Saltar a: navegación, buscar

Generación del Centenario

(Redirigido desde «Generación del centenario»)
Generación del Centenario
Información sobre la plantilla
Generación del Centenario.jpg
Fecha:26 de julio de 1953.
Lugar:Santiago de Cuba y Bayamo.
Descripción:
Grupo de jóvenes cubanos, liderados por Fidel Castro que deciden el asalto al Cuartel Moncada y Cuartel Carlos Manuel de Céspedes en el año del centenario del nacimiento del Apóstol José Martí.
Consecuencias:
Eran en número y fuerza menores, no pudieron tomar las fortalezas y fueron masacrados al concluir el combate. Los sobrevivientes fueron detenidos y posteriormente enjuiciados y condenados a prisión.
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba
Líderes:
Dr. Fidel Castro Ruz

Generación del Centenario. Grupo de jóvenes cubanos, liderados por Fidel Castro que deciden el asalto al Cuartel Moncada y Cuartel Carlos Manuel de Céspedes en el año del centenario del nacimiento del Apóstol José Martí.

Objetivos de esta generación

La denominación de Generación del Centenario se debe a que el 26 de julio de 1953, cuando se cumplían 100 años del nacimiento de José Martí, aquellos jóvenes de vanguardia revivieron sus enseñanzas patrióticas y antimperialistas, al iniciar con el asalto al Cuartel Moncada, la nueva gesta emancipadora del pueblo cubano.

La Nueva Estrategia consistió en que Fidel y sus compañeros de lucha, censuraron la actitud vacilante asumida por la alta dirección del PPC (Ortodoxo) y consideraron que era necesario apartarse de todos los partidos burgueses, totalmente corrompidos, a fin de llevar a cabo un movimiento verdaderamente revolucionario y popular. No aspiraban solamente a derrotar la tiranía batistiana sino a realizar una revolución que cambiara de raíz, la triste realidad en que estaba Cuba. El aporte fundamental de la Generación del Centenario fue su tesis de la lucha armada revolucionaria como vía para alcanzar la liberación del pueblo cubano.

En la composición de esta Generación había una mezcla de sentimientos patrióticos, democráticos y progresistas; de verdadera pureza política y desinterés, como solo los trabajadores son capaces de experimentar, pues eran en su mayoría procedentes de familias humildes y experimentaban con terrible fuerza la conciencia o el instinto de la liberación social y política. En los jóvenes combatientes que surgían, al revés de lo que ocurre desgraciadamente en otros países, había un profundo respeto y admiración hacia la vieja generación.

(...) había contra Batista un grupo representativo de los intereses económicos dominantes y del imperialismo que, sencillamente, estaba en contra de Batista porque querían ser ellos los que estuvieran en el gobierno; tenían armamento, dinero, y nada hacían con ello.

De la juventud Ortodoxa salieron los primeros miembros del Movimiento, que aún no tenía otro nombre. Luego se incorporaron otros hombres de diversos sectores de la población; obreros, estudiantes, campesinos, profesionales honestos, hombres sencillos. Desvinculados por completo de la política tradicional y que deseaban hacer algo por acabar con el régimen de oprobio a que estaba sometido el país.

Un grupo de jóvenes cubanos, liderados por Fidel Castro, se colocaron a la vanguardia de la lucha por la verdadera independencia, y en el año del centenario del nacimiento del Apóstol José Martí, deciden el asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba y al Cuartel Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, el 26 de julio de 1953.

A pesar del derroche de valentía y dignidad de los asaltantes, en número y fuerza menores, no pudieron tomar las fortalezas, y los soldados de Fulgencio Batista, aún temerosos, los masacraron al concluir el combate.

Los sobrevivientes fueron detenidos y posteriormente enjuiciados y condenados a prisión por la tiranía batistiana.

En el histórico alegato de defensa "La Historia me absolverá" el Dr. Fidel Castro Ruz señaló:[1]

"Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, era tanta la afrenta... Pero vive, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno... hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darles su sangre y sus vidas para que él siga viviendo en el alma de la patria".

Esta prisión a la que Fidel no temió ha sido llamada, con justicia, fecunda. Entre los centenares de libros que leyó y estudió durante su permanencia, a partir de 1953, en el antiguo Reclusorio Nacional para Hombres de Isla de Pinos, se encontraban dos tomos del libro José Martí - Obras Completas, en los que subrayó las ideas martianas que más calaron en él.

Fértil fue su identificación con el ideario martiano. El Programa del Moncada -La Historia me absolverá- refleja el programa revolucionario de Martí, cuya vigencia histórica está en que se consagró a encontrar las vías para defender los intereses de la población más explotada del país y la independencia nacional, y el lugar que a Cuba le corresponde desempeñar en América y el mundo. Se ha cumplido con toda fuerza, energía y valor a partir del triunfo del 1 de enero de 1959 pues en esa fecha gloriosa también alcanzó la victoria la Revolución de Martí, aquella a la que el se refirió al decir:[2]

"Revolución no es la que vamos a hacer en la manigua, sino la que vamos a realizar en la República".

Referencias

  1. «La Historia me Absolverá», Fragmento de La Historia me Absolverá de Fidel Castro en la web de Rimed La Historia me Absolverá
  2. «Generación del Centenario», edición en la web de Radio Baracoa La Generación del Centenario

Fuentes

Enlaces externos