga de Arcadia, una confederación política y militar de las ciudades-estado del Peloponeso central. Entre los años 368 y 366 a.C., dirigió dos ataques más contra el Peloponeso. En el 362 a.C., emprendió una cuarta y última campaña, esta vez contra la liga recientemente formada, entre otras, por Esparta y Atenas. Usando las tácticas que había probado tan eficazmente en Leuctra, Epaminondas parecía estar repitiendo su éxito en los campos de Mantinea.

Muerte

Epaminondas fue alcanzado en el pecho por una lanza, herido de muerte en esta última batalla, pero sabiendo que huía el enemigo derrotado, exclamó: “Dejó tras de mí a mis dos hijas, Leuctra y Mantinea, mis victorias”. De acuerdo con la costumbre griega, fue enterrado en el mismo campo de batalla.

Legado

En cierto modo, Epaminondas alteró de forma dramática la cara de Grecia en los 10 años en los que fue la figura central de la política. En el momento de su muerte, Esparta había sido golpeada y zarandeada, Mesenia había sido liberada y el Peloponeso se había reorganizado completamente. Desde otro punto de vista, sin embargo, dejó detrás una Grecia no muy distinta de la que había antes: las enemistades y las agrias diferencias que habían envenenado las relaciones entre las polis durante siglos seguían siendo tan profundas o más que lo que habían sido antes de Leuctra.

La guerra brutal entre las distintas facciones que había habido desde la Guerra del Peloponeso y hasta entonces continuó igual, hasta que el surgimiento de Macedonia como potencia militar principal terminó con ella para siempre.

En Mantinea, Tebas se enfrentó a las fuerzas combinadas de los más grandes estados de Grecia, pero la victoria no le supuso ninguna ventaja. Con Epaminondas fuera de escena, los tebanos volvieron a su tradicional política defensiva, y unos años después Atenas les reemplazó en el liderazgo del sistema político griego. Ningún estado griego volvió a someter a Beocia de la misma forma en que se había visto sometida durante la hegemonía espartana, pero la influencia de Tebas se fue difuminando rápidamente en el resto de Grecia. Finalmente, en la Batalla de Queronea, las fuerzas combinadas de Tebas y Atenas, juntas en un intento desesperado de aguantar ante Filipo de Macedonia, fueron derrotadas de forma aplastante, y la independencia de Tebas llegó a su fin. Tres años después, empujados por un falso rumor de que Alejandro Magno había sido asesinado, los tebanos se rebelaron, y Alejandro aplastó la revuelta y destruyó la ciudad, masacrando o reduciendo a la esclavitud a todos sus ciudadanos. Sólo 27 años después de la muerte del hombre que la había hecho preeminente en toda Grecia, la ciudad de Tebas fue borrada de la faz de la tierra. Su historia, que había durado un milenio, finalizó en sólo unos pocos días

Fuente