Saltar a: navegación, buscar

Impala

Impala
Información sobre la plantilla
Impala1.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Artiodactyla
Familia:Bovidae
Especie(s):A. melampus

El impala (Aepyceros melampos) es un antilopino bello y elegante. Se distingue principalmente por los cuernos, que sólo ostenta el macho y que tienen una altura de 50 cm; son delgados, curvados en forma de lira, y a veces provistos de gruesos anillos y lisos en la punta.

Extraordinario saltador, capaz de salvar hasta diez metros de un solo salto, y ello incluso sobre terreno húmedo y resbaladizo. Bóvido de la subfamilia de los antilopinos. El macho alcanza una longitud de 1,70 m, más 30 cm de la cola, y la alzada, medida en la cruz, es de unos 95 cm. Los cuernos, que sólo aparecen en el macho, son grandes, en forma de lira y anillados. El manto es amarillento en la parte anterior, más oscuro en la posterior y blanco en el vientre. Vive en los bosques de África sudoriental. Contrariamente a los demás antilopinos, el impala no suele frecuentar las llanuras descubiertas, sino que siente especial predilección por las sabanas más o menos arboladas y hasta francamente boscosas. Las hembras de la especie viven en manadas con sus crías, totalmente separadas de los machos, excepto en la época del celo.

Descripción

El impala es algo más grande que el gamo. Su cabeza, cuello y parte superior del cuerpo tienen un bello tono amarillo claro, delicadísimo, que se vuelve pardo rojizo hacia la parte posterior del tronco y blanco en el vientre. También son blancas las partes superiores de las patas. Una línea curva de color negro pardusco señala esta división, prolongándose hacia arriba y bajo los muslos. Junto a los ojos ostenta una mancha blanca, de forma oblonga, y otra de color negro entre los cuernos. Las patas son altas, finas y bien torneadas, con las que dan saltos asombrosos.

Distribución

Estos antilopinos viven en África sudoriental.

Hábitat

Contrariamente a sus especies afines, se establecen en las márgenes de los bosques próximos a los ríos, viéndoseles raras veces en las llanuras al descubierto.

Comportamiento

Suelen formar grupos de seis a ocho individuos, y en ocasiones hasta de doce a veinte. Cada rebaño cuenta con tres a cuatro machos. El macho mantiene siempre la cabeza muy erguida, y sus ojos se vuelven constantemente a todas partes, como si estuviera en perpetua vigilancia. El desarrollo de los sentidos en estos animales es comparable a la elegancia de sus formas y a la viveza de sus movimientos: nada escapa a su aguda mirada, y sus oídos perciben también el más leve ruido. Apenas el impala que guía el rebaño descubre a lo lejos un enemigo, golpea el suelo con una pata, y ante ese aviso todos sus compañeros alzan a un tiempo la cabeza y huyen precipitadamente.

Reproducción

La época del celo se sitúa en abril y mayo da lugar a furiosos combates entre los machos para la posesión de las hembras. La gestación dura unos 170 días aproximadamente. La hembra por regla general da a luz una sola cría (raras veces dos), la cual nace en noviembre o diciembre.

Enlaces relacionados


Fuentes