Saltar a: navegación, buscar

Gato Birmano

Gato birmano
Información sobre la plantilla
Birmano 1.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Carnivora
Familia:Felidae

El Gato birmano es oriundo de Francia, su pelaje recubre el cuerpo, es lustroso, suave y liso como el satén y constituye el principal encanto de este gato tan afectuoso como juguetón. Es un gato sexualmente precoz, ya que las hembras se reproducen a partir desde los 7 meses y los machos desde los 8 a 9 meses.

Historia

La raza floreció y en 1925 el gato birmano fue formalmente reconocido en Francia y se escribió el primer estándar de la raza. La raza se desarrollo y refino en este país hasta el caos de la Segunda Guerra Mundial, cuando la raza prácticamente se extinguió. En un punto, la raza birmana disminuyo a un solo par de gatos. Con un cruce cuidadoso entre razas de gatos, la raza birmana fue restablecida y para 1955 los gatos birmanos se comenzaron a exportar a Inglaterra. Fueron reconocidos oficialmente como una raza de pura sangre en Bretaña en 1966. En 1959 el primer par de gatos birmanos llego a los Estados Unidos, y en 1967 la raza fue oficialmente reconocida en América. Desde entonces, el gato birmano ha florecido en los Estados Unidos y va en camino de convertirse en una raza popular y bien conocida.

Características

Cuerpo: semipesado, ligeramente alargado.

Talla: mediana de peso que varía entre los 3 y 6 Kg. de peso. Siendo las hembras más delicadas y de rasgos ciertamente femeninos.

Cabeza: Cráneo fuerte, ancho y redondeado; con un punto ligeramente plano frente a las orejas; mejillas plenas con un hocico un tanto redondeado; mentón fuerte; mandíbulas pesadas; nariz de longitud y anchura medianas.

Orejas: De longitud mediana, casi tan anchas como altas en su base; colocadas tanto a los lados como sobre la cabeza; redondeadas en la punta.

Ojos: Casi redondos con una expresión dulce; bien separados con la esquina exterior inclinada ligeramente hacia arriba. De color azul, mientras más profundos y violetas mejor.

Cola: de longitud media, con pelo largo

Pelaje: Medianamente largo, de textura sedosa, con un pesado anillo en el cuello; no varía.

Color: capa de colores claros, del blanco al crema, con una tonalidad dorada en la espalda; extremos de las patas (guantes) blancos. Points: máscara, orejas, cola y patas de tono oscuro; contrastan con el resto del cuerpo.

Historia

De acuerdo a la leyenda de hace siglos, los gatos completamente blancos residían en los templos budistas de Birmania (hoy Myanmar), y eran reverenciados como los transportadores felinos de las almas de los sacerdotes quienes habían dejado el plano mortal. (El término para este proceso es transmutación, lo que significa el cambio de una forma a otra). La diosa de la transmutación, Tsim-Kyan-Kse, era adorada en estos templos, representada por una estatua dorada con brillantes ojos de zafiros. Mun-ha, un sacerdote u adorador de Tsim-Kyan-Kse, sirvió en el templo de Lao-Tsun. Cada noche el compañero fiel de Mun-Ha, Sinh, uno de los 100 gatos blancos sagrados que vivían en el templo, se unía a Mun-Ha en sus plegarias nocturnas frente a la estatua dorada. Un día, unos merodeadores de Siam saquearon las riquezas del templo y golpearon a Mun-Ha. Mientras Mun-Ha estaba tirado y muriendo, Sinh coloco sus patas en la cabeza de Mun-Ha y miro la estatua de Tsiam-Kyan-Kse. De pronto, el pelaje blanco de Sinh cambio a un hermoso tono dorado, su cara y cola se oscurecieron al color de la tierra, y sus ojos cambiaron de amarillo a un profundo azul zafiro. Las patas de Sinh, sin embargo, permanecieron blancas como símbolo del espíritu puro de Mun-Ha. La siguiente mañana, todos los gatos del templo habían sufrido la misma transformación. Durante los siguientes siete días Sinh rechazo todo alimento y finalmente murió, llevando el espíritu de Mun-Ha al paraíso.

La historia moderna, más científica, de esta raza, también llamada el Gato Sagrado de Birmania, comienza en 1919, cuando un par de gatos birmanos llegaron a Francia. Se asocian dos historias diferentes con este par de gatos, y, como la leyenda, ninguna está documentada. La primera dice que cerca del comienzo del siglo veinte, el templo de Tsim-Kyan-Kse fue saqueado otra vez. Dos occidentales, Auguste Pavie y el Mayor Gordon Russell, ayudaron a algunos sacerdotes y a sus gatos sagrados a escapar al Tibet. Cuando los dos regresaron a Francia en 1919, los sacerdotes agradecidos, les enviaron un par de gatos birmanos. En la segunda y menos romántica historia, un individuo llamado Sr. Vandelbilt compro el par de gatos birmanos de un sirviente descontento del templo de Lao-Tsun. En ambas historias, el gato, Maldapour, murió en el viaje por el océano a Francia, pero la hembra, Sita, llego a Francia embarazada de Maldapur, y se convirtió en la base Europea de la raza birmana.

La raza floreció y en 1925 el gato birmano fue formalmente reconocido en Francia y se escribió el primer estándar de la raza. La raza se desarrollo y refino en este país hasta el caos de la Segunda Guerra Mundial, cuando la raza prácticamente se extinguió. En un punto, la raza birmana disminuyo a un solo par de gatos. Con un cruce cuidadoso entre razas de gatos, la raza birmana fue restablecida y para 1955 los gatos birmanos se comenzaron a exportar a Inglaterra. Fueron reconocidos oficialmente como una raza de pura sangre en Bretaña en 1966. En 1959 el primer par de gatos birmanos llego a los Estados Unidos, y en 1967 la raza fue oficialmente reconocida en América. Desde entonces, el gato birmano ha florecido en los Estados Unidos y va en camino de convertirse en una raza popular y bien conocida.

Comportamiento

Estos gatos son tan inteligente como el siamés pero a pesar de estar emparentado con el mismo tiene un carácter muy tranquilo. Son afectuosos, nobles, dócil, fieles compañeros y juguetón; les gusta entretenerse haciendo pequeñas acrobacias. Les agradan los niños y vivir con otros animales, especialmente de su especie. Gracias a su buena adaptabilidad, vivirán felices en cualquier entorno.

Salud

Suele ser un gato sano aunque podría sufrir alguna anomalía hereditaria de la raza como; cataratas, dermoides córneo (pequeña verruga con pelo en la córnea) o pérdida de pelos. Debido al largo de su pelaje, se podrían presentar casos de tricobezoares (bolas de pelo en el aparato digestivo), fácilmente tratables con alguna solución a base de aceite de parafina.

Fuentes