Saltar a: navegación, buscar

Francisco de Ceballos y Vargas

Francisco Dionisio de Ceballos y Vargas
Información sobre la plantilla
Francisco ceballos.jpg
Gobernador de Cuba
1870 - 1872
PredecesorBlas Villate
SucesorCándido Pieltain
Datos Personales
NombreFrancisco Dionisio de Ceballos y Vargas
Nacimiento9 de octubre de 1814
Torrelavega, Santander, Bandera de España España
Fallecimiento9 de marzo de 1883
Madrid, Bandera de España España

Francisco de Paula Ceballos y Vargas, I marqués de Torrelavega. Militar y noble español. Vicegobernador de Cienfuegos y Santa Clara. Gobernador y Capitán General de Cuba (1872-1873). Capitán general de las Provincias Vascongadas. Ministro de la Guerra. Su mandato en Cuba se caracterizó por el desarrollo de la Guerra de los Diez Años.

Sus primeros años

Nació el 9 de octubre de 1814 en el municipio de Torrelavega, Cantabria, España. Fue hijo de Juan Pablo de Ceballos Prieto, abogado de los Reales Consejos, y de Basilisa Vicenta María Díaz de Vargas Gutiérrez.

Proveniente de una familia con tradición en leyes, desde muy joven mostró interés por iniciar una carrera militar. A los 19 años, el 11 de julio de 1833, ingresó en el cuerpo de Guardia de Corps de Fernando VII, posición que le duró poco, pues el 29 de septiembre de 1833, falleció el monarca y el 6 de octubre el general Santos Ladrón de Cegama proclamó al infante Carlos María Isidro de Borbón como rey de España.

Esto dio inicio a la Primera Guerra Carlista. A la muerte de Fernando VII, Ceballos apoyó la causa de Isabel II y de la regente María Cristina de Borbón frente al hermano del difunto rey Fernando, Carlos María Isidro. El País Vasco fue uno de los principales escenarios de la Primera Guerra Carlista. Bilbao, núcleo liberal y económico, era un objetivo principal para los carlistas. El General Tomás de Zumalacárregui intentó tomar la villa en 1835, aunque fracasó y resultó herido en las inmediaciones de Begoña, para días después morir en su Cegama natal. Al año siguiente, resistió un segundo asedio en el que Baldomero Espartero derrotó a los carlistas en la Batalla de Luchana.

Ceballos participó en el frente norte, desempeñando un papel destacado, y en 1836 tomó parte de su primera acción militar en el Ejército de Operaciones del Norte a las órdenes del entonces coronel Ramón Castañeda, continuando después a la acción de Castrejana, donde fue herido, y la de Archanda. En 1838 participó en las acciones de Gandesa, Daroca y Morella; en 1843 en el sitio de Zaragoza, tras el asedio, participó en las contiendas de los altos de Durango, el sitio de Morella, Cuitorres y Torre Miró. Al concluir la contienda, Ceballos había sido ascendido a teniente coronel y había recibido la Cruz de 1ª Clase de la Real y Militar Orden de San Fernando el 17 de agosto de 1838, por el asalto de Torre Miró, siendo Capitán del Regimiento Provincial Laredo nº 19.

Vicegobernador de Cienfuegos y de Santa Clara

El 21 de marzo de 1845 embarcó en el puerto de Santander con rumbo a la isla de Cuba donde, a petición propia, se incorporó a las fuerzas militares ahí destinadas. En Cuba ocupó diferentes puestos, tanto militares como políticos, desempeñando los cargos de vicegobernador de Cienfuegos y vicegobernador de Santa Clara. Durante su estancia en la isla caribeña, reorganizó la administración pública y dedicó gran atención a la beneficencia pública: a su iniciativa se debió el Hospital de la Caridad de Cienfuegos.

En Cuba cumplió una notable cantidad de acciones favorables a los intereses de la corona de entre los que se destacó su victoria frente a la intentona secesionista del General Narciso López, también salvó del siniestro al barco británico Winlon, lo que le supuso la Gran Medalla de Oro de Gran Bretaña. Alfonso XII le concedió el título de Marqués de Torrelavega.

Regreso a España

A su regreso a España (1859), con el rango de coronel, fue nombrado Ayudante de Campo del Capitán General del Ejército de África, Leopoldo O'Donnell, tomando parte en la Guerra de Marruecos y participando en las acciones de los Castillejos, los Llanos de Tetuán, el Valle del Samsa y en la batalla de Wad-Ras; Ceballos acabó la contienda con el rango de Brigadier.

El 22 de julio de 1866 intervino en la sublevación del Cuartel de San Gil, un motín contra la reina Isabel II que se produjo en Madrid bajo los auspicios del partidos progresista y del partido democrático con la intención de derribar la monarquía. Ceballos contribuyó desde los primeros momentos en sofocar la rebelión, perdiendo durante la acción a su caballo y recibiendo varios balazos. Al finalizar la sublevación, la Reina lo promovió al grado de Mariscal de Campo. Durante la revolución de 1868, sofocó el levantamiento republicano en Andalucía, que le supuso la Gran Cruz Roja de la Orden del Mérito Militar.

El 11 de febrero de 1873 se instauró la Primera República Española y el Presidente del Gobierno, Nicolás Salmerón, lo nombró Coronel General Primer Jefe del 1º Batallón Distinguido de Jefes y Oficiales que creó el gobierno republicano para la reorganización del ejército.

Gobernador de Cuba

En 1872 fue destinado de nuevo a la isla de Cuba, siendo nombrado Capitán General y Gobernador el 11 de julio de ese año, en sustitución de Blas Diego Villate y de la Hera, Conde de Valmaseda, que había sido obligado a dimitir.

Su mandato duró solo nueve meses, en un período caracterizado por las consecuencias de la política violenta contra la población civil cubana, que había llevado Valmaseda, sin que ello afectase el curso de la guerra. En la región de Camagüey Ignacio Agramonte libraba exitosos combates, al igual que lo hacían Máximo Gómez, Manuel Calvar, Calixto García, Vicente García y Antonio Maceo en el norte de Oriente.

Ceballos ocupó el cargo hasta el 18 de abril de 1873, en que fue sustituido por Cándido Pieltaín y Jové Huervo.

De nuevo en España

De vuelta en España, fue destinado al sitio del Cantón de Cartagena, que mantuvo su independencia de la República unitaria española durante seis meses entre 1873 y 1874, durante la llamada Revolución cantonal. El 8 de septiembre de 1873 fue designado teniente general por méritos de guerra, habiendo prestado servicios al ejército durante 49 años, 7 meses y 29 días. El 21 de diciembre de 1875 sustituyó a Joaquín Jovellar como Ministro de Guerra, cargo que desempeñó hasta el 7 de marzo de 1879. Uno de sus actos más importantes por aquellas épocas fue su firma como Ministro de Guerra en la Constitución de 1876.

En marzo de 1876 acompañó a Alfonso XII a visitar los hospitales que se habían establecido en Santander para atender a los heridos en la guerra civil y el 15 de marzo se desplazaron a Torrelavega para que el Rey conociera la villa y por cuya provincia (Santander) era Senador vitalicio del Senado de España. Medio año después, el 24 de octubre de 1876, se le concedió el título de marqués de Torrelavega. Entre otros servicios, Ceballos desempeñó la función de Jefe del Cuarto Militar del Rey. Sintió especial predilección por el pueblo de Cohicillos de donde eran oriundos sus padres y el templo románico de Santa María de Yermo que, estando prácticamente destruido, lo restauró a sus expensas.

Condecoraciones y fallecimiento

Tras su fallecimiento el 9 de marzo de 1883 a la edad de 68 años, en Madrid, le sucedió como marqués su hijo fruto de su segundo matrimonio, Pablo de Ceballos y Avilés, casado con Joaquina López-Doriga y López-Dóriga; que llegó al grado de Alférez de caballería. Entre las condecoraciones y reconocimientos que recibió durante su servicio están: Cruz de 1ª Clase de la Real y Militar Orden de San Fernando por su actuación en el asalto de Torre Miró; Cruz de la Orden de Isabel la Católica por la acción de Muniesa; Cruz de 1ª Clase de la Real y Militar Orden de San Fernando por el sitio y toma de la Plaza de Zaragoza; Cruz de la Orden de San Hermenegildo; Honor de Benemérito a la Patria; Comendador de la Orden de Carlos III; Gentilhombre de Cámara de Alfonso XII; Caballero gran cruz de la Orden de Isabel la Católica; Caballero gran cruz de la Orden de San Hermenegildo; Gran Cruz Roja de la Orden del Mérito Militar; Medalla de Oro de manos de la Reina Victoria I del Reino Unido; Caballero gran cruz de la Orden de los Santos Mauricio y Lázaro, de Italia; Gran Cruz de Nirhan Yfhijar, de Túnez.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Arcadio Ríos. La Agricultura en Cuba. Editorial Infoiima. La Habana. 2016. 374 p. Pág. 82.
  • Historia de Cuba. Dirección Política de las FAR. LA Habana. Págs. 246-247.
  • Eduardo Torres-Cuevas y Oscar Loyola. Historia de Cuba. 1492-1898. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 2001. Pág. 265.
  • Colectivo de autores. Enciclopedia Historia Militar de Cuba (1510-1868). Centro de Información para la Defensa, MINFAR.