Saltar a: navegación, buscar

Primera Guerra del Opio

(Redirigido desde «Guerra del Opio»)
Primera Guerra del Opio
Información sobre la plantilla
GuerradelOpio01.jpeg
PaísChina
Fecha1839 - 1842

Primera Guerra del Opio. Fue un conflicto armado librado entre el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y China entre 1839 y 1842, por diferencias en cuanto al comercio con opio en la China continental. Reino Unido buscaba la apertura del tráfico de opio, mientras que el gobierno imperial de la China intentaba prohibirlo.

Historia

El desencadenante del mismo fue la introducción en China de opio cultivado en la India y comercializado por la compañía británica de las Indias Orientales, administradora de la India.

Ya para inicios del siglo XIX el consumo de opio dentro de la poblacion bajaba los niveles de produccion, dejaba totalmente inactivos a los que los consumian y era factor de decadencia social. El conmsumo habia llegado a nivel tan preocupante que el Emperador Daoguang ordeno a Lin Hse Tsu que combatiera rapidamente esta plaga, y este respondio quemando más de veinte mil cajas de opio de los almacenes britanicos de Canton. Luego de esto Lin Hse Tsu le envia una carta a la Reina Victoria de Inglaterra explicandole la prohibicion del comercio del opio en China, la carta nunca llega a sus manos y poco despues estalla de guerra del opio

Esta sustancia (una droga estupefaciente) constituía una importante fuente de ingresos para los británicos y servía para equilibrar su balanza de pagos con China al compensar el gasto de las ingentes cantidades de chino que Gran Bretaña importaba.

Los emisarios enviados por los comerciantes británicos e indios quejándose por el quebranto que tal prohibición causaba a sus intereses decidió a la Corona británica a enviar una flota de guerra que finalmente derrotó a China.

Debido a que el comercio con China era complicado, pues las naciones occidentales no poseían nada de valor para intercambiar, se empezaron a buscar distintos métodos, entre ellos la venta de drogas y adictivos a la población. Para 1839, el opio surtido por Estados Unidos, Reino Unido y Francia había alcanzado a los campesinos aislados y los obreros gastaban 2/3 de sus ganancias en mantener su adicción. Ante esto, el emperador chino prohibió el opio y expulsó a los comerciantes británicos, que al llegar a Londres se quejaron ante el gobierno británico, el cual decidió atacar a China con su poderosa flota para obligarla a comprar el opio cultivado en la India británica.

Rendición de China

Las tropas chinas no pudieron hacer frente a los británicos, se rindieron ante ellos, y China tuvo que aceptar la rendición con la firma del Tratado de Nankín. El tratado se firmó el año de 1842 y estipulaba el fin de la Primera guerra del Opio. Con él, China cedía la isla de Hong Kong al Reino Unido y aceptaba la apertura de sus puertos al comercio internacional.

Terminos del Tratado China cedía la isla de Hong Kong por cien años. Con la firma de este tratado los britanicos ya no cancelaban las especies que importaban de China sino que las intercambiaban por embarques de opio

Obligo a China a abrir cinco nuevos puertos Cantón, Amóy, Foochow, Ningbo y Shanghái, donde los británicos pudieran comercias libremente con tarifas fijas acordadas entre el gobierno chino y la dinastía Qing. La apertura de china al comercio exterior era el propósito principal del tratado.

La dinastía Qing se vio obligada a pagar 21 millones de dólares en compensación por los gastos de la guerra y el cargamento de opio quemado en 1839 por Lin Hse Tsuy.

China debía liberar a los prisioneros de Guerra británicos y conceder la amnistía a los chinos que ayudaran al gobierno ingles.

Consecuencias

El 1 de julio de 1997 Hong Kong fue devuelto a China (155 años después de la firma del tratado).

Este conflicto y su resolución a favor de la potencia imperialista británica facilitó la irrupción en el escenario de otras potencias como Estados Unidos, Francia y Rusia que forzaron a China a firmar diversos convenios que han recibido la denominación de “Tratados Desiguales”. Como consecuencia de ellos, en 1860 China se vio apremiada a abrir otros once puertos al comercio exterior con el correspondiente menoscabo de su soberanía.

La impotencia china para conservar su independencia frente a las potencias imperialistas se acentuó aún más tras la derrota frente a Japón (1894-1895), que le costó importantes pérdidas territoriales, así como a raíz de la sublevación de los bóxers en 1900.

Fuentes