Saltar a: navegación, buscar

Gota (Enfermedad)

(Redirigido desde «Gota»)
Gota
Información sobre la plantilla
Gota (Enfermedad) (Small).jpg
Clasificación:Dolencia reumática que se origina por un exceso de Ácido úrico en el organismo.

Gota Conocida en la antigüedad como "enfermedad de reyes", al relacionarse la abundancia en la dieta con la riqueza material, la Gota es una dolencia reumática que se origina por un exceso de Ácido úrico en el organismo.

Mitos y actualidades sobre la Gota

La Gota era conocida en la antigüedad como "enfermedad de reyes" al relacionarse la abundancia en la dieta con la riqueza material. Cuando a una persona le diagnosticaban la Gota, era frecuente escuchar el comentario: "Tiene la enfermedad de Felipe II". Este rey prácticamente sólo comía carne. Además, era un buen cazador, por lo que muchas de las piezas que abatía pasaban a formar parte de su mesa, también se le daba bien la pesca, pero el pescado no era de su agrado. Hoy es catalogada como una enfermedad de personas que comen en exceso. De acuerdo con estadísticas internacionales, este padecimiento aqueja hoy a tres de cada mil personas, cerca del 95% de las cuales son hombres (en general después de la cuarta década de la vida), se diagnostica raramente en sujetos con edad inferior a los 30 años, y en un 10 a 20% de los pacientes existen antecedentes familiares de la enfermedad.

Origen

Se produce por el depósito de cristales de Ácido úrico en distintos lugares del organismo, y sus síntomas principales son debido al acumulo de esos cristales en las articulaciones (crisis de dolor) y en los riñones (cálculos). El ácido úrico es un resto (desecho) del metabolismo de las proteínas no digeribles por nuestro organismo. Puede elevarse en la sangre por aumento en su producción o por disminución de su excreción por la orina. Existen personas que mantienen persistentemente niveles elevados de ácido úrico en sangre (hiperuricemia) durante mucho tiempo y no desarrollan crisis de Gota. Solamente un 20% de ellas desarrollará la enfermedad. Se consideran situaciones desencadenantes de crisis las comidas abundantes, sobre todo acompañadas de ingestión de alcohol; situaciones de estrés como intervenciones quirúrgicas, e infecciones y traumatismos locales. Los ayunos prolongados en personas con trastornos del metabolismo del ácido úrico, pueden desarrollar crisis por una reducción brusca del ácido úrico. Hay situaciones y productos que producen de forma espontánea un aumento del ácido úrico sin haber un problema del metabolismo de las purinas y por ello deben de ser contemplados y eliminados antes de ponerse en tratamiento con o sin medicamentos para bajar el ácido úrico. Entre estos factores están: -El estrés en general puede elevar los niveles de ácido úrico. -La utilización de contrastes radiológicos iodados. -Ciertos productos de la dieta la cafeína, el alcohol. -Medicamentos que pueden aumentar el ácido úrico como son los diuréticos tiazídicos (Clortalidona, Hidroclorotiazida, Indapamida, Xipamida), la Aspirina a dosis bajas, y la Teofilina. -Enfermedades que destruyen tejidos, por ejemplo el cáncer y otras generales. Al eliminar estos factores la bajada del ácido úrico en la sangre puede ser suficiente y no precisar de mayores actuaciones. En el caso de que la hiperuricemia sea secundaria a otras enfermedades habrá que tratar éstas siempre que sea posible y si es por medicamentos, por ejemplo diuréticos, intentar sustituirlos por otros con efecto similar y que no produzcan hiperuricemia.

Definición

Enfermedad metabólica persistente que produce un aumento del ácido úrico circulante y que se deposita en las articulaciones produciendo inflamación con dolor sobre todo en los pies y las piernas.

Factores de riesgo para su padecimiento

Dentro de las enfermedades de las personas que comen en exceso pueden estar la Obesidad, Hipertensión arterial, Diabetes mellitus, Colesterol alto, o ingerir en exceso bebidas alcohólicas. También existen algunos medicamentos como los diuréticos, que pueden elevar el ácido úrico y se convierten en factor de riesgo.

Primeras manifestaciones, signos y síntomas principales

La primera manifestación característica es el dolor en el primer dedo del pie (dedo gordo), denominado podagra, pero puede dar dolor e inflamación en cualquier articulación, fundamentalmente de miembros inferiores, con calor, enrojecimiento y dolor intenso al mínimo roce, casi siempre en una o dos articulaciones. La crisis de Gota suele confundirse en sus inicios con las artritis infecciosas y con procesos linfangíticos u oclusiones vasculares, básicamente.

Procederes para su diagnóstico y tratamiento

Se basa en el cuadro clínico y se confirma con la detección en sangre de niveles elevados de ácido úrico, o por la demostración en el líquido extraído de las articulaciones inflamadas de cristales de ácido úrico. Es una afección crónica totalmente controlable si se cumplen las indicaciones médicas y su evolución es excelente cuando se controlan adecuadamente los niveles de ácido úrico. Para controlar el dolor de las crisis se emplean los antinflamatorios no esteroideos (conocidos por sus siglas AINES) y ha sido la Colchicina el más usado. La disminución de los niveles de ácido úrico se logra principalmente con el Alopurinol que no es un AINES, pero disminuye la producción del ácido. Después de controlada una crisis dolorosa deben mantenerse dosis mínimas de antinflamatorios (pueden ser 1 ó 2 tabletas de Colchicina) por espacio de 6 meses a un año como mínimo, y durante el episodio de crisis debe suspenderse el tratamiento con el alopurinol. Si no se hace un Tratamiento de la gota adecuadamente, las crisis se repetirán con mucha frecuencia, y puede aparecer acumulo de ácido úrico (los denominados tofos, una especie de nódulos benignos) en los bordes de las orejas y sobre las superficies articulares, lo que provoca en ocasiones destrucciones articulares que son evitables con el tratamiento. Cuando esta enfermedad no se controla debidamente puede afectar también la función renal.

Dieta a seguir

Dentro de la Dieta para la gota es bueno distinguir:

  • Alimentos a evitar:

-Las vísceras de animales: sesos, riñones, hígado, lengua. -Las carnes rojas y la caza. -Entre los pescados las anchoas, sardinas y arenques, trucha y salmón. -Los mariscos. -Los derivados del cerdo. -Entre los vegetales evitar: Apio, berro, espárragos, coliflor, espinacas, champiñón, guisantes, judías verdes y blancas, lechugas, lentejas, perejil, rábano.

  • Alimentos que se pueden comer:

-Huevos. -Azúcar y derivados -Frutas -Productos lácteos -Harinas -Otros no listados.

Recomendaciones Generales

  • Evitar la Obesidad
  • No realizar dietas muy hipocalóricas o períodos de ayuno
  • No consumir bebidas alcohólicas
  • Beber abundante líquido
  • No consumir grasa en exceso, especialmente si existe obesidad
  • No comer excesivas cantidades de alimentos proteicos (carne, pescados, huevos)
  • Evitar los alimentos con alto contenido en purinas

Véase también

Fuentes