Saltar a: navegación, buscar

Fernando III de Castilla

Para otros usos de este término, véase Fernando III (desambiguación).
Fernando III El Santo
Información sobre la plantilla
Rey de Castilla y de León
01 Fernando III.jpg
Reinado 12171252
Nacimiento 5 de agosto de 1199
Fallecimiento 30 de mayo de 1252
Sevilla, Bandera de España España
Entierro Catedral de Sevilla
Predecesor Berenguela I
Sucesor Alfonso X
Consorte *Beatriz de Suabia
  • Juana de Danmartín
Cónyuge/s *Beatriz de Suabia
  • Juana de Ponthieu
Descendencia Alfonso X
Leonor de Castilla
Casa Real Casa de Borgoña
Padre Alfonso IX de León
Madre Berenguela I de Castilla

Fernando III . Llamado el Santo, rey de Castilla (1217 – 1252) y de León (1230 – 1252). Durante su reinado se unificaron definitivamente las coronas de Castilla y León, que habían permanecido divididas desde la época de Alfonso VII el Emperador, quien a su muerte las repartió entre sus hijos, los infantes Sancho y Fernando.

Síntesis Biográfica

Nacimiento

Fernando III el Santo hijo de los reyes de León, nació 1199, en el monasterio cisterciense de Valparaíso, en la actual pedanía de Peleas de Arriba (en tierras de la que hoy es provincia española de Zamora, entonces perteneciente al reino de León). Hijo de Berenguela I, reina de Castilla, y de Alfonso IX, rey de León

Primer monarca

Primer monarca de la que se ha dado en llamar Corona de Castilla y figura central del proceso denominado Reconquista, ya que durante su reinado se produjo el mayor avance cristiano en tierras de al-Andalus. Fernando III no fue precisamente santo por pacífico, sino por su infatigable belicosidad contra los moros: su descanso en el pelear. En 1217, a la muerte de su tío, el rey castellano Enrique I, heredó la corona castellana, después de que su madre renunciara inmediatamente al trono en su favor. En 1220, se casó con Beatriz de Suabia, hija del emperador Felipe de Suabia, matrimonio del que nació un año más tarde su sucesor, el futuro rey castellano Alfonso X. En 1237, contrajo nuevamente matrimonio, esta vez con Juana de Ponthieu, con quien, entre otros, tuvo una hija, Leonor de Castilla, que sería reina consorte de Inglaterra.

Reinado

Al comienzo de su reinado, la vida política se caracterizó por la predominante presencia de su madre, Berenguela, en los asuntos del reino. En 1230, murió su padre, Alfonso IX de León, que en su actitud anticastellana había designado como herederas a sus hijas Sancha y Dulce, habidas de su matrimonio con Teresa Sánchez de Portugal. Sin embargo, la destreza de Fernando, la ayuda de la Iglesia y de un sector de la nobleza leonesa, junto con la habilidad de Berenguela, consiguieron que el trono recayera finalmente en Fernando. La unión de Castilla y de León bajo su cetro terminaba definitivamente con la separación de ambos reinos. La nueva unidad política, que dio lugar al surgimiento de la Corona de Castilla, y las expectativas abiertas años atrás por la victoria cristiana en la batalla de las Navas de Tolosa (1212) y el subsiguiente desplome almohade permitieron que desde 1231 hasta 1236 se desarrollaran, bajo el reinado de Fernando III, importantes campañas victoriosas frente a los musulmanes en el ámbito de la Reconquista. En especial desde que, en 1224, las Cortes reunidas en la ciudad palentina de Carrión de los Condes optaran por continuar con el proceso reconquistador de las tierras bajo dominio islámico. Ese mismo año, recuperó para los cristianos las villas de Andujar y Baeza, en la actual provincia de Jaén. Un vasallo regio, el arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada, conquistó en 1231 las plazas jienenses de Quesada y Cazorla. El 29 de junio de 1236, tres años después de haber ocupado otra villa de Jaén, Úbeda, los ejércitos de Fernando III conquistaron Córdoba, la otrora capital del califato andalusí.

Reconquistador

Se desarrolló entre 1240 y 1248, la fase más importante de expansión territorial frente a los musulmanes. Durante este periodo, Castilla conquistó Jaén (1246), el reino de Murcia se convirtió en su vasallo, y Sevilla capituló el 23 de noviembre de 1248, después de un largo asedio en el que participó una flota del Cantábrico creada por el marino Ramón Bonifaz. Ese fue el origen de la llamada Marina de Castilla (la marina real castellana); cuando Fernando III, convencido de que la forma de arrebatar a los musulmanes la ciudad de Sevilla pasaba por cortar su comunicación fluvial, encomendó a Bonifaz la creación de una flota. Durante los tres años posteriores a la toma de Sevilla, las tropas castellanas conquistaron los dos márgenes del río Guadalquivir, si bien la definitiva recuperación cristiana del resto del valle andaluz no se produjo hasta el reinado de su hijo Alfonso X.

Política Monetaria

En cuanto a su política monetaria, Fernando III emitió una nueva moneda de oro, la dobla (también llamada 'castellano'), que sustituyó al maravedí de oro y se basaba en el dinar de los almohades. La dobla sería la pieza básica del sistema monetario medieval castellano hasta finales del siglo XV. Respecto a su labor cultural, deben destacarse dos hitos: el inicio, hacia 1226, de las obras de construcción de la catedral de Toledo (siendo arzobispo de la misma Jiménez de Rada), y el encargo hecho por el monarca a este prelado de escribir la magna obra titulada Historia gótica.

Fallecimiento

Falleció el 30 de mayo de 1252, en Sevilla. La dedicación del rey Fernando III a la empresa de la Reconquista, sus grandes muestras de piedad y su respeto a la moral cristiana le valieron el calificativo de Santo y ser elevado a los altares con el nombre de san Fernando, en 1671, durante el papado de Clemente X.

Fuentes