Saltar a: navegación, buscar

Fernando Alfonso Torice

Fernando Alfonso Torice (Moruita)
Información sobre la plantilla
Fernandoalfonso.jpg
Nacimiento27 de mayo de 1927
Máximo Gómez, Matanzas, CubaBandera de Cuba Cuba
Fallecimiento27 de septiembre de 1958
Reparto La Esperanza, La Habana, Cuba, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
Fernando Alfonso Torice. Joven revolucionario cubano que participó en la lucha clandestina.

Síntesis biográfica

Nació en Máximo Gómez, provincia de Matanzas, el día 27 de mayo de 1927, siendo sus padres Andrés Manuel e Inocencia.

De procedencia campesina, humilde, cuya labor principal era la agricultura. Era el padre el único que laboraba para mantener a sus cinco hijos.

De niño cursa estudios en la escuela Pública No. 4 alcanzando hasta el 5to grado. Deja sus estudios para iniciarse como trabajador para ayudar al sostén de su familia. Labora como obrero agrícola, en la construcción de carreteras, también en la del Canal de El Roque. Desde joven comprende la injusticia imperante en Cuba y siente como suyos los sufrimientos de los obreros del campo, influyendo en su formación, la familia de Abelardo Castro que pertenecía al Partido Socialista Popular, las ideas antiimperialista de Guiteras y sus propios padres.

La clandestinidad

Se le conocía en la clandestinidad, con el sobrenombre de Moruíta. Aunque no pertenecía al Partido Socialista Popular era uno de sus más fieles colaboradores, ingresando más tarde en A.R.G. con Pedro Díaz, Manolo Pico y Adalberto Martínez.

Como prueba de su repudio el régimen existente ejecuta sabotajes y se muestra rebelde ante la tiranía, convirtiéndose en un agitador, siendo constantemente perseguido por los esbirros en Máximo Gómez y decide trasladarse a La Habana. Allí continúa sus actividades revolucionarias, negándose siempre a ir al exilio o a la Sierra Maestra, ya que consideraba que su labor en el llano era más efectiva y necesaria.

Efectuó el traslado de una planta de radio desde Santa Clara a La Habana; participó activamente en la noche de las 100 bombas; organizó grupos de acción en El Vedado, Santos Suárez (Diez de Octubre), Luyanó y La Víbora, junto a Ángel Ameijeiras Delgado (Machado).

En varias ocasiones se enfrentó al enemigo, logrando siempre escaparse, no sin antes mostrarle su negativa de aceptación al sistema. Fue detenido y torturado salvajemente por Esteban Ventura Novo y sus sicarios que lo abandonaron creyéndole muerto en la carretera de Guanabo donde es recogido por sus compañeros que logran salvarle la vida.

Como consecuencia de su participación en la noche de las 100 bombas es detenido y condenado a 5 meses de prisión en el Castillo del Príncipe y al quedar en libertad su determinación de continuar la lucha en contra de la tiranía, se agiganta. Ya en estos momentos ostentaba al grado de Capitán de la Insurrección.

Muerte

El 27 de septiembre de 1958 es sorprendido por un carro patrullero cuando intentaba incendiar tres rastras que pertenecían a un hijo del dictador Batista.

Con valentía y coraje sostiene una desigual lucha para proteger la vida del compañero que manejaba el carro donde viajaba, a quien le dice que continué el viaje, enfrentándose solo a sus enemigos, disparando hasta la última bala de su revolver cayó abatido por los esbirros en las calles Santa Clara y Narciso López en el Reparto La Esperanza.

Fue ascendido póstumamente al grado de Comandante, en justo reconocimiento o su tenacidad y valor.

Fuentes

  • Colectivo de Autores. Historia local de Perico. Versión publicable (2007).