Explosión en el hotel Saratoga (La Habana)

Explosión en el hotel Saratoga (La Habana)
EXPLOSION HOTEL SARATOGA.jpg
Fecha6 de mayo de 2022
HoraEntre las 10:30 y las 10:51am
LugarEsquina de calle Prado y calle Dragones n.º 603,
La Habana Vieja,
La Habana,
República de Cuba Bandera de Cuba
OrigenHotel Saratoga
Fallecidos47[1]
Heridos99[1]

Explosión en el hotel Saratoga (La Habana). Siniestro ocurrido el 6 de mayo de 2022, cuando un camión cisterna con gas licuado se encontraba sirviendo a sus instalaciones. El hecho provocó un total de 99 lesionados y 47 fallecidos. También generó graves daños en la infraestructura de la instalación hotelera (fachadas frontales y laterales de los primeros pisos del inmueble) y a otros edificios adyacentes.[1]

Explosión por accidente

Imagen del Hotel Saratoga después de la explosión
Imagen del Hotel Saratoga después de la explosión
Imagen del Hotel Saratoga después de la explosión
Imagen del Hotel Saratoga después de la explosión
Imagen del Hotel Saratoga después de la explosión
El hotel Saratoga después de la explosión
Evacuación del camión cisterna
Hotel saratoga una foto mas de los desastres.jpg

El 6 de mayo de 2022, en algún punto entre las 10:30 y las 10:51 de la mañana, ocurrió una fuerte explosión que provocó varios fallecidos y heridos, y graves daños en la infraestructura de la instalación hotelera. De inmediato comenzaron las labores de rescate, en las que intervinieron fuerzas de varios cuerpos especializados, con auxilio de drones y técnica canina.[2]

El siniestro ocurrió mientras se realizaba trasiego de gas licuado desde un camión cisterna hacia el hotel.[3] El vehículo tenía una capacidad de 12.300 litros, aunque había realizado antes un servicio y llegó al hotel con unos 11.300 litros. El camión fue sacado de los escombros sin que explotara.

La explosión

Un escape de gas GLP (mezcla de butano y propano) ocurrido en algún punto entre la línea de abastecimiento (manguera) o la fuente receptora (la bala de gas del hotel) provocó la explosión.[4]

El gas comenzó a escapar y se concentró en el volumen interior de la edificación, alcanzando valores entre los LCI (límites de inflamabilidad). Algo que para el GLP no necesita mucho volumen. Además de que en este tipo de hotel con locales cerrados son sitios ideales para esas concentraciones.

Alguna fuente de ignición, que pudo ser desde un interruptor de la luz hasta el relay de un refrigerador, o simplemente una fuente incandescente como un cigarro o fósforo, fue suficiente para que la masa de gas acumulada en el hotel llegará a deflagrar. Lo hace de pronto, en un instante, se enciende y se consume, pero ni deja grandes incendios tras sí ni grandes llamaradas que se mantengan, porque el gas acumulado se consume y quema.

Toda la onda expansiva sale y lo hace por todos los elementos más fáciles de desprender en una edificación. Por eso se observan en la instalación los entrepisos intactos y la estructura de fachada o cierre derrumbada. Porque estas fachadas son de construcción ligera. Esa es la causa del por qué en la escuela se observa más acumulación de escombros que en el propio hotel donde ocurrió la explosión.

La cisterna de GLP del camión estuvo intacta ―a la vista― porque el camión estuvo al aire libre donde el GLP no se concentró. Además, estuvo fuera del área de salida de la onda expansiva. El camión no tenía por qué destruirse, a no ser que la misma onda expansiva no hubiera tenido otro lugar por donde salir.

Consecuencias

Daños humanos

El estallido provocó la muerte de varias personas y heridos que fueron recibidos en hospitales de La Habana.

El siniestro dejó un saldo de:

  • 47 fallecidos (25 del sexo masculino y 22 del sexo femenino), de entre ellos:[1]
    • 4 menores de edad (uno de 10 años, dos de 15 y uno de 17)
    • 1 embarazada de 28 años
    • 1 ciudadana extranjera (española)
  • 99 lesionados, entre ellos:[1]
  • 14 menores de edad hospitalizados.

Daños materiales

La explosión causó daños en 23 edificios de la zona, incluidos 17 de viviendas y 2 de ellos muy afectados estructuralmente (incluido el propio hotel).[5]

  • De los 30 apartamentos del edificio Prado 609, 15 colapsaron totalmente.
  • En el edificio Zulueta 512, en 10 apartamentos se cuantificaron daños estructurales.

Teatro Martí

El teatro Martí, ubicado en Dragones entre Prado y Zulueta, frente al lateral izquierdo del Saratoga, sufrió afectaciones parciales:

  • Jardín ocupado por el polvo y los escombros.
  • La marquesina de cristal y de acero que conduce de la calle al teatro sufrió grandes afectaciones, al igual que el mobiliario externo.
  • Las puertas de madera se desprendieron y los cristales se rompieron. El portón de madera cayó al interior de la crujía (lobby interior), desprendiendo de la pared el retrato de José Martí, mutilando jarrones, estatuas y la yesería. Las piezas pudieron ser rescatadas.
  • En el interior del teatro, los perjuicios fueron menores, pero el tablado del escenario se levantó en algunos lugares y los falsos techos también sufrieron estragos.
  • La cubierta recibió algún impacto que le provocó movimientos.

Iglesia bautista El Calvario

La iglesia bautista El Calvario, situada frente al teatro y contigua al hotel, sufrió daños considerables.

La onda expansiva destruyó parcialmente la cúpula, algunas paredes, ventanas, y una parte del mobiliario; sobre todo en el espacio donde se realizan las ceremonias religiosas.

Sociedad Cultural Yoruba de Cuba

La sociedad religiosa, emplazada a algunos metros del hotel por la calle Prado, sufrió daños en algunos marcos, diez puertas francesas de fachada y elementos de cristalería.

Capitolio de La Habana

En el Capitolio el impacto de la onda expansiva de la explosión provocó roturas en ventanas, puertas y falsos techos. Además, se desprendieron 10 ganchos de trancas y algunas lucetas y molduras sufrieron roturas.

Escuela primaria Concepción Arenal

La escuela primaria Concepción Arenal, separada del Saratoga por la calle Dragones, sufrió algunas afectaciones parciales en la carpintería, falsos techos y cristalería.

Homenajes

Luego de concluidas las acciones de rescate y salvamento, el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz Canel Bermúdez, decretó duelo oficial los días 13 y 14 de mayo de 2022.[6]

A partir del 13 de mayo se llevó a cabo una vigilia en el Parque de la Fraternidad convocada por la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en recordación de las víctimas del trágico accidente.[7]

Referencias