Saltar a: navegación, buscar

Estrafalario

Estrafalario
Información sobre la plantilla
Estrafalario5.JPG
Magnífico libro que utiliza el humor negro para ver la visión amarga y desencantada de una realidad mediocre puede desencadenar una sonrisa.
Título originalEstrafalario
Autor(a)(es)(as)Rafael Azcona
Editorial:Alfaguara
GéneroCuentos
Edición1ª: octubre 1999
ISBN9788420408484

Estrafalario. Humor negro, distorsión, sonrisas inesperadas, guiños cómplices y un ingenio difícil de encontrar caracterizan esta trilogía que incluye: “Los muertos no se tocan, nene”, “El pisito” y “El cochecito”.

Sinopsis

Novios que sueñan con una luna de miel sin salir del hotel; guardias municipales que no se suicidan sólo porque tienen nueve bocas que alimentar; pordioseros que hacen de la mendicidad un arte; ancianos que fingen una parálisis para conquistar su libertad: antihéroes que pueblan una época gris y que proporcionan una mordaz ironía a las historias de Azcona. La visión amarga y desencantada de una realidad mediocre puede desencadenar una sonrisa.

Relato del libro

«Estaba convencido de que morirse en primavera era un despropósito: el mundo ofrecía épocas más adecuadas para abandonarlo y sólo a un bohemio o a un anarquista se les podía ocurrir fallecer cuando todo en la tierra empezaba a renacer; de tan asociales sujetos cabía esperar cualquier cosa, incluso que arrastrados por su perversidad fallecieran en señalados días de fiesta, el colmo, pues los días de fiesta estaban en los calendarios para celebrarlos con la misa mayor, el concierto de la banda municipal, el arroz con pollo comido en familia y la corrida de toros, de haberla, y no para enlutarlos con un cadáver.»

Datos del autor

Rafael Azcona Fernández, autor del libro

Rafael Azcona Fernández (Logroño, 1926-Madrid, 2008) abandonó su ciudad natal a los veinticuatro años para instalarse en Madrid, donde colaboró con textos y d9788420408484ibujos en varios diarios y revistas, principalmente en "La Codorníz". En los años cincuenta escribió media docena de libros que aparecieron en colecciones de humor, y su personaje de «El repelente niño Vicente» fue muy popular en aquella época.

Al cine aterrizó, según decía, «por azar», y llegó a ser uno de los mejores guionistas cinematográficos europeos y un hombre esencial en el cine español. Escribió más de ochenta películas, fue Premio Nacional de Cine, recibió el Goya de Honor de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas y obtuvo la Medalla de Oro de las Bellas Artes.

Títulos relacionados

Fuente