Saltar a: navegación, buscar

Guerra de los Seis Días

Guerra de los Seis Días
Información sobre la plantilla
Guerra de los seis dias.JPG
Soldados isralíes durante la Guerra de los Seis Días
Fecha:5 de junio - 10 de junio de 1967
Lugar:Oriente Próximo
Descripción:
Conflicto bélico que tuvo lugar entre el 5 y el 10 de junio de 1967, y enfrentó al Israel y los estados vecinos de Egipto, Jordania y Siria.
Resultado:
Victoria Israelí
Consecuencias:
Israel Ocupa la Franja de Gaza y la Península del Sinaí de Egipto, Cisjordania incluyendo Jerusalén, este de Jordania y los Altos del Golán de Siria. Inició el elemento esencial del problema israelo–palestino hasta estos días: la situación de los territorios ocupados de Gasa, Cisjordania y la parte árabe de Jerusalén.
País(es) involucrado(s)
Bandera del Estado de Israel Israel, Bandera de Egipto Egipto,Irak, Bandera de Siria Siria,

Guerra de los Seis Días. También conocida en la historiografía árabe como "Guerra de junio de 1967". Fue un conflicto bélico que tuvo lugar entre el 5 y el 10 de junio de 1967, y enfrentó a Israel y los estados vecinos de Egipto, Jordania y Siria. Los estados árabes de Irak, Arabia Saudita, Sudán, Túnez, Marruecos y Argelia contribuyeron también con tropas y armas. Al final de la guerra, Israel recuperó Jerusalén oriental y tomó el control de la península del Sinaí, la Franja de Gaza, Cisjordania y los Altos del Golán.

Antecedentes

En 1964 Israel completó el trasvase de agua desde el lago Tiberiades (Mar de Galilea) hasta el Neguev siguiendo el plan Johnston que asignó a Israel un 40 % de las aguas del Jordán, y a Siria y Jordania el resto. Con este plan puso en regadío una importante parte del desierto del Neguev. No obstante, los árabes protestaron y Nasser aprovechó esta circunstancia para convocar una reunión de países árabes buscando la reconciliación entre ellos. La división del Islam era grave: Irak, Siria, Egipto y Arabia Saudí rivalizaban por liderar el mundo árabe, mientras las luchas internas y los continuos golpes de estado frustraban las posibilidades de desarrollo.

Durante 1966 las tensiones fronterizas subieron de tono, con la intervención de la aviación y carros de combate. En los primeros meses de 1967 los incidentes fronterizos eran casi diarios y los tambores de guerra comenzaron a sonar cuando el 19 de mayo Nasser exigió la retirada de las fuerzas de interposición de la ONU. Nasser se preparaba para un inminente enfrentamiento, movilizó a 80 000 hombres, armó a los palestinos de Gaza, firmó un pacto con Irak y Jordania, y el 22 del mismo mes anunció el bloqueo para los buques israelíes del golfo de Ákaba. Israel consideró estos hechos como causa de guerra.

En Israel se formó un gobierno de guerra que incluyó al general Moshé Dayán, uno de los artífices de la campaña de 1948 y miembro del partido Rafi, la escisión del Mapai de Ben Gurion, y a Menahem Begin, líder del partido Herut, principal representante de la derecha.

Desarrollo bélico

En la madrugada del 5 de junio de 1967 todos los aviones de Israel, salvo una docena, despegaron y se dirigieron a sus blancos: las 19 bases aéreas más importantes de Egipto (RAU). Siguiendo una ruta que evitaba los radares dirigidos hacia el este y en vuelo raso, alcanzaron y destruyeron todos sus objetivos. En poco tiempo, el 80 % de la fuerza aérea egipcia estaba destruida sin siquiera haber despegado de sus bases. En nuevas salidas hicieron lo mismo con la aviación de los otros países vecinos. En menos de 24 horas la aviación árabe había perdido 416 aviones; e Israel sólo 26.

La batalla terrestre tuvo como principal escenario la península del Sinaí. Duró tres días y la protagonizaron los tanques, si bien la ayuda de la aviación fue determinante para la rapidez de la victoria. Los israelíes mantuvieron a bajo nivel los otros frentes y se dedicaron principalmente a esta batalla. La primera acción se desarrolló en Gaza y en El Arish: el choque fue cruento y duró un día. Estas fuerzas, ya sin casi oposición, se dirigieron hacia el canal. El segundo frente se abrió en el centro; donde también la victoria fue rápida. El tercer flanco fue hacia el sur, para ocupar la costa del golfo de Ákaba, y llegó a Sharm el Sheik, en la punta sur del Sinaí, sin apenas resistencia.

El día 9 todas las fuerzas israelíes habían alcanzado el canal de Suez. Los egipcios perdieron 600 carros de combate más 200 que abandonaron en perfecto estado, e importantes cantidades de material, incluidos misiles tierra-aire Sam-2.

En los frentes jordano y sirio la resistencia fue más dura. En Jerusalén se combatió casa por casa durante dos días hasta que fue ocupada. En el resto de Cisjordania la resistencia jordana también fue tenaz y, a pesar de que el rey Hussein había pedido el armisticio, los israelíes continuaron combatiendo hasta que ocuparon toda la orilla oeste del Jordán. El día 8 el ejército jordano, vencido, se retiraba.

La frontera siria estaba fuertemente fortificada por la naturaleza y por el ejército sirio. El cual resistió hasta el día 10. Las fuerzas de Irak no llegaron a tiempo de intervenir, sólo su aviación realizó alguna acción.

En la ONU, el Consejo de Seguridad se reunió urgentemente acordando el alto el fuego. Poco a poco todos los países beligerantes fueron aceptándolo y, a lo largo del día 10, cesaron su actividad bélica. Aunque con posterioridad aún se produjeron diversos incidentes, como el hundimiento de un destructor israelí y el bombardeo de la refinería de Port Said.

Resultados de la guerra

Territorios ocupados por Israel concluida la guerra

En menos de seis días; a un coste para Israel de 777 muertos y 2586 heridos, muchos de ellos oficiales, y 17 prisioneros, en su mayoría pilotos que más tarde fueron canjeados, y a un precio para los Ejércitos árabes de unos 15 000 muertos y 6000 prisioneros, más un gran número de desaparecidos.

Israel, al final de la corta guerra, poseía 68 672 km2 de territorio que antes se hallaban en manos de los árabes o lo que era igual a unos 1115 km2 en los Altos del Golán, 5870 en Judea y Samaria (Cisjordania), 360 en la franja de Gaza, y 61 175 en la península del Sinaí.

Consecuencias

El final de la guerra de 1967 representó un trauma para el mundo árabe y creó unas expectativas de posibles e inminentes negociaciones, en las que Israel podría actuar desde una posición de fuerza, pero a lo que los países árabes, también en dificultades, no se prestaron, y por el contrario pronto comenzarían el hostigamiento contra las nuevas posiciones de las fuerzas israelíes.

La victoria de Israel en 1967 inició el elemento esencial del problema israelo–palestino hasta estos días: la situación de los territorios ocupados de Gasa, Cisjordania y la parte árabe de Jerusalén.

Fuentes