Saltar a: navegación, buscar

Francisco Pradilla Ortiz

Francisco Pradilla Ortiz
Información sobre la plantilla
FranciscoPradillaOrtiz.jpg
Autorretrato de Francisco Pradilla.
NombreFrancisco Pradilla y Ortiz
Nacimiento24 de julio de 1848
Zaragoza,Bandera de España España
Fallecimiento1 de noviembre de 1921
Madrid, Bandera de España España
NacionalidadEspañola
OcupaciónPintor
Obras destacadasRapto de las sabina, Doña Juana la Loca y La rendición de Granada.

Francisco Pradilla y Ortiz. Pintor de origen español.

Síntesis biográfica

Nació en Villanueva de Gállego, Zaragoza, España el 24 de julio de 1848.

Trayectoria artística

Sin apenas estudios, entra como aprendiz en el taller zaragozano del pintor y escenógrafo Mariano Pescador, quien le anima para que acuda a las clases de la Escuela de Bellas Artes de San Luis. Recomendado por su profesor, Bernardino Montañés, se traslada a Madrid donde combina su trabajo como ayudante en el estudio de los escenógrafos Augusto Ferri y Jorge Busato, con la asistencia a las clases de la Escuela Superior de Pintura, Escultura y Grabado. Su interés por el paisaje lo llevo a Galicia en 1871 en búsqueda de nuevos escenarios.

En el año 1874, el primer director de la Academia Española en Roma José Casado del Alisal, que deseaba contar en la primera promoción de pensionados con las mejores promesas del panorama artístico español lo ayuda a obtener una pensión en la Academia, junto a Casto Plasencia, Jaime Morera y Alejandro Ferrant continuando después su estancia en Roma.

Su primer cuadro de importancia fue El rapto de las sabinas para las oposiciones a la pensión de la Academia española en Roma,al que siguió en 1878 Doña Juana la Loca, como trabajo de dicha pensión. El trabajo correspondiente al tercer año de pensión le supone un éxito rotundo. Participó en la en la Exposición Nacional de 1878 y ese mismo año participa en la Sección Española de la Universal de París, Este triunfo le llevaría a recibir el encargo del Senado para la ejecución del cuadro La rendición de Granada, que aunque no resultó tan acertado como el anterior, su difusión le daría una fama internacional.

Trayectoria laboral

Fue nombrado director de la Academia de España en Roma, sustituyendo a Casado del Alisal, esto le hizo fijar su residencia en la Ciudad Eterna, allí abrió un estudio al que acudían los más importantes coleccionistas y marchantes de Europa. Las obligaciones como director de la Academia le apartaban de su verdadero interés por la pintura, llevando esto a que abandonara numerosos encargos, así que renuncia ocho meses después del nombramiento. A pesar del desastre económico que le supuso la quiebra de la banca de Ricardo Villodas, donde tenía depositados sus ahorros, siempre reconoció que esos diez años vividos en Italia, alternando su trabajo en Roma con los veranos pasados en las Lagunas Pontinas de Terracina, fueron los más felices de su vida. Durante ese tiempo se dedicó a la composición de grandes cuadros de historia y de numerosas pinturas que tienen como tema los tipos, costumbres y paisajes de la Italia central. En el año 1896 regresa a España y es nombrado como director del Museo del Prado.

Se vio atrapado por las limitaciones administrativas y por un personal elegido por recomendación y a capricho, además de verse envuelto en un escándalo por la desaparición de un pequeño boceto de Murillo. El 29 de julio de 1898, cesó en su puesto, ocupándolo el pintor Luis Álvarez Catalá, hasta entonces subdirector. Por encargo del Ayuntamiento de Zaragoza, realizó los cuadros de Alfonso I el Batallador y de Alfonso X el Sabio. Se superó con la realización de La rendición de Granada de 1882.

A sus cincuenta años en la soledad de su estudio madrileño se alejaría voluntariamente de todos los actos so­ciales y políticos, entregándose al quehacer que le había reportado bienestar y fama: la pintura. En su magnífico palacio-estudio donde recibía a numerosos amigos como Benito Pérez Galdós, Núñez de Arce, el marqués de Pidal y al mismísimo rey, que solía visitarlo con frecuencia.

Fue un solicitado retratista, cultivó con éxito los temas costumbristas, generalmente inspirados en Italia, Galicia y Madrid, y es autor de numerosos paisajes, muchas veces en pequeño formato, a veces meros apuntes o bocetos, y frecuentemente realizados a base de grandes manchas de color. De sus dotes para este género pictórico dan fe los fondos de algunos de sus principales cuadros de historia. También realizó algunos conjuntos decorativos, como las pinturas con temas mitológicos y alegóricos que cubren los techos del palacio Linares, en Madrid.

Muerte

Falleció 1 de noviembre de 1921. Su muerte, sorprendió a muchos por el alejamiento del pintor de la vida social, la exposición póstuma de sus obras que se instaló en su propio domicilio, fue un éxito de concurrencia, ya fuera para visitar un lugar difícilmente accesible o por ver «los Pradillas» que conservaba su propio autor.

Obras

  • Náufragos.
  • Doña Juana la Loca.
  • Paisaje de Capri.
  • Autorretrato.
  • Caballo árabe del conde Bobrinski.
  • Doña Juana «la Loca» en los adarves del castillo de la Mota.
  • La reina doña Juana «la Loca»recluida en Tordesillas.
  • Cortejo del bautizo del príncipe don Juan, hijo de los Reyes Católicos.
  • Doña Juana la Loca ante el sepulcro de su esposo.
  • Retrato de Marino Faliero.

Galería

Premios

  • Obtuvo medalla de Honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes (España) de 1878 con la obra Doña Juana la Loca.
  • Medalla de Honor en la Exposición Universal de París de 1878 con la misma obra.
  • El primer premio Exposición de Múnich de 1893 con la obra La rendición de Granada.

Fuente