Saltar a: navegación, buscar

Estadio Paquito Espinosa

Estadio Paquito Espinosa
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo
Localización:Bandera de Cuba Cuba
Detalles
Dimensiones:CF-400, RF-325 y LF-325
Capacidad:5 000 espectadores

Estadio Paquito Espinosa. Ubicado en el municipio Morón, provincia Ciego de Ávila. Construido en la primera mitad del siglo XIX, uno de los primeros de este tipo en Cuba. En él se puede apreciar un diseño arquitectónico sin igual en el país. Ha sido escenario de muchas ediciones de la Serie Nacional de Béisbol. Tiene capacidad para 5 mil personas.

Primeras ideas para la construcción

En el año 1942 el Doctor Benito Llanes Recino, abogado, historiador, profesor del Instituto de Segunda enseñanza y personalidad relevante de la localidad, integra con otros vecinos una Comisión que gestiona con el entonces Alcalde Municipal Agustín López Morales, la construcción de un estadio para la ya extendida ciudad de Morón, pues a pesra de ser el tercer municipio en extensión territorial del país, sumamente rico, con seis centrales azucareros y estar vinculado a las principales competencias territoriales, carecía de una instalación digna. Tras gestiones de la alcaldía se congela el intento por falta de fondos para la inversión.

Necesidad de un estadio

Morón se inserta en el béisbol desde la primera década del Siglo XIX,fue fundadora de la [[Liga Interprovincial de Amateurs de Cuba y más tarde sede de la Liga Inter centrales azucareros, y mientras que en casi todos los ingenios existían estadios con alguna dignidad, la cabecera municipal carecía de ese tipo de instalación.

Esta realidad estimuló nuevamente al Doctor Benito Llanes Recino, quien preside un Patronato popular en el que también forman fila personalidades locales, comerciantes y estudiantes del Instituto de Segunda Enseñanza, cuyo propósito es recaudar fondos para la construcción de un estadio para la práctica del béisbol.

Etapa constructiva y características

Se inicia la década de los años 1950, asume la alcaldía municipal el doctor José Pardo Jiménez quien con el concurso del gobierno provincial enfrenta el novedoso proyecto arquitectónico del moronense Manolo Galguera, que lleva a la práctica el ingeniero Antonio Carvajal y que ejecuta como Jefe de Obra Ramoncito Pardo. La obra física termina en noviembre de 1957.
Gradas del estadio Paquito Espinosa

El diseño de la obra concebida por el arquitecto Galguera se distingue entre otras instalaciones de su tipo, por contar con una placa volada, sin vigas ni soportes visibles, que permite una completa visibilidad a los espectadores. La placa, abarcadora de toda la superficie construida, se sostiene por un sistema interior de tensores colocado en el interior de las columnas delanteras.

El estadio moronense tiene capacidad para unas cinco mil personas sentadas, tras algunos intentos de acondicionamiento de la edificación y el terreno, el 3 de abril de 1958, se firma un convenio de arrendamiento del Ayuntamiento de Morón al señor Roberto (Boby) Maduro, rico colono del Central Cunagua, dueño de la franquicia cubana de la Liga Internacional de la Florida, categoría Triple A, uno de los dueños del club Cienfuegos de la Liga Invernal Cubana de béisbol profesional, estrechamente vinculado a la pelota norteamericana, quien a partir de ese momento asume acondicionamiento total y puesta en funcionamiento de la instalación por un período de 10 años.

Al iniciar las actividades el estadio de Morón se convierte en el único de la Isla construido por el sistema de placa volada, el primero del interior del país y segundo de la nación con iluminación artificial para el espectáculo nocturno, el primero con pizarra eléctrica en Cuba y segundo en Latinoamérica. Además, cuenta con palcos altos y bajos, sistema interior de intercomunicadores, cafetería y un cómodo palco con cabinas para las trasmisiones radiales.

Inauguración oficial

Es inaugurado oficialmente el 9 de abril de 1958, con un partido amistoso entre dos selecciones de peloteros profesionales de la Liga Invernal, dirigidas por los pilotos Toni Castaño y Napoleón Reyes. La inauguración coincide con la Huelga General Revolucionaria de esa fecha que paraliza la nación, por lo cual muy pocos aficionados asisten a no ser personeros del régimen y autoridades militares.

Terreno del Estadio
A partir de su apertura la instalación queda al servicio de los Cubans Sugar Kings, organización que instala en Morón una especie de Academia a la que acceden jóvenes talentos de distintas provincias que intentan pasar al profesionalismo deportivo.

Como quiere que a la inauguración oficial del estadio no asiste la concurrencia esperada por la causa expuesta, se da como inauguración verdadera la del 14 de junio de 1958, fecha en la cual salen al diamante de Morón los equipos Agujas de Miami y Cubans Sugar Kings, en partido correspondiente a la Liga Internacional de la Florida. Días después, para beneplácito de la afición, se enfrentan los equipos Búfalo y Cubans y finalmente se miden en Morón cubanos y canadienses del Montreal.

La instalación al servicio del pueblo

Con el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959 y la casi inmediata retirada de la franquicia cubana por el temprano bloqueo, la “Operadora Morón S. A” , entidad que administra la instalación se retira de la misma y esta pasa a poder del pueblo.

Aún bajo la égida de la Dirección General de Deportes se nombra a Rolando Almanza (Cubiles) como administrador. Con la creación del INDER en el año 1961, el estadio se convierte en centro de la actividad beisbolera de la provincia de Camagüey y forma parte del reducido grupo de tres instalaciones que en toda la isla sirvieron de escenario a la pelota revolucionaria cubana desde el mismo inicio de las series nacionales.

Nombre del estadio

Resulta muy interesante el hecho de que después de creado el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación y con la revolución en marcha, se decide por la administración municipal poner al estadio el nombre emblemático de Doctor Benito Llanes Recino, merecimiento justificado por sus grandes esfuerzos en pos del mismo, sin embargo, la modestia y sencillez de este hombre de Morón hace que se oponga totalmente a la decisión gubernamental y propone el nombre de Paquito Espinosa, a la memoria de este querido y recordado mártir de la lucha revolucionaria quien fue atleta integral, con resultados significativos en varios deportes como: Ciclismo, Baloncesto, Béisbol, Natación y Boxeo.

Símbolo cultural

Desde la apertura, el estadio ha sido escenario de los más importantes acontecimientos celebrados en la ciudad, por lo que es considerado un verdadero símbolo cultural de Morón.

En marzo del 2009 se priorizó el levantamiento de las torres para el sistema de alumbrado del estadio Paquito Espinosa, como parte de las inversiones del municipio Morón en saludo al Sexto Congreso del PCC.

Véase también

Fuentes