Saltar a: navegación, buscar

Ingenio San Antonio

Ingenio San Antonio
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica
Error al crear miniatura: Falta archivo

Primer Ingenio de Santa Clara
Descripción
Localización:Las Bocas, Santa Clara
Datos de su construcción
Inauguración:1693
Demolición:Década del 30


Fundación

El ingenio San Antonio, fundado por Cristóbal de Moya, en el año 1693 en Las Bocas, terreno cercano a la villa de Santa Clara, rumbo al este (ahora ese lugar se conoce como San Antonio y queda entre la carretera a Camajuaní y la Línea Norte del ferrocarril). Este terreno fue desmontado para cultivar y construir el primer trapiche que tuvo la villa.

Sus Inicios

En sus inicios era muy pequeño con una producción muy limitada que solo podía resolver parte del autoconsumo de los vecinos de la villa de Santa Clara.

Se componía, según el historiador Manuel Dionisio González: (….) Al fallecimiento de su dueño en 1702 tenía 0cho cañaverales con su guarda-rayas de plátano, que se tasaron en 8 000 reales. La casa de vivienda, de 70 tercia de largo, era de guano y embarrado, mejor quizá que los que por ese tiempo había en la población. La casa de ingenio, también de guano y de 80 tercias de longitud, tenía su trapiche de madera, que era movido por caballos.

Una pila de cobre, de valor de 2250 reales, un fondo, tasado en 400 y otro en 1378, he aquí lo que formaba el tren, contando además la finca una casa de purga de 50 tercias de extensión, techado de guano y forrada de jequíes y tablas de palma. La dotación de brazos consistía en cinco esclavos, de ellos el de más valor fue apreciado en 3600 rs. y la de animales, con destino á los trabajos, se reduce a 1 yunta de bueyes, 6 caballos y 3 mulas

Desarrollo

Este trapiche después fue un ingenio que llegó a alcanzar un lugar preponderante en el municipio pues abastecía a la ciudad de Santa Clara y vendía sus zafras de azúcar al detalle diariamente al pueblo, que consumía toda su producción, incluyendo los alcoholes y el aguardiente. Entre sus muchos dueños a lo largo de su existencia, tuvo a Eduardo González Abreu, tío de la benefactora Marta Abreu y por la década del treinta fue demolido y sus maquinarias vendidas al dueño del Central Constancia.

De aquel primer trapiche que tuvo Santa Clara sólo quedan las ruinas que se aprecian en las fotos, el nombre de San Antonio que popularmente aún conserva.

Fuente

  • Archivo Histórico
  • Ms.C Hedy Águila Zamora