Saltar a: navegación, buscar

Indigestión

Indigestión
Información sobre la plantilla
Indigestión.jpeg

Indigestión. La salud es una posesión preciosa que se valora más cuando falta. La persona que esta enferma anhela el regreso a la salud. Pero el que posee salud puede sentirse, tan seguro de la existencia de este bien que se vuelve descuidado y haga derroche de las fuerzas vitales que le dan ese sentido de bienestar.

Síntomas

La indigestión es un mal común. En la forma que usamos el termino ordinariamente, incluye todos los síntomas o grupos de síntomas que inducen a una persona a pensar que sus órganos de la digestión no están funcionando bien. Un paciente con indigestión puede quejarse de dolor en la región del estómago. O puede quejarse de poco apetito, o de estar enfermo del estómago de tal manera que su mal le produce eructos. Puede sentir gusto amargo en la boca, o puede tener eructos y regurgitaciones, un paciente con indigestión pude sentir cualquiera de estos síntomas o una combinación de los mismos.

Causas

El comer en exceso es una causa común de la indigestión simple. Los órganos de la digestión, aún siendo sanos, pueden ser sobrecargados con demasiado alimento. La indicación corriente de que se ha comido demasiado son los eructos. Esto significa que el exceso de alimento que no ha sido adsorbido ha sufrido una fermentación al pasar por los órganos digestivos. Muchas veces la indigestión es el resultado de alguna forma de nerviosidad. En muchas personas las emociones pueden ejercer tal influencia sobre los órganos digestivos que aún las más leves alteraciones emocionales producen indigestión. En otros casos los órganos digestivos están constituidos de tal manera que funcionan irregularmente durante toda la vida. Por ejemplo, las ondas de contracción que ocurren normalmente en el estomago y en los intestinos pueden ocasionalmente producirse en la dirección errónea. Esta puede ser la causa del malestar, cuando los movimientos del estómago se invierten en forma transitoria y los jugos asidos del estómago entran en la porción inferior del esófago. Aun en tales personas, sin embargo, el síntoma se hace peor después de comer con exceso o de otras indiscreciones.

Órganos que influyen

Es común pensar que el estómago es el principal órgano de la digestión. El hecho es, sin embargo, que muchos órganos del cuerpo influyen en el proceso de la digestión y pueden también ser responsables de producir desordenes digestivos. La indigestión frecuentemente es el resultado de un trastorno cardiaco. Las enfermedades de los riñones, de los pulmones, de los órganos endocrinos, o del sistema nervioso pueden causar síntomas de indigestión.

Las Úlceras

La indigestión seria es a menudo causada por úlceras del estomago. La localización más frecuente es en el duodeno, estas son causadas o agravadas por trastornos emocionales. La verdadera forma en que los órganos digestivos pueden producir síntomas de indigestión puede consistir en una alteración de su ritmo de actividad, un cambio en la cantidad o el volumen de la provisión de sangre o una variación de la tensión de los músculos que forman parte de la pared de los mismos. Todos estos factores están normalmente bajo el control del sistema nervioso. El equilibrio nervioso se quebranta debido a factores de orden emocional y la funciones de los órganos son modificados. Si esta modificación persiste por un tiempo demasiado largo, la resistencia de los tejidos es disminuida hasta que se hacen susceptibles a verdaderas enfermedades orgánicas. Así se tiene la posibilidad de que una simple indigestión pueda transformarse en una enfermedad tan seria como una úlcera duodenal. Una úlcera gástrica comúnmente no se desarrolla en forma repentina. En su mayor parte, los enfermos de úlceras son víctimas de ciertas aberraciones de la personalidad, que pueden aún datar de la niñez, de una u otra forma tal persona ha desarrollado hábitos incorrectos y una falta de adaptación de tal manera que en lugar de hacer frente a los problemas de la vida honradamente y francamente, ha recurrido a subterfugios emocionales, estos han asumido la forma de ansiedad latentes, las tensiones acomunadas, producidas por tales estados emocionales, gradualmente han trastornado el equilibrio nervioso que gobiernan los órganos digestivos, hasta que aparecieron síntomas de indigestión, primeros funcionales y por fin orgánicos.

Fuentes

  • Shryock, Haroldo. Salud y Eficiencia. La Habana: Editorial Cenit S.A.