Gónadas

Gónadas
Información sobre la plantilla
Gonadas.jpg
Concepto:Glándula mixta de la función reproductora: los testículos en el hombre y ovarios en la mujer.

Gónadas. Glándula mixta de la función reproductora. Las gónadas son los testículos en el hombre y ovarios en la mujer. Como glándula de secreción externa produce los gametos o células sexuales. Como glándula de secreción interna produce las hormonas sexuales: estrógenos y progesterona en la mujer, andrógenos (testosterona) en el hombre. Aunque las gónadasproducen las hormonas características de cada sexo, también segregan una pequeña cantidad de hormonas del sexo contrario. El control de las gónadas se realiza mediante una glándula del cerebro: la hipófisis.

Características

Las gónadas son glándulas que forman parte de dos sistemas del cuerpo: el sistema endocrino y el sistema reproductivo; y hay dos tipos de gónadas: las masculinas y las femeninas, las primeras son los testículos y las segundas los ovarios y ambas producen hormonas esteroides (derivadas del colesterol) exactamente iguales a las producidas por la corteza de las glándulas suprarrenales.

También se consideran glándulas mixtas, puesto que forman parte del Aparato Reproductor, vierten secreciones al exterior a través de conductos y, además, producen hormonas que vierten a la sangre.

Funcionamiento

Las glándulas sexuales comienzan su funcionamiento entre los diez y los catorce años, al ser estimuladas por las hormonas gonadotróficas de la adenohipófisis. Su tarea es básicamente la de generar los gametos o células sexuales destinadas a la fecundación, y producir hormonas para impulsar la aparición de las características morfológicas de cada sexo.

Testículos

Los testículos poseen dos funciones: una reproductora y la otra endocrina. Se encuentran situados fuera de la cavidad abdominal, en la bolsa escrotal, son de forma ovoide y miden aproximadamente 3 x 3,5 centímetros. Contienen los túbulos seminíferos, donde se lleva a cabo la espermatogénesis o proceso de formación de las células sexuales masculinas, existiendo entre estos túbulos un grupo de células intersticiales (conocidas también como [células de Leydig]), responsables de la producción de hormonas masculinas. Tanto la función de la espermatogénesis como la secreción de hormonas dependen del sistema hipotálamo-hipofisiario de las gonadotrofinas. Desde el nacimiento y hasta que el hombre entra en el período de pubertad, los testículos permanecen inactivos. Después, su labor comienza con el proceso de la espermatogénesis -cada 64 días- y la formación de la testosterona, que es la hormona que señala los caracteres sexuales secundarios.

Además, interviene en otras acciones fisiológicas, como el crecimiento del pene, el escroto, la próstata y las vesículas seminales; aumento en el desarrollo muscular; incremento del vello corporal; cambio de la voz, producido por la expansión de los cartílagos y de las cuerdas vocales; estimulación de la secreción de las glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas, y determinación de la actitud más agresiva y de atracción por el sexo opuesto. Finalmente, esta hormona detiene el crecimiento después de la pubertad, al inducir el cierre progresivo de los cartílagos epifisiarios.

Ovarios

Los ovarios constituyen un par de glándulas pequeñas que están situadas en la cavidad abdominopélvica femenina, los que además de producir el óvulo producen también estrógenos y progesterona. Los estrógenos actuando solos inducen la maduración de los órganos reproductivos, así como la aparición de los caracteres secundarios femeninos durante la pubertad; actuando en conjunto con la progesterona promueven el desarrollo de las mamas y el ciclo menstrual.

Los folículos ováricos producen óvulos, o huevos, y también segregan un grupo de hormonas denominadas estrógenos, necesarias para el desarrollo de los órganos reproductores y de las características sexuales secundarias, como distribución de la grasa, amplitud de la pelvis, crecimiento de las mamas y vello púbico y axilar.

La progesterona ejerce su acción principal sobre la mucosa uterina en el mantenimiento del embarazo. También actúa junto a los estrógenos favoreciendo el crecimiento y la elasticidad de la vagina.

Los ovarios también elaboran una hormona llamada relaxina, que actúa sobre los ligamentos de la pelvis y el cuello del útero y provoca su relajación durante el parto, facilitando de esta forma el alumbramiento.

Galería de imágenes

Fuentes