Carassius auratus

(Redirigido desde «Goldfish»)
Goldfish
Información sobre la plantilla
Carassius auratus.jpg
Clasificación Científica
Nombre científicoCarassius auratus
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Actinopterygii
Orden:Cipriniformes
Familia:Cyprinidae
Género:Carassius
Especie(s):C. auratus
Carassius auratus. Es un pez de la familia de los Ciprínidos originario de Asia, comúnmente denominado Carpa Dorada o Carpín Dorado. Criado durante siglos por el hombre para consumo y como pez ornamental, es una de las primeras especies de peces criadas por el ser humano, junto con otras especies de Carassius y Cyprinus.

El origen de la especie no está muy claro. Podría provenir de variedades doradas de carpín común (Carassius carassius) seleccionadas por el hombre, o ser una especie natural.

Hay descritas cuatro subespecies, todas ellas con coloraciones parduscas y reflejos dorados, con bastante variabilidad cromática. La subespecie Carassius auratus auratus correspondería al denominado Carpín Dorado, Carpa Dorada o Goldfish a partir del cual se desarrollaron las diferentes variedades de acuario.

Descripción de la especie

La carpa dorada es un pez de pequeño tamaño, alcanzando como máximo los 60 cm de largo y los 3 kg de peso, aunque los animales criados en acuario rara vez llegan a la mitad de este tamaño, en especial las formas de selección. El cuerpo es corto y macizo, con la cabeza de forma triangular y desprovista de escamas. A diferencia de otras carpas, carece de barbillas en el maxilar superior.

La aleta dorsal es cerrada, con espinas óseas visibles; las pélvicas son cortas y anchas, y la caudal de gran tamaño al cabo de un pedúnculo ancho y corto. Muestra eflorescencias nupciales distintivas en las aletas pectorales, el opérculo y la espalda.

En las variedades silvestres, la coloración varía desde el pardo oliváceo al blanco amarillento; las variedades de acuario se seleccionan por su xantocromía, mostrando pigmentaciones que van del amarillo dorado intenso al rojo y el púrpura.

Estas características son bastante similares para las cuatro subespecies de Carassius auratus descritas, entre las que existen pequeñas variaciones morfológicas y cromáticas, además de áreas de distribución diferentes.

Hábitat y Condiciones del Agua

Habita en aguas templadas y frías, con un óptimo entre 14 y 30°, aunque las formas salvajes pueden resistir temperaturas extremas de forma ocasional. Las variedades de selección son mucho más delicadas y su rango de tolerancia de temperatura es más estrecho. Viven en aguas con pH neutro y aguas semiblandas, aunque se adaptan con facilidad a condiciones más extremas, especialmente si han sido criadas bajo esas condiciones.

Comportamiento y Alimentación

De comportamiento pacífico, en la naturaleza y en estanque suelen vivir formando cardúmenes, a veces combinados con otras especies. A menudo suben a boquear a la superficie, o bien en momentos de altas temperaturas y falta de oxígeno en el agua, o para capturar y filtrar la capa superfiical de Agua, rica en microalgas. Es una especie omnívora.

En acuario son totalmente pacíficos entre ellos y con otras especies, siempre y cuando no sean tan pequeñas como para poder considerarlas parte de su dieta. Tienen tendencia a excavar en el sustrato de fondo, especialmente las formas más cercanas a la salvaje, removiendo sustrato y decoración con facilidad. Las variedades de selección con grandes alteraciones morfológicas suelen ser más tranquilas, de nado torpe y lento, pues se encuentran demasiado ocupadas en controlar sus cuerpos en equilibrio durante su desplazamiento. En el caso de tener plantas acuáticas, es recomendable recurrir a especies epifitas (Helecho de Java, Anubias, Musgo de Java) enraizadas sobre piedras o raíces, o cultivar las plantas en macetas o protegiendo las raíces con rocas, para evitar que sean desenterradas. Recordemos que estos peces suelen mosdisquear las plantas, por lo que es casi seguro que acaben con todas las presentes en el acuario.

Longevidad

Según la variedad, puede vivir 10 años, aunque hay citas de peces de más de 30 y 50 años. Las expectativas de vida dependen de muchos factores como la calidad del agua y de la dieta que reciban; recordemos que existen variedades que requieren una dieta especial para no tener problemas de vejiga natatoria.

Reproducción

Son maduros sexualmente a partir de los 8-10 meses, según las condiciones y las variedades, aunque las puestas serán muy pequeñas en tamaño y número de huevos, y de baja calidad. En cultivo los reproductores suelen ser peces de varios años y un tamaño suficiente para obtener puestas de calidad. Para mejorar el rendimiento reproductor, es recomendable aumentar el aporte de proteínas y carotenoides de la dieta, como por ejemplo, proporcionales alimento vivo, como artemias y blood worm.

El dimorfismo sexual es muy poco patente cuando son pequeños, aunque existen diferencias sutiles en el orificio anal, con un agujero cóncavo en los machos, y saliente en las hembras.

En la época de reproducción, durante la primavera y principio del verano (en caso de ser al aire libre en climas templados), es mucho más sencilla la distinción de sexos. Las hembras presentan el vientre claramente abultado por estar grávidas, con la papila genital visible, el conducto a través del cual desovan, situado entre las aletas ventrales y anales. Los machos muestran un granulado blanquecino distintivo en las aletas pectorales, el opérculo y la espalda, denominados eflorescencias nupciales o tubérculos reproductores.

Durante el cortejo, los machos persiguen con insistencia a las hembras, acariciándoles el abdomen con las eflorescencias nupciales para incitarlas a desovar. La puesta se realiza entre ramas y plantas acuáticas, aunque en estanque se suelen colocar penachos de cordón o cualquier material textil introducido en el agua, sobre el que fijarán la puesta.

La reproducción en acuario es similar, pero es necesario que los peces se hayan mantenido uno o dos meses a temperaturas menores a 18° para inducir la maduración, y se les incite a la puesta haciendo una simulación de primavera, subiendo de forma gradual la temperatura a 20-24° y aumentando las horas de luz. La separación de ambos sexos durante 10-15 días también puede ayudar a incitar la reproducción, como ocurre con otras especies.

El Carassius auratus auratus ornamental

El origen de la carpa dorada ornamental es controvertido. Podría provenir en exclusiva de la cría selectiva de ejemplares de Carassius auratus auratus durante siglos, o también de la hibridación entre subespecies de Carassius auratus y otras especies próximas, un método frecuente en la cría de peces ornamentales y de consumo para lograr nuevas características.

El proceso de selección de ejemplares han logrado numerosas variedades morfológicas y cromáticas, algunas de ellas de gran colorido y belleza, muy diferentes de la especie original, aunque existen variedades de gusto y ética muy discutibles. Es el Pez más popular y vendido en el sector de la acuariofilia, presente en cualquier comercio.

Historia

Los primeros en criar y reproducir estos peces fueron los chinos hace casi dos mil años. Los peces dorados estaban destinados a miembros de la realeza, quienes los conservaban en grandes recipientes de cerámica. Durante la Dinastía Song, dinastía gobernante en China en el periodo de 960 a 1279, fue cuando más se popularizó el mantenimiento de peces dorados.

Durante el siglo XII fue cuando se desarrolló una cría más selectiva, dando origen a las variedades que vemos hoy en día, de diferentes colores y morfologías. Localidades como Koriyana, en Japón, han estado cultivando este pez desde hace 500 años, y sus peces gozan de gran popularidad alrededor del mundo.

Fueron precisamente los japoneses quienes desarrollaron otras variedades que incluyen al Shubunkin, Ryukin, Demekin, Tosakin, Jikin, Wakin y Hamanishiki. En el siglo XVIII llegó a Europa, convirtiéndose en un artículo de moda. A finales del siglo XIX llega a los Estados Unidos, donde cobra gran popularidad. Será en este país donde se desarrolle la única variedad 100% estadounidense: el cometa.

Hoy en día los criadores de diversos países buscan crear nuevas variedades, las cuales tardarán algún tiempo en ser reconocidas por las numerosas Sociedades de Goldfish alrededor del mundo, siendo estas responsables de dictar los parámetros con que se calificará la calidad de dichos peces. Actualmente existen unas 125 variedades reconocidas.

Fuentes